Tags: Europa | EE.UU | Emergentes |

Ignacio de la Torre (Arcano): “Los emergentes serán el epicentro de una eventual crisis”


Ni Europa, ni EE.UU. -al menos hasta 2020-, son las principales preocupaciones para Ignacio de la Torre en 2019, socio y economista jefe de Arcano Partners. “Los emergentes serán el epicentro de una eventual crisis”, considera de la Torre, quien señala como talón de Aquiles al crédito en China. “Casi todo el incremento de la deuda, que está en un nivel superior al inicio de la crisis de la deuda, viene de China”, apunta.

Desde su punto de vista, la deuda se puede asumir siempre que crezcas, y tanto China como las otras dos economías principales del mundo crecerán menos. Pronostica una desaceleración generalizada, pero pone hincapié en el grande asiático. 

Después de que el gobierno chino haya puesto todos sus esfuerzos en cambiar el modelo económico del país, apunta que los datos de consumo son muy flojos. “La bolsa china avisa de que el consumo viene muy bajo”, destaca. Por el momento, añade, la economía se ha salvado por una mejora inesperada de las exportaciones. Sin embargo, cree que a partir de enero del año que viene habrá una fuerte ralentización a causa de los aranceles, motivo por el que se habrían acelerado estos últimos meses.

No obstante, señala que el punto débil de los emergentes está en su deuda corporativa ante una subida de los tipos de interés. Para de la Torre, hay ciertos países muy vulnerables como Argentina, Turquía y México por su alto nivel de deuda en dólares, mientras que China y Brasil cuentan con más reservas y su problema no está asociado con la deuda en dólares. En estos casos sería una crisis doméstica de pagos, no internacional, aclara. En este sentido, le preocupa los efectos que podría tener una crisis china sobre el resto de países emergentes ya que habría una menor demanda de materias primas.

En estos momentos, el economista jefe de Arcano Partners mira con especial atención a la subida de los tipos reales, que ya se está dando también en otro países, pero especialmente en EE.UU. La reducción del balance y la subida de tipos por parte de la Reserva Federal tendrían efectos importantes en una fuga de capitales y una crisis en países con desequilibrios, así como en que el dólar se dispare por una escasez de oferta y una alta demanda de la divisa. “Si tienes deuda en dólares e ingresos en divisa local, tienes un problema”, puntualiza.

Tal y como cree de la Torre, la Reserva Federal tiene poco margen de maniobra para actuar en un escenario de subidas salarias importantes, aunque considera que no podrán ser tan elevadas, en gran parte por la potencial robotización de los trabajos. “Si los tipos reales suben mucho habrá enormes consecuencias para los inversores”, determina. Para 2019 pronostica hasta cuatro subidas, estabilizando la Reserva Federal los tipos en un rango del 3% al 3,25%.

Por otro lado, detecta un cambio de tendencia en el mercado inmobiliario, ve riesgos en la frontera con high yield del mercado de bonos (BBB-) y en los leverage loans por su alto apalancamiento. En definitiva, observa que EE.UU estaba como una moto hace un año pero llegan las primeras señales de desaceleración. “La curva de tipos no falla, avisa que hay desaceleración pero todavía no está en negativo”, un punto que indicaría recesión, algo que no descarta para el 2020.

Europa

Pese a que en los últimos meses ha estado puesto el foco de atención en Italia, de la Torre confía en que pase algo similar a Grecia después de la subida de la prima de riesgo. “Un crecimiento al 0% es peligroso para su nivel de deuda”, indica. Respecto a Alemania, quien presentaba datos de crecimiento negativos en el último trimestre, piensa que volverá a la senda del crecimiento el próximo trimestre ya que la caída se debió al impacto que tuvo en la industria del automóvil los cambios relacionados con las emisiones de CO2.

A nivel de políticas monetarias, está convencido de que el Banco Central Europeo no va a retrasar el dejar de comprar bonos y espera una subida del tipo de depósito y de los tipos para finales de 2019. Un movimiento que podría llevar a una apreciación del euro en el segundo semestre del próximo año. Mientras tanto, admite, “lo lógico es que el dólar siga alto”.

Del Brexit espera un impacto mitigado para la zona euro, donde prevé un crecimiento exiguo pero con riesgos contenidos. “Me preocupa poco Europa, mi país favorito es España”, subraya de la Torre, quien ve riesgos acotados. “Hoy en día crece más el PIB que la deuda, no dependemos del crédito para crecer”, contextualiza. Además, añade, “el margen de actuación de los políticos es muy limitado, la deuda de los hogares es baja y hay superávit por cuenta corriente”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído