Ibercaja Gestión opta por la deuda high yield para su nuevo fondo de inversión


Las últimas bajadas de rating a los emisores españoles de deuda pública y privada han reducido sensiblemente el universo de deuda con grado de inversión. Además, la relajación de las primas producida en las últimas semanas –gracias al apoyo del BCE a los países europeos con problemas– ha empujado a la baja los retornos en este segmento de renta fija. En este escenario, las gestoras españolas buscan alternativas de inversión más rentables para construir las carteras de sus fondos. Por ejemplo, Ibercaja Gestión ha optado por la deuda de alta rentabilidad para su último producto, Ibercaja BP High Yield 2015-2, que acaba de registrar en la CNMV.

“El mercado de renta fija se ha estrechado mucho en los últimos meses y las emisiones corporativas no pagan en exceso. Por eso ampliamos el universo de activos susceptibles de inversión a emisiones de calidad crediticia más baja”, explica Valero Penón, director general de la gestora. La cartera, con vencimiento a finales de 2015, puede posicionarse en activos de renta fija pública y privada de toda clase de calidades crediticias e incluso puede incluir hasta un 5% en emisiones sin rating. Pero no tiene exposición al riesgo divisa.

Actualmente, la gestora ve más valor en bonos high yield europeos, así como en emisiones avaladas por el Estado e incluso algunas comunidades autónomas, como Madrid o Aragón; bonos cuyos diferenciales apenas se han estrechado a pesar del último rally de mercado.

Aunque el fondo no tiene objetivo de rentabilidad determinado, en la entidad calculan que una cartera de este tipo puede dar un resultado superior al 4,75% anual, en línea con la TIR del 5% neta de comisiones ofrecida por la primera versión del fondo, Ibercaja BP High Yield 2015, lanzado en julio, con una fecha de vencimiento muy similar. El nuevo fondo vence el 30 de diciembre de 2015.

El producto, que cuenta con dos clases de acciones, estará en comercialización hasta marzo de 2013. A partir de entonces, se establecerá una especie de cierre a través de altas comisiones de suscripción y reembolso –del 1% y 3%, respectivamente, a partir del 1 de marzo del año próximo–, “de cara a que el patrimonio permanezca estable y podamos mantener los bonos a vencimiento. De esta forma, los partícipes podrán conocer con bastante probabilidad la rentabilidad que obtendrán si permanecen en el fondo hasta vencimiento”, explica Penón.

La inversión mínima en la clase A es de 300 euros y en la B, de 6 euros. La comisión de gestión en la clase A y B es del 1,2% y 1,22% respectivamente, y la de depósito, del 0,1%.

Una oferta muy de moda

Ibercaja cuenta entre su oferta tanto con fondos de renta fija sin objetivo de rentabilidad con filosofía buy and hold, como con otras IIC pasivas con objetivo de retorno concreto. En lo que va de año, han sido varias las gestoras españolas que han lanzado fondos de deuda con la idea de mantener los activos hasta el vencimiento, con o sin objetivo de rentabilidad. Además de Ibercaja, con sus dos fondos de high yield y el Ibercaja Renta Fija 2016 (sin objetivo) e Ibercaja Objetivo 2016 (con objetivo), otras entidades como InverCaixa, Consulnor, Barclays, BBVA AM, DWS Investments, Ahorro Corporación Gestión, Banco Madrid Gestión de Activos, KutxaGest o VitalGestión, están siendo activas en lanzar este tipo de fondos en 2012.

Archivos adjuntos

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído