Tags:

"Hay mucho valor en la renta fija"


"Seguimos viendo que la renta fija, bien jugada, es un activo que protege la cartera. Hay mucho valor en los bonos. Aun así nos aproximamos a la renta fija de forma defensiva", comentó Cristophe Dispas, responsable de renta fija de Degroof Fund Management Company. Aunque hay que seleccionar dentro del tipo de activo, el gestor ve claramente oportunidades en este tipo de activo y expone sus recomendaciones tanto en los bonos corporativos como en la renta fija de gobiernos, desmitificando la mala imagen de estos.

 

 

El primero banco de Bélgica, con un patrimonio bajo gestión de 25.000 millones de dólares y que cuenta con una plantilla de más de 1.000 personas en el mundo, ha presentado de la mano de Dispas, su perspectiva sobre la renta fija y las posibilidades que ofrece la entidad para invertir en ella. En el rango de productos de renta fija que maneja Bank Degroof, el total de patrimonio bajo gestión es de 3.500 millones de euros, dividido en tres categorías básicas: los bonos corporativos, los bonos gubernamentales y los bonos con vencimiento fijo.

 

 

Bonos gubernamentales

 

 

La volatilidad de los bonos gubernamentales europeos en 2011, a pesar de estar en los niveles más altos de los últimos 10 años, "ni por asomo se asemejan a la que tiene el mercado de la renta variable. Por ejemplo, la volatilidad de los bonos italianos ha llegado al 9%, en máximos, y una cartera no sólo se compone de este bono, sino de una cesta bien diversificada, como el índice JP Morgan EMU. Éste ha tenido una volatilidad máxima en el año de 4,5%", comenta Dispas.

 

 

Las recomendaciones del gestor para invertir en bonos gubernamentales han sido dos. La primera es el Degroof EMU Quants que ha obtenido una rentabilidad a un año de un 4,80%. Éste, es un fondo que invierte en bonos gubernamentales gracias a un modelo cuantitativo dinámico que intenta predecir el tipo de interés a 10 años mediante distintos parámetros que incluyen: la inflación en los precios de las materias primas, las políticas monetarias (la tasa a largo y a corto y el tipo de cambio) y los indicadores de crecimiento, como el de confianza (IFO) o la rentabilidad del índice de acciones. La duración del fondo es muy flexible, sin llegar a ponerse negativo nunca.

 

 

Como segunda recomendación está el Degroof EUR Selection, que se indexa en duración a su índice de referencia el JP Morgan EMU IG, pero invierte y diversifica tanto en los distintos segmentos -gubernamentales, supranacionales, covered bonds o ligados a la inflación- como por países. El fondo ha obtenido una rentabilidad de un 6,28% en un año.

 

 

Bonos corporativos

 

 

Teniendo en cuenta que los bonos corporativos han tenido una volatilidad menor que los bonos gubernamentales en 2011, el gestor ha recomendado los fondos de la casa Degroof Corporate EUR y dos con vencimiento fijo, el Degroof Corporate EUR 2015 y Corporate EUR 2017. Respecto al primero de los tres, el fondo sigue un análisis tanto macro como fundamental. La asignación máxima por rating -no puede tener, por ejemplo, más de un 1% en un valor individual con menos de BBB- potencia la diversificación estructural de la cartera. La decisión de inversión se apoya en un análisis de los valores tanto cualitativo como cuantitativo. En ésta, se descartan las rentabilidades anormales -una desviación típica por encima y otra por abajo- para poder tener el mismo retorno esperado que el índice de referencia pero con una menor volatilidad. El fondo tiene 406 millones de euros bajo patrimonio y un total de 278 valores en cartera. La rentabilidad es de 7,97% a tres años.

 

 

En relación a los dos fondos con vencimiento fijo, siguen una estrategia de 'buy and hold' en la que se posicionan defensivamente en los bonos corporativos, excluyendo financieros y de la industria automotora. Además, el fondo que vence en 2017 tiene varios límites de inversión como no tener más de un 30% de la cartera en valores de los países llamados PIIGS o con rating igual o menor de BBB.

 

Noticias relacionadas

Lo más leído