“Hay que analizar recursos y dedicarse a lo que realmente importa, es una selección natural”


Caixa Penedès Gestió pasó a formar parte de Banco Mare Nostrum tras la integración de Caixa Penedès con Caja Murcia, Caja Granada y SA Nostra. Aunque la nueva gestora naciente, BMN Gestión de Activos, es resultado de esa operación y no es fruto de ninguna fusión (ya que Caixa Penedès era la única entidad con gestora de IIC), eso no significa que no esté llevando un proceso de reestructuración hacia un “back to basics”, consolidación y esfuerzos de distribución, como otras gestoras españolas. Por eso, la gestora está inmersa en una fase de integración tecnológica con el objetivo de hacer llegar sus productos a toda la red. “Confiamos en que a partir de mediados de año todos los fondos se puedan distribuir en la red, a la vez que mantenemos un sistema de arquitectura abierta que incluye la selección de fondos de terceros”, explica Salvador Vilallonga Cairó, director de BMN Gestión de Activos.

 

Aunque ese proceso de reestructuración que afecta a la gama de fondos no ha impactado en su filosofía de gestión y producto, el ejercicio de simplificación es obligado. “Seguimos trabajando como fábrica de productos, pero en toda la industria hemos pasado por un proceso de aprendizaje que nos ha llevado a una simplificación”, explica. Tanto por parte de las entidades a la hora de diseñar su oferta, como de los clientes, que tienen claro lo que no quieren tras descubrir riesgos que antes estaban ocultos. Por eso Vilallonga describe el proceso como un “back to basics” y admite que esa actitud se traduce no sólo en cautela a la hora de crear nuevos fondos sino también a la hora de fusionar los ya existentes. “Nos planteamos si el fondo resultante tiene sentido o se trata de un mantenimiento artificial del enfermo”, indica. Una vuelta a lo básico centrado también en escuchar al cliente y destinado a fortalecer esa relación, especialmente con la división de banca privada del grupo, un objetivo personal que se marcó Vilallonga con su llegada a la entidad en 2008, algo que cree que obliga a la gestora a mantener y mejorar sus estándares de calidad.

 

En cuanto al patrimonio de fondos de inversión, el objetivo estratégico es mantenerlo este año, sobre todo vía fondos garantizados. El experto reconoce que no es una división estratégica del banco, aunque considera que aún hay potencial de crecimiento a través de clientes como la banca privada. Lo que sí es estratégico son las pensiones, que no compiten con la actividad básica de financiación del banco, centrada en depósitos o pagarés, si bien evitando los pagos agresivos. “El depósito es el instrumento básico de financiación y las inyecciones del BCE son una herramienta extraordinaria que no puede hacernos olvidar la vía básica”, comenta.

 

Por eso en los últimos meses se ha centrado en el lanzamiento de fondos de capital asegurado que puedan complementarse con los depósitos, en la medida en que el plazo de inversión de ambos es distinto. A partir de ahí, la gestora cuenta con una oferta de fondos de renta fija, variable, mixtos y fondos de fondos (una actividad cuyo futuro se aclarará en una segunda fase) que también tiene sentido en esta complementación, gracias a los beneficios fiscales que suponen los traspasos.

 

Modelo sistemático de inversión
“Mi obsesión al llegar a la caja fue implementar un modelo sistemático en la toma de decisiones, un proceso similar al que sigue el equipo de selección de fondos, que realiza un análisis a nivel de clase de activos y selecciona los mejores fondos con un modelo cuantitativo, observable y medible”, explica. A partir de ahí se aplica una metodología que optimiza la combinación de los fondos en cartera en función del perfil del cliente. “Se trata de un servicio demandando por clientes como banqueros privados que permitiría incrementar el negocio”, comenta. La entidad ha fusionado sus 3 fondos de fondos de gestión dinámica en 2 productos, con objetivos de Eonia más 50 y Eonia más 150, que pretenden ofrecer una rentabilidad mayor a los monetarios pero con un riesgo más acotado, lo que para el experto sería algo como de retorno absoluto. Para ello, la cartera se compone de fondos de terceros, pero con una parte de inversión directa en renta fija o liquidez para controlar el riesgo, con una vocación de retorno absoluto. “El pasado te enseña a que las rentabilidades pasadas no equivalen a futuras y tampoco el riesgo del pasado será el del futuro”, afirma.

