“Hay más motivos para el optimismo que para el pesimismo”


“En términos generales, existen más motivos para el optimismo que para el pesimismo en los mercados”. Así lo aseguran Brent Smith y Matthias Hope, integrantes del equipo de multiactivos de Franklin Templeton Investments, quienes reconocen que, como resultado de ello, están favoreciendo en estos momentos la renta variable sobre la renta fija, mostrando una mayor predilección por las acciones emergentes. “Salvo crisis imprevistas, la confianza en que lo peor de la crisis crediticia global iniciada en 2007 ya ha pasado podría significar una mayor entrada de flujos en la renta variable mundial en los próximos meses”, aseguran.

Según explican en su último informe trimestral de mercados, todavía hay un montón de dinero en efectivo estacionado en fondos de inversión a corto plazo del mercado monetario después de que la persistente aversión al riesgo haya hecho que los inversores minoristas hayan mantenido un peso bajo de las acciones en sus carteras. “Durante la crisis de crédito, tanto los inversores minoristas como los institucionales han construido su asignación de activos en base a bonos del Tesoro de países considerados ‘refugio’. En este momento, sin embargo, pensamos que la acumulación en la cartera de deuda pública durante un periodo prolongado debe servir como un indicador contrario”, indican.

Dentro del mercado de deuda pública, el equipo de multiactivos de la firma estadounidense muestra una clara preferencia por los bonos soberanos de países emergentes, donde los fundamentales (perspectivas de  crecimiento y bajo endeudamiento) se mantienen intactos y donde, en términos generales, la flexibilización cuantitativa aplicada por los grandes bancos centrales ha derivado en unos flujos de entrada importantes.

En los mercados desarrollados, ambos expertos reconocen decantarse por la deuda corporativa frente a la pública, a pesar de ser conscientes de que “el crédito no es una opción de inversión tan atractiva como lo era hace dos años”, aseveran.

En lo que respecta al high yield, el equipo considera que las valoraciones se presentan en cierta medida hinchadas, lo que les ha hecho ir reduciendo su asignación a esta clase de activo.

En términos generales, sin embargo, el equipo de multiactivos de Franklin Templeton sigue positivo sobre las perspectivas de los activos de riesgo. No obstante, el fuerte rally experimentado por determinadas clases de activos obliga a mantener una cierta cautela, por lo que reconocen estar preparados para empezar a reducir el riesgo en las carteras. Por ahora, sobreponderan acciones al entender que existen posibles catalizadores que, de concretarse, podrían impulsar a los mercados de renta variable a corto plazo. Asimismo, infraponderan deuda soberana y se mantienen neutrales respecto a crédito y deuda emergente.

Noticias relacionadas

Lo más leído