Imantia Capital lanza un fondo de REIT global


En su intento de proponer alternativas de inversión atractivas a sus clientes, Imantia Capital quiere aprovecharse de la “excelente oportunidad de inversión que existe en el mercado inmobiliario” y, por eso, acaba de lanzar un fondo de renta variable que invierte en vehículos de inversión inmobiliarios (REIT, en inglés) de forma global.

Su nuevo fondo se llamará Imantia Reits Global, invertirá entre un 75% y un 100% de su cartera en REIT cotizados en Europa, Norteamérica y Asia-Pacífico (emergentes incluidos) de alta capitalización bursátil y con una política de reparto de dividendos consolidada. “La cartera modelo estará compuesta principalmente por entre 25 y 30 emisores, diversificando el riesgo entre diferentes regiones y tipologías inmobiliarias, con una exposición por REIT no superior al 5%”, detalla la gestora en su comunicado oficial. De inicio, la cartera modelo incluiría 14 REIT de Europa, seis de Norteamérica y otros seis más de Asia-Pacífico.

Una de las particulares del último fondo de Imantia Capital reside en que, para llevar a cabo la selección de REIT, la gestora contará con los servicios de Viewise, una empresa independiente dedicada a actividades inmobiliarias con más de 30 años de experiencia en el negocio inmobiliario.

Nace con tres clases de participaciones disponibles: la general (A), con una inversión mínima inicial de diez euros, reparto de dividendos y una comisión de gestión del 1,50%; la de banca privada (B), de 10.000 euros, reparto y un 1,25% por gestión, y la institucional (C), de 500.000 euros, de acumulación en este caso y un 1% por gestión. En los dos primeros casos, el reparto de dividendos será anual y se hará mediante traspaso de participaciones a la clase minorista del fondo Imantia Fondepósito por un porcentaje variable que dependerá de los importes obtenidos por el fondo en concepto de dividendos. Lo que es común a las tres clases es la comisión de depósito, del 0,10%.

De acuerdo a la legislación vigente en cada país, los REIT tienen la obligación de distribuir al menos el 80% de los beneficios obtenidos por rentas a través de dividendos. Y en la mayoría de estos países deben, además, repartir una parte de las plusvalías obtenidas por desinversiones.

Empresas

Noticias relacionadas