 

Además de reducir esa gama de fondos de gestión dinámica, la gestora ha hecho lo mismo con la de renta fija, que ha pasado de tener 5 a 3 productos (un monetario defensivo que invierte sólo en deuda pública y sobre todo europea, un monetario tradicional a corto plazo, con algo más de crédito, y uno de renta fija más a medio plazo), además de un fondo de depósitos que ha dado muy buenos resultados. También habrá cambios en la gama de fondos mixtos, pues considera que tendrá que ser más flexible.

 

Lo que no ha cambiado es la gama básica de renta variable, compuesta por un fondo de renta variable de EEUU, otro emergente, otro de bolsa europea y un cuarto de acciones españolas, que a tres años figura entre los 10 primeros de su categoría. “No hay futuro, sobre todo para las entidades pequeñas, si no aportas valor añadido”, indica. Una apuesta por la gestión activa que tuvo clara desde su llegada. Y algo que la gestora logra a través de una combinación del análisis bottom-up (centrado en la búsqueda de ideas de negocio ganadoras, con calidad y crecimiento a precios razonables que se traduce en la toma de decisiones de inversión, pues “la gestión era antes más direccional y ahora está claramente centrada en la selección”) pero también top-down, pues en determinados momentos positivos el gestor puede sacrificar algo de alfa y ganar más exposición vía derivados, y posicionarse de forma más defensiva en los contextos complicados. De hecho, la entidad tiene un acuerdo con proveedor independiente estadounidense que les aporta información macroeconómica.

 

Actualmente, su visión de mercado se define como moderadamente positiva, con optimismo en EEUU y emergentes, pero con riesgos en Europa, por lo que opta por la cautela si bien afirma que la renta variable está más barata que la fija. “En 2012 hay mucho de prima de riesgo en lo mercados: aunque el año ha empezado con tranquilidad, que ha permitido a los mercados relajarse, no hay que olvidar la volatilidad de los tipos de interés que afecta al descuento de la renta variable europea”, indica, si bien en EEUU las acciones han puesto en precio las buenas noticias macro.

 

Últimas tendencias en garantizados
En garantizados, la gestora apuesta por una oferta con TAE de entorno al 3% que no le obligue a posicionarse de forma agresiva y por garantizados de rendimiento variable más moderados, fuera de la posibilidad de ganar todo o nada. En esta línea ha estado su último lanzamiento, ligado a una cesta de acciones que ofrece rentabilidad aunque algunas pierdan; un fondo nacido de la renovación de un garantizado ligado al oro -Fonpenedès Garantizado VII: ORO-, un activo con perspectivas al alza y poco volátil que permitió al fondo ofrecer una TAE anual del 9% desde 2008 a 2011. Vilallonga reconoce que ahora, en el actual escenario, con el mismo riesgo hay que esperar menores retornos: “Hemos aprendido que la rentabilidad no es gratuita”, comenta.

 

Luz al final del túnel
Por eso, y debido al perfil conservador del inversor, dice que el reto de la gestora es “transmitir la idea de diversificar el ahorro a través de vehículos con algo más de riesgo con la posibilidad de mayores retornos".

 

Con respecto al futuro de la industria de fondos, quiere creer que se ha tocado suelo. “El mercado español es muy reactivo: si los mercados acompañan veremos un tendencia al mantenimiento de activos, no exenta de vaivenes debido al entorno económico, pero sí hemos llegado a un punto en el que podría haberse establecido un suelo”, explica, indicando que el principal motor de la recuperación será el mercado y en menor medida la fiscalidad. Y es que la industria va por buen camino y trata de centrarse en lo que sabe hacer, tomando el resto de terceros. “Tiene sentido analizar los recursos y dedicarse a lo que verdaderamente importa, es una selección natural”, indica. Vilallonga explica que la intención es seguir vendiendo en España y rechaza la vocación internacional.

Empresas

Noticias relacionadas