“Hay que estar invertido, pero cubriendo el riesgo”


El crecimiento seguirá siendo la asignatura pendiente para la economía mundial. Pero hay buenas oportunidades para invertir en un entorno como el actual. Jeanne Asseraf-Bitton, estratega y gestora senior de inversiones alternativas de Lyxor Asset Management, destaca el atractivo de las estrategias alternativas no direccionales, en particular de las que apuestan por arbitraje en renta fija o en fusiones y adquisiciones.

“Hay que estar invertido, pero cubriendo los riesgos”, afirma. Lyxor considera que ha mejorado también la perspectiva para algunas estrategias de renta variable, como las neutrales al mercado, pero han recortado su exposición a los gestores que mantienen un sesgo largo en sus apuestas. “En períodos casi de pánico como éste, se producen ineficiencias en los mercados y la gente con talento lo podrá aprovechar cuando la situación se normalice”, añade.

Además, Lyxor ha elevado también ligeramente su exposición a estrategias distressed, en consonancia con su apuesta global por los mercados de renta fija privada.

“Preferimos la renta fija privada de calidad antes que la deuda pública, incluso la de más alta calidad. Resulta una opción interesante en un ambiente en el que las compañías están en buena forma, con un riesgo de impago bajo y en un entorno de baja inflación”, señala Asseraf-Bitton.

Las estrategias menos favorecidas, de momento, siguen siendo las de arbitraje estadístico y cuantitativas de renta variable y los CTA, aunque ha mejorado ligeramente su visión sobre los gestores que siguen estrategias de corto plazo dentro de este último segmento.

EE.UU.

Desde hace tiempo favorecen a Estados Unidos frente a Europa. “En Estados Unidos, la política reflacionista ha sido masiva y sin precedentes y las compañías tienen resultados sólidos”, comenta. También tienen una visión positiva sobre el oro. “Pensamos que muchos Bancos Centrales, sobre todo emergentes, se puede ver obligados a elevar sus reservas en oro. El problema con el oro es el precio. Si hay una nueva ronda de relajación cuantitativa por parte del BCE o la Fed, eso sería positivo para el oro. Pero si no la hay, las valoraciones son ya altas”, dice.

En Lyxor se muestran muy cautos con las materias primas por su elevada volatilidad. “Incluso si vemos que el entorno puede mejorar, consideramos que puede haber otros activos de riesgo más atractivos en el corto plazo”, agrega la estratega.

“Debemos tener en cuenta que seguimos inmersos en un proceso de desapalancamiento de las economías desarrolladas y que esto lastrará el crecimiento, lo que resta atractivo a los activos de más riesgo”, comenta la gestora de Lyxor.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído