“Hoy es más peligroso estar cautos que positivos en renta variable”


El crudo, el oro, y el Tesoro americano… Los tres excesos del mercado hace seis meses se han calmado. Es lo que motiva a Lucio Soso, responsable del Bellevue (Lux) BB Global Macro, a comenzar 2019 con una postura constructiva con los activos de riesgo. El gestor del fondo con sello Funds People Consistente logró suavizar las caídas del año pasado -la clase I Eur corrigió un 2,18%- gracias a su menor exposición a la renta variable y a la protección de los bonos de gobierno. Pero tras el paso de la tormenta, reconoce que han sido oportunistas

Incrementaron su posición en renta variable a medida que los mercados corregían: del 16% que pesaba en cartera al cierre de 2017 al 31% que supone a finales de enero. Esta postura más agresiva viene tras un 2018 cautos ante la menor liquidez en el mercado tras las políticas más restrictivas de la Reserva Federal. Al fin y al cabo, la Fed ha retirado dinero del mercado a un ritmo de 30.000 millones de dólares al mes el último año y medio. 

De cara a 2019 encuentra razones para ser optimista. El rápido deterioro de las economías estadounidense y alemana y una inflación más moderada justifican el tono más acomodaticio con el que han empezado el año los bancos centrales. La Fed de momento ha pausado las subidas de tipos, lo que apoya el argumento de Soso de que llegarán buenas noticias de los bancos centrales en 2019

Y este contexto macroeconómico es el telón de fondo de unas valoraciones en renta variable más atractivas. En opinión del gestor, hay áreas de la bolsa que descuentan un escenario demasiado negativo. Como resalta, las valoraciones de la renta variable japonesa están cerca de mínimos en términos de precio-valor contable (price to book) mientras que los beneficios empresariales han mejorado. Además, Japón es el único país cuyo estímulos monetarios siguen en marcha. Tras las caídas de 2018, Soso defiende que las bolsas alemanas, japonesa, italiana, británica y turca presentan valoraciones atractivas. Incluso la renta variable estadounidense está menos sobrevalorada. “Es más peligroso ahora estar cautos que positivos con la renta variable”, defiende el gestor. 

También están siendo oportunistas en la renta fija. El año pasado el spread medio de los bonos corporativos de países emergentes se ensanchó 163 puntos básicos. Es un nicho de mercado que ahora está ofreciendo rentabilidades del 7-8%, por lo que están siendo selectivamente positivos. 

Recalca el detalle selectivamente, porque el crédito es el área que más preocupa a Soso. En su opinión, el mayor peligro hoy en día es la liquidez en el mercado de corporativos. Es más, si tuviera que señalar al culpable más probable de la próxima crisis miraría hacia el sector del crédito. El porqué se entiende bien con el siguiente gráfico:

Screen_Shot_2019-03-04_at_17El porcentaje de deuda en manos de bancos o entidades que tradicionalmente eran los generadores de liquidez ha caído significativamente desde la crisis financiera. “No son las compañías en sí las que me preocupan sino lo ajustada que está la liquidez de las emisiones”, explica. 

Con indicadores que favorecen una postura optimista a medio plazo, pero riesgos que complican las previsiones a largo plazo, el fondo mantiene un 61% de la cartera en bonos de gobierno. Es la pata de la cartera con la que construyen su cobertura y diversifican riesgo, pero también se gestiona activamente con una estrategia buy and roll, es decir, comprar bonos a diez años y venderlos pasado un año para capturar el grueso de la rentabilidad de la emisión. 

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído