Hot money y hot funds


Hot Money y Hot funds

Miguel de Juan Fernández- A bordo del ARGOS 5 Diciembre 2014

“Joel Greenblatt notes that fund investors are not typically patient, moving their assets to the “hot fund” that generated the top performance the previous year. But this is the wrong approach to fund investing, he says.

To prove his point, Joel Greenblatt and his staff conducted a study of fund manager performance from 2000 to 2010. Those who were ranked at the top in terms of returns were also at one time ranked at the bottom. Joel Greenblatt notes that 97 percent of those who ended up in the top quartile spent at least three years in the bottom half of performance. What’s more, 79 percent of those with the best ten year record spent at least three years in the bottom quartile, and 47 percent of those who ended with the best ten year record spent at least three years in the bottom decile of performance.

The message is simple: even the best fund managers have down years. A “hot money” approach to fund investing isn’t the way to generate returns.”

Gotham´s Joel Greenblatt discusses his value investing formula

Mark Melin- November, 18 2014

 

Puede que muchos no conozcáis a Joel Greenblatt, pero os aseguro que sus palabras merecen la pena escucharse,…es un inversor de enorme éxito más en la línea de Graham que de Buffett por el estilo de selección de valores,…y le ha funcionado enormemente.

Básicamente su cita nos habla de alguno de los errores que los inversores y los asesores financieros (sean de banca privada o no) cometen a la hora de invertir en fondos de inversión. A este respecto os comentaré que en el libro El lemming que salió raro (Ed. Eje Producciones Culturales, 2012) incluía yo una gráfica tomada de John Bogle sobre este mismo tema: cómo los inversores van siempre saltando hacia el fondo más rentable de los últimos tiempos,…siempre muy corto tiempo, generalmente un año.

En otras ocasiones he comentado cómo generalmente tendemos a fijarnos en determinados ratios, pensando que esos números nos cuentan toda la historia de un determinado fondo, pero ésa no es toda la realidad. En las Cartas del Argos, siguiendo el ejemplo de las cartas del partnership de Buffett, Graham, Klarman y otros, intento dar esa otra información vital desde mi punto de vista y que no hay posibilidad alguna de que la recojan los datos numéricos. Sin embargo, ese comportamiento en pos del “dinero caliente” que lo mismo nos afecta como inversores finales como a través de fondos, buscando el más “caliente”, termina dando problemas.

De la misma forma en que decimos que es un enorme riesgo el invertir en la acción que está de moda, la más glamorosa, la que todo el mundo quiere porque generalmente estaremos pagando un “alto precio por un hermoso consenso” en palabras de Buffett; corremos también un enorme riesgo al saltar de un fondo a otro simplemente buscando seguir surfeando la ola y pensando que podremos salirnos antes de que se de la vuelta. De hecho hay entidades que viven de esto y otras que ofrecen estos servicios a los inversores. Recuerdo que en una entidad de banca privada en la que trabajé hace años, teníamos un servicio de cartera gestionada de fondos de inversión, en el que la promesa era, más o menos, que “nosotros le buscaremos siempre las mejores alternativas de fondos para su cartera, haciendo ajustes cuando lo entendamos adecuado y siempre ajustado a su perfil de riesgo”,….esto es muy bonito, pero falta por explicar el resto.

Este resto consiste, entre otras cosas, en cobrar unas jugosas comisiones por hacer saltar al partícipe (con su consentimiento implícito en el mandato, pero no explícito o consciente) de fondo a fondo, lo que le genera nuevas comisiones que él no ve, pero que sí sufre y, en teoría buscando siempre el mejor fondo,…curiosamente el “mejor fondo” que buscan no es necesariamente el que lo vaya a hacer mejor una vez que el partícipe ha invertido su dinero sino que, simplemente, es el que mejor lo ha hecho en el pasado reciente, sean doce meses o sea el último trimestre (más probable).

El motivo para este comportamiento es muy natural- las finanzas conductuales o de comportamiento (behavioural finances)  lo entenderán mejor- pero en el libro comentaba esta conducta como la de los lemmings o la del pingüino emperador que se agrupan (los machos, incubando a los polluelos) en el interior de la Antártida, donde hace un frío que pela, y donde se van turnando de dentro a afuera del círculo para mantenerse en calor,…cuando lo lógico sería nadar hacia el Norte a climas más cálidos e incubar ahí. Se ve que les pasa como en el chiste: “Durante una visita a un instituto psiquiátrico, le pregunté al director qué criterio usaba para definir si un paciente debía o no ser internado. Bueno-dijo el director- hacemos la prueba siguiente: Llenamos una bañera, luego le ofrecemos una cucharita, una taza y un cubo y le pedimos que vacíe la bañera; en función de cómo vacié la bañera, sabemos si hay que internarlo o no y con qué tratamiento empezar…   Ah, entiendo- dije- Una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cucharita y la taza.    No- dijo el director-Una persona normal quitaría el tapón,….Usted que prefiere: ¿Habitación con o sin vista al jardín?” Al final parece que es cierto que el sentido común es el menos común de los sentidos….

Nos sentimos confortados por la masa, por lo que hacen todos, por lo que opinan todos, por donde va Vicente, y nos olvidamos de pensar por nuestra cuenta. Al igual que el consejo sería que os miréis la empresa antes de invertir en ella y que la comprendáis lo suficiente como para aguantar tranquilamente- o incluso incrementar vuestra posición en ella- cuando vienen mal dadas, respecto a la inversión en fondos debería ser el mismo consejo. Conocer al gestor, conocer su forma de invertir, su cartera, el porqué la tiene y qué es lo que le gusta, entended vosotros esa forma de operar o buscad una en la que sepáis qué está haciendo el gestor y cómo. Buffett ha dicho que si no somos capaces de mantener una empresa diez años, no deberíamos tenerla ni diez minutos. Con los fondos pasa lo mismo….y ante la duda, no os liéis: comprad un fondo indexado de bajo coste o un ETF y dejadlo años y años sin tocar.

Un abrazo a todos y hasta el próximo artículo.

miguel.dejuan@hotmail.com

Lo más leído