¿Hacia dónde se dirige el precio del oro?


Pese a la retirada del Gobierno Indio del impuesto sobre el consumo de artículos de joyería, la debilidad de la rupia no está ayudando a la demanda de oro, al menos no hasta ahora. La reciente disminución en el precio del petróleo es un hecho positivo para la India: un déficit comercial más bajo podría ayudar al rally de la rupia y conducir, entonces, a la recuperación de la demanda de oro en el país.

La demanda de inversión debería permanecer fuerte teniendo en cuenta el pobre estado de las finanzas públicas a ambos lados del Atlántico. Con las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos ya presentes en la agenda, la ventana para realizar inyecciones de liquidez en el país es probablemente pequeña. De hecho, si no se toma una decisión para abrir el grifo en la próxima reunión del FOMC el 20 de junio, lo más probable es que tengamos que esperar hasta después de las elecciones (para evitar demasiadas interferencias con los políticos durante la campaña). En nuestra opinión, es solo cuestión de cuándo y no de si. Sin embargo, el interés especulativo en el oro (las posiciones de los traders) podría reducirse más si no se considera inminente una mayor inyección de liquidez. Consideramos que los riesgos procedentes de países periféricos europeos junto con la ralentización en China son buenas excusas para inyectar liquidez en Estados Unidos, sin mencionar el problema estructural de deuda  americana!

No estamos preocupados por la demanda de oro que pensamos que se mantendrá sana. La oferta seguirá teniendo problemas para satisfacer la creciente demanda. El desorden político en algunos países como Mali y Argentina, la inestabilidad social de Perú y los costes de inflación que empujan a las empresas mineras a reducir los  proyectos de desarrollo frenarán la producción mundial de oro.  El reciclaje necesita un precio del oro siempre creciente para aumentar y será el factor detonante. Un aumento en el precio del oro es posible. El único escenario negativo para el oro sigue siendo el de una recuperación mundial sin inflación y esto es complicado que se dé.

Las compañías de oro han seguido cosechando peores rentabilidades que el oro físico en el último año. Los inversores parecen desconcertados por las decisiones de las  compañías mineras de crecer a través del desarrollo de fuertes gastos de capital a pesar de las presiones inflacionarias que están comiéndose los márgenes. Como consecuencia, cada vez más empresas mineras parecen dispuestas a posponer estos gastos de capital y en su lugar recompensan a los accionistas mediante dividendos más altos. Esta nueva disciplina, junto con la posibilidad de un aumento en el precio del oro, debería traducirse en un mejor rendimiento de las acciones de oro.

Noticias relacionadas

Lo más leído