Ibercaja Gestión pide la devolución de los dividendos retenidos en otros países europeos


Ibercaja Gestión sigue los pasos dados por otras gestoras españolas y ha decidido comenzar el proceso legal para obtener la devolución de los dividendos de compañías de otros países en los que invierte en sus fondos y que fueron retenidos. En concreto, según explica la gestora en un hecho relevante remitido a la CNMV reclama retenciones por valor de 511.489 euros, correspondientes a 13 fondos de inversión. Las retenciones se practicaron en Francia y Alemania.

Cuando las gestoras comenzaron a reclamar este tipo de devoluciones, la CNMV decidió estudiar cada caso y dar el visto bueno de manera individualizada para que siguieran con el proceso aquellos casos en los que el supervisor consideraba que la probabilidad de éxito era elevado. Así, pues, la CNMV aprobar que Ibercaja Gestión comience ahora este proceso.

Los gastos de consultoría previstos destinados a la recuperación serán una tarifa fija única de 22.400 euros por la reclamación en los Estados de Francia y Alemania y una comisión de éxito del 7% de la suma devuelta por la Administración Tributaria. Los fondos por los que la gestora reclama la devolución de los dividendos retenidos serán los que soporten los gastos.

Los fondos de inversión para los que se ha solicitado la devolución de las retenciones practicadas
son Ibercaja Capital, Ibercaja Bolsa, Ibercaja Renta Europa, Ibercaja Capital Europa, Ibercaja Bolsa Europa, Ibercaja Financiero, Ibercaja Utilities, Ibercaja Nuevas Oportunidades, Ibercaja Small Caps, Ibercaja Ahorro Dinámico, Ibercaja Crecimiento Dinámico, Ibercaja Dividendo y el Ibercaja Alpha.

Un largo proceso

Otras cinco gestoras comenzaron antes que Ibercaja Gestión el proceso de reclamación de dividendos retenidos. La última en hacerlo fue Bankia Fondos, en febrero del año pasado. Bestinver lo hizo en abril de 2011, BBK Gestión en mayo del mismo años y antes ya lo habían hecho Bankinter y BBVA.

El supervisor español pidió a las entidades que soliciten esta devolución con el fin de defender los intereses de los partícipes de estos productos, pues los inversores extranjeros en cada país soportan más retención que los nacionales debido al sistema de doble imposición que practican algunos países de la UE sobre los dividendos de las firmas cotizadas.

La improcedencia de las retenciones se sustenta en varias sentencias del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas según las cuales las normativas nacionales que disponen la obligación de practicar la retención de los dividendos vulneran la libertad de establecimiento y de circulación de capitales, así como en diversos procedimientos de infracción incoados por la Comisión Europea y tendentes a instar los correspondientes cambios legislativos en los estados que aún no han modificado sus normativas tributarias nacionales.

Empresas

Lo más leído