High yield sí, pero con una buena selección


Las elecciones europeas están en el punto de mira, dada la fortaleza de los candidatos populistas. Aunque en Holanda ya ha pasado la tormenta, Francia, la próxima cita de los europeos con las urnas, muestra un fuerte apoyo de los votantes a Marine Le Pen en los sondeos. Como consecuencia de la incertidumbre política, los activos refugio han recibido un nuevo impulso, con el bono alemán a diez años cayendo del 0,47% al 0,21% a finales de febrero.

Esta caída en los rendimientos contrasta con la fortaleza que han mostrado los datos económicos conocidos a ambos lados del Atlántico. En Europa, tanto el índice IFO alemán de confianza empresarial como el indicador de confianza manufacturera de la Comisión Europea se encuentran en sus niveles máximos de los últimos cuatro años. Mientras tanto, el mercado laboral y el mercado inmobiliario siguen fortaleciéndose en Estados Unidos: las ventas de viviendas nuevas y existentes combinadas aumentaron hasta alcanzar su nivel máximo desde 2007.

Por su parte, la Reserva Federal cumplió con lo esperado y subió los tipos de interés, una subida que los integrantes del organismo ya consideraron apropiada en las actas de la reunión anterior dada la fortaleza del mercado laboral, así como la disminución de los riesgos procedentes de las incertidumbres políticas como el Brexit o un aterrizaje forzoso en China, que podrían afectar a las previsiones de crecimiento.

En línea con este entorno, los mercados europeos de high yield registraron buenos resultados en febrero. Aunque obviamente el potencial de retorno ha disminuido tras el rally de febrero, en Degroof Petercam AM seguimos creyendo que el panorama técnico oferta/demanda se presenta bastante favorable para el high yield europeo y que el high yield como tipo de activo sigue siendo una buena apuesta.

Para los inversores que quieran sacar partido de este entorno positivo para el high yield, Degroof Petercam AM cuenta con DPAM L Bonds Eur Corporate High Yield, que invierte en títulos de deuda denominados en euros, emitidos por empresas (excluidas las del sector financiero) de todo el mundo y que ofrezcan un alto rendimiento.

El fondo (clase F) avanzó un 1,21% en febrero, superando al índice de referencia. Hemos decidido incrementar nuestra exposición a los instrumentos híbridos corporativos y reducir nuestra posición en el sector de las telecomunicaciones, con un posicionamiento menos conservador que al comienzo del año. Seguimos siendo activos en el mercado primario pero somos muy selectivos dada la alta demanda y nuestra previsión de impago se mantiene entorno al 2% para 2017, pero una selección cuidadosa del crédito puede ayudarnos a evitar una tasa de impago de ese nivel en la cartera.

De cara al futuro, el riesgo de un incremento en la volatilidad para el mercado de high yield vendrá probablemente de la agenda electoral en Europa. Al otro lado del Atlántico, y después de cumplirse la subida de tipos que se preveía en Estados Unidos, la Fed debe ahora ofrecer un calendario sobre cuándo terminará sus reinversiones. El desarrollo del enorme balance de la Fed podría crear cierta incertidumbre más adelante.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas