Ignacio Rodríguez Añino (M&G): “Las salidas en el M&G Optimal Income dejaron clara la capacidad del fondo para dar liquidez a la vez que generar rentabilidad”


Se cumple una década desde que Ignacio Rodríguez Añino tomase las riendas de M&G Investments, una gestora que el director de Ventas para Iberia y América Latina y su equipo han logrado situar en el mapa de la industria de fondos en España primero por sus soluciones de renta variable (por lo que inicialmente fueron conocidos) y posteriormente como casa de referencia en renta fija (donde la entidad ha cosechado un importante éxito). Durante este periodo, Añino ha visto crecer el equipo local, que en la actualidad cuenta con 9 personas en la oficina de Madrid (desde la que dan servicio a España, Portugal, Andorra y América Latina), los activos bajo gestión, que en el mercado español han pasado desde los tres millones de euros iniciales hasta los casi 4.400 actuales y también ser testigo de la ampliación de la base de inversores, que hoy se reparte entre clientes institucionales, banca privada, bancos globales y EAFI.

Sin embargo, para Añino lo más importante es haber sido capaces de tejer relaciones a largo plazo y ofrecer un buen servicio a un cliente cuyo perfil ha cambiado mucho. “Cuando empezamos el patrimonio estaba principalmente en fondos de fondos. Esto llega a su fin en 2008, cuando desaparece el 75% del volumen que había en España en estos productos. Algunas grandes entidades habían vendido hasta el 90% de sus posiciones en fondos de fondos de terceros. Mientras los bancos fortalecían balances y apostaban por los depósitos se abrió un nuevo canal, el de las bancas privadas. Ahí vimos una oportunidad que nos permitió ganar cuota de mercado. En estos momentos, el 60% de los activos en España está en distribución y el 40% en fondos de fondos, cuando antes de la crisis era al revés (75% en fondos de fondos y 25% en distribución). Eso cambia el modo en el que debemos relacionarnos con nuestros clientes”.

Este cambio se debe a la notable transformación que ha experimentado el sector financiero español en los últimos años. “Cuando comenzamos teníamos a 54 entidades como potenciales clientes. Ahora hay 14 y la cifra se está reduciendo. Hay menos entidades y estas son cada vez más sofisticadas, con equipos de selección y de riesgos muy exigentes… Ahora hay una mayor complejidad a la hora de aproximarte al cliente al haber más filtros y, por otro lado, estamos viendo una tendencia clara hacia la desintermediación dentro del sector financiero. Muchas de las personas que antes iban a una sucursal ahora tienen a un agente o a un banquero. Para nosotros es muy importante llegar a ellos, que nos conozcan, y fomentar la relación a través de todos los canales, como los medios de comunicación, las redes sociales y nuestros blogs, como Bond Vigilantes, una herramienta esta última muy potente con la que hemos tenido un gran éxito”.

El 2016 está siendo un año muy peculiar. “El primer trimestre fue complicado, con el inversor deshaciendo posiciones en los activos de riesgo ante los temores a una recesión en EE.UU, una crisis china, una nueva bajada del precio del petróleo... Fue un periodo muy difícil que se dio la vuelta a partir de abril y cuya mejoría se ha mantenido hasta hoy, con el pequeño bache del Brexit. Los inversores están mostrándose de nuevo constructivos en activos de riesgo y espero que esa tendencia siga. Pese al intenso ruido, resulta muy llamativo que esté siendo un año muy bueno en rentabilidades. Casi todas las clases de activo lo están haciendo bien. No podemos esperar que esta foto vaya a ser la misma en los próximos meses. Ahora hay que preguntarse dónde queda valor”. Según explica, la prioridad del inversor en estos momentos es la búsqueda de yield, esto es, dónde existe la posibilidad de obtener unos retornos teóricos relativamente altos con un riesgo controlado.

