"Hay que premiar el largo plazo"


"La gente no se imagina de lo que estuvimos cerca entre la primera semana de septiembre y la segunda de octubre [cuando la quiebra de Lehman Brothers contagió al sector financiero a nivel mundial]. Es muy difícil saber en qué punto de la crisis estamos, pero es positivo que los gobiernos se hayan dado cuenta de que podría haber supuesto el colapso total de la sociedad moderna como la conocemos", explica Massimo Tosato, vicepresidente y director de distribución deSchroders, según ha publicado Expansión.



Para el vicepresidente de Schroders, el futuro del sector de fondos pasa por explicar al ahorrador la importancia de invertir a largo plazo y fomentar este tipo de estrategia con ventajas fiscales, sobre todo en Europa Continental. Falta de acierto "En Europa faltan ayudas fiscales para la inversión a largo plazo. Por ello, los inversores europeos son mucho más movidos y llegan tarde a las tendencias de mercado desde hace décadas", indica.

"Ellos aconsejan a los inversores: los mercados son muy arriesgados John, te recomiendo vender tus fondos de inversión y nosotros te damos un depósito al 5%. John seguirá ese consejo" Este problema se agrava dada la debilidad del sistema de pensiones del Viejo Continente, y las previsiones de que pueda atender a cada vez menos pensionistas en las próximas décadas. La ralentización demográfica hace que los expertos teman que apenas hayan contribuyentes cuando la generación del baby boom llegue a su jubilación. "La gran clase media europea necesita ahorrar si no quiere ser pobre en la jubilación", opina.

Para ello, el vicepresidente de Schroders defiende que se dé un mejor tratamiento fiscal a los fondos con un horizonte de inversión de largo plazo, como los de ciclo de vida. De ser así y aumentar la inversión en este tipo de productos, "los mercados se volverían más estables ya que no habrían los grandes movimientos de entrada y salida de dinero en los que el perdedor es el inversor final", asegura Tosato. Otra de las lecciones que se debe aprender con esta crisis es que el modelo de negocio de la gestión en Europa no es el más idóneo. "En Europa Continental hay una relación muy directa entre los gestores de activos y la banca comercial, que controla el 90% del mercado institucional de fondos", asegura.

El vicepresidente de Schroders considera que este modelo perjudica a los inversores, ya que las redes comerciales inducen a comprar productos en función de los intereses de la entidad, como los depósitos con los que se han financiado en el último año muchas entidades. "Ellos aconsejan a los inversores: los mercados son muy arriesgados John, te recomiendo vender tus fondos de inversión y nosotros te damos un depósito al 5%. John seguirá ese consejo".

Empresas

Lo más leído