Han vuelto


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Ya estamos aquí de nuevo. Después de dos meses de ausencia vamos teniendo claro que sí, que en este mercado lleno de gurús, algunos hasta buenos, muchos de ellos calvos, otros claramente operados, para gurú, Carolina de Mónaco, la mujer de las eternas cortas vacaciones. Tú sí que sabes, no nos extraña que seas alteza serenísima, eso es que nunca has gestionado en agosto, y se te nota.

Aclarado este punto de vital importancia, porque nos gusta tener siempre presentes otras vidas ejemplares, vamos a lo nuestro. Pues eso, que más que un recuento habría que hacer un inventario de la cantidad de cosas que han pasado. Les dejamos poco antes del referéndum griego, que parece que fue hace mil años y que perdió el sí para que luego perdiéramos a Varufakis. Hasta nuevo aviso, el drama griego queda en suspenso por el lado político, otra cosa es lo que ocurre en sus costas. Y luego empezó la movida china y ahora somos todos sinólogos y lo sabemos todo de esa economía. “Gran movida en Brasil, ya verás”, “ojo al impacto en las exportaciones alemanas”, “los americanos parecen más protegidos, quién sabe” “es el momento de la India”…se oye en los bares. Su ritmo de crecimiento es desde luego, más cuestión de fe que otra cosa, aunque aquí no tenga mucho sentido la apuesta pascaliana, no está tan claro que creer en el gobierno chino tenga efectos tranquilizadores. Aunque vaya desfiles militares, qué poderío, señores, qué fotogenia.

Menos mal que para tranquilizarnos está Mario, ay Mario, que debería comercializar unos cd´s con su voz susurrando “haremos lo que esté en nuestra mano…”. Ojalá las haya también versión de casette de gasolinera para esos veranos que, ya saben, llegan con susto. El jueves Mario estaba de cumpleaños y puede que también de buen humor, porque con 68 años ni se le ha terminado la cuerda ni a él ni a su chistera monetaria. Así que si los emergentes, o sea China, aprietan, pues ampliarán las compras y los plazos de activos. Que ahí los alemanes se juegan mucho. Alegría pasajera de los mercados porque lo gordo, la chicha, vendrá con la Fed.

Ay, esa Fed que nos tiene en un sin vivir. ¿Qué hará en su reunión de septiembre?, ¿cederán a la presión de los mercados para retrasar la subida de tipos? En lo económico, coctelera con crecimiento insuficiente e inflación aún alejada del objetivo por el efecto de la caída del petróleo y la fortaleza del dólar, pero con un mercado laboral robusto si miramos la tasa de paro (5,1%) y los datos de creación de empleo (3.000 nuevos trabajadores en los últimos 12 meses). En contra, un crecimiento de los salarios hasta ahora modesto que podría dar cancha. Desde The Economist nos hablan del riesgo asimétrico al que se enfrenta la Fed. Subir demasiado tarde los tipos y encontrarse de repente con una inflación del 3% o 4% preocuparía pero de forma controlada, pues ahí la Fed tendría que acelerar el ritmo de subidas de tipos. Si en cambio el ajuste monetario llega demasiado pronto el riesgo se llamaría deflación, y ahí ya, con su pan se lo coma.

Desde aquí nuestro apoyo a Janet con consejo patrio escasamente útil: las siete y media.

¿Un juego? Y un juego vil

que no hay que jugarlo a ciegas,

pues juegas cien veces mil,

y de las mil, ves febril

que o te pasas o no llegas.

Y el no llegar da dolor,

pues indica que mal tasas

y eres del otro deudor.

Más, ¡ay de ti si te pasas!

¡Si te pasas es peor!

              La venganza de Don Mendo

Buena semana,

Lo más leído