“Aunque todavía no han dado el paso de entrar en renta variable, los clientes han aumentado su perfil de riesgo. Lo han hecho forzados para no tener rentabilidades negativas. Hemos visto cómo introducían crédito a las carteras y también un gran interés por los mercados emergentes. Este año estamos apreciando mucho interés por los bonos flotantes (M&G Global Floating Rate High Yield), renta fija corporativa, con el M&G Total Return Credit Investment, por el M&G Emerging Markets Bond Fund, producto este último que tras el verano aparece en todas las conversaciones que mantenemos con nuestros clientes. Se trata de estrategias que han crecido bastante en patrimonio y que creemos tienen sentido en el entorno actual. También vemos interesante los fondos mixtos con riesgo controlado, como el M&G Prudent Allocation, y estrategias de renta variable con sesgo valor, como el M&G European Strategic Value, donde pensamos que la subida de tipos puede ser el detonante que revierta el mal comportamiento registrado por este estilo frente al growth”.

En esta categoría, la entidad también dispone de estrategias como el M&G (Lux) Pan European Select. De hecho, aunque la entidad es popularmente conocida en España por sus fondos de renta fija, la gestora cuenta con una potente gama en renta variable, entre los que hay incluso fondos temáticos, como el M&G (Lux) Global Themes.

El caso del Optimal Income

Otra de las estrategias que sale a relucir en las reuniones con los clientes es el M&G Optimal Income, producto cuyo patrimonio se ha estabilizado en torno a los 20.000 millones tras los reembolsos registrados. “El fondo tenía un peso muy importante en muchas carteras. Sabíamos que estábamos en un momento en el que la penetración que había alcanzado la estrategia en el mercado español era muy alta y que asistir a una corrección entraba dentro de lo previsible. El comportamiento del fondo había sido muy bueno y su crecimiento en activos alimentó las dudas sobre su capacidad para gestionar la liquidez y continuar ofreciendo buenos resultados. En el último año y medio el fondo perdió un tercio del volumen y, sin embargo, durante este periodo Richard Woolnough ha demostrado saber gestionar perfectamente los reembolsos sin impactar en el mercado, a la vez que generar una rentabilidad que en 2016 está siendo muy positiva. Esto demuestra que el fondo sigue siendo una buena alternativa de inversión”.

El M&G Optimal Income se mantiene como uno de los fondos de renta fija de referencia en Europa. Pero, para Añino, lo importante es que Woolnough continúa siendo un buen gestor con visión macro que cuenta con un equipo que le permite elegir las empresas y que continúa disfrutando de la ventaja que le da la flexibilidad. “Nuestra filosofía como casa siempre ha pasado por ofrecer cosas diferentes a nuestros clientes. Con el M&G Optimal Income fuimos innovadores con estrategias de renta fija flexible en la que el gestor pueda implementar libremente su visión en el fondo. Y es lo que buscamos. Queremos contar en nuestro equipo con buenos gestores, a los que les damos la flexibilidad y las herramientas necesarias para que implementen sus ideas. El fichaje en marzo de Tristan Hanson, conocido por la gestión de estrategias multiactivos de retorno absoluto, va en esa línea. En el futuro desarrollaremos nuevas soluciones de inversión de este tipo”.

Esa capacidad de M&G para innovar también la aplican a la hora de atajar los riesgos que afronta su negocio. El Brexit, por ejemplo, ha sido una de esas amenazas. Es algo para lo que en la gestora británica se han estado preparando desde meses antes a la celebración del referéndum.

“Queríamos pensar que era un ejercicio teórico, pero al final no ha sido así. Ahora mismo, todavía no sabemos cómo se va a articular el Brexit , pero hemos solicitado ya autorización a las autoridades luxemburguesas para lanzar una SICAV para nuevas estrategias orientada a inversores minoristas radicados fuera de Reino Unido. Aún no vamos a mover ficha de manera definitiva, pero lo cierto es que existe la posibilidad de que Reino Unido pierda el pasaporte europeo. En ese caso, la solución pasará por registrar la gama en Luxemburgo. Nuestro objetivo es tener un producto UCITS distribuible en Europa y fiscalmente eficiente, ya que somos unos firmes convencidos de que el fondo de inversión es el mejor producto de ahorro a largo plazo y queremos seguir dando servicio a nuestros clientes en cualquier escenario. Si tienes buen performance y buen servicio, puedes tener la nacionalidad que quieras porque vas a tener éxito”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído