Hