HSBC Global Macro: gestión alternativa en busca de las ineficiencias


El fondo HSBC Global Macro busca es un fondo de retorno absoluto que busca aprovecharse de las anomalías en los precios de diferentes activos de los mercados mediante el uso de técnicas cuantitativas y cualitativas. Los activos a los que tiene exposición el fondo son renta variable, renta fija, efectivo, divisas y derivados (principalmente futuros y opciones con liquidez que cotizan en mercados regulados).

Análisis elaborado por...
Toni Conde, responsable de gestión de activos de Renta 4

El objetivo de rentabilidad del fondo es EURIBOR + 6% con un objetivo de volatilidad media anual de 7,5%, no pudiendo sobrepasar en ningún momento el 15%. En 2008 batió ampliamente su objetivo de rentabilidad al lograr un +10,7% y en 2009 logró un +5,55%, manteniendo la volatilidad desde que se lanzó el fondo siempre inferior al 4,5%.

Para lograr estas rentabilidades absolutas altamente descorrelacionadas con el resto de mercados, los gestores se basan en la creencia de que los mercados son ineficientes, la incertidumbre sobre la situación económica y el factor psicológico influye en los inversores y les hace inclinarse sobre cierto tipo de inversiones. De acuerdo con esto, centrarse en explotar estas fases donde el mercado está valorando determinados activos ineficientemente es un camino más seguro para lograr beneficios sostenidos a largo plazo, frente a intentar predicir la futura situación económica.

El fondo esta dividido en dos partes. La primera, liderada por Jim Dunsford (más de 30 años en el sector) utiliza una estrategia de análisis cualitativo macroeconómico para buscar anomalías sobre los precios y generar ideas de inversión. La segunda parte, liderada por Guillaume Rabault (16 años de experiencia) se encarga de realizar un análisis puramente cuantitativo buscando generar señales técnicas.

El fondo tiende a estar market neutral en renta variable y tiende a tener una duración neutra en renta fija. Sin embargo, el fondo puede ponerse direccional en cualquiera de estos mercados así como realizar inversiones sobre la volatilidad de los mismos. Los horizontes de inversión varían con cada una de las dos sub-estrategias: de 3 a 6 meses para posiciones basadas en la estrategia cualitativa y de 1 a 3 meses para las posiciones basadas en la estrategia cuantitativa.

Ambas estrategias están implementadas en un marco con un estricto control de riesgo, donde se utilizan sólo derivados que sean líquidos y el colateral es invertido en depósitos y tesoro americano. Como mencionábamos anteriormente, la volatilidad total del fondo está limitada al 15%. El presupuesto de riesgo está igualmente distribuido entre ambas estrategias que tienen una baja correlación entre ellas. De forma periódica se realizan test de estrés para monitorizar el impacto potencial sobre la cartera de algunas de las inversiones realizadas.

 

Profesionales

Lo más leído