Hacienda avisa: usted tiene rentas en el extranjero, declárelas


“En los años anteriores Usted obtuvo rentas procedentes de otros países. La AEAT recibe esta información con posterioridad a la finalización de la campaña de Renta por lo que no la puede incluir en estos datos fiscales. Por este motivo le recordamos que, en caso de haberlas percibido este año, debe incluirlas en su declaración, así como cualquier otro tipo de renta por la que deba tributar y no conste en los datos fiscales”. Esta advertencia se incluirá en la misma carta en la que reciban sus datos fiscales quienes presentaron el modelo 720 en el ejercicio 2012, los que perciben pensiones del extranjero y aquellos contribuyentes que cuenten con imputaciones derivadas de la Directiva sobre Fiscalidad del Ahorro. Según se anunció ayer en la presentación de la Campaña de la Renta 2013, esta es una de las novedades que tendrá la cita de este año con Hacienda.

La Campaña de la Renta ya está calentando motores, de hecho ya casi está aquí pues desde el 1 de abril ya se puede confirmar el borrador y a partir del 3 de abril Hacienda empezará a practicar las devoluciones. Este año se esperan 19,3 millones de declaraciones de las que el 20% será a ingresar por un importe global de 6.725 millones de euros y el 75%, a devolver por 10.725 millones de euros.

El plazo para presentar la declaración por vías telemáticas comienza el 23 de abril y el 5 de mayo para el resto de situaciones y termina para todos los casos el 30 de junio o el 25 de junio si se domicilia el pago.

Además del aviso al colectivo de contribuyentes con rentas en el extranjero, Hacienda ha puesto en marcha un nuevo Programa Padre, llamado “Simplificado” y que convivirá con el anterior. El nuevo Padre permitirá, entre otros, la descarga conjunta de los datos fiscales de todos los declarantes de la unidad familiar (por ejemplo, la formada por los cónyuges e hijos con rentas) y la elaboración de la declaración conjunta o, en su caso, la individual de cada contribuyente.

Novedades en el IRPF y Patrimonio

Entre los cambios que entraron en vigor en 2013 y que ahora tendrán reflejo en la declaración del IRPF está la no aplicación de la exención de 1.500 euros de que disfrutan los dividendos a aquellos que hayan sido distribuidos por las Socimis.

Asimismo, este año las ganancias y pérdidas de patrimonio con menos de un año de antigüedad se integrarán en la base imponible general y tributarán según el tipo marginal del contribuyente. Las alteraciones de patrimonio con más de un año se mantendrán en la base imponible del ahorro y tributarán según tres tramos del 21%, 25% y 27%.

Más cambios han sufrido las retribuciones en especie. Por ejemplo, se establece la imputación obligatoria de las contribuciones empresariales a seguros colectivos que cubren compromisos de pensiones cuando el importe exceda de 100.000 euros anuales por contribuyente, salvo que el seguro sea contratado a consecuencia de despidos colectivos realizados conforme al artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores.

Un año más y bajo el objetivo de “contribuir al reforzamiento de los ingresos públicos”, según afirma Hacienda, se mantiene la obligación de presentar el Impuesto sobre el Patrimonio. El mínimo exento general es de 700.000 euros y el de la vivienda habitual de 300.000 euros, aunque estas cifras pueden variar por CC AA. El plazo de presentación es coincidente con el del IRPF, del 23 de abril al 30 de junio, en general.
 

Lo más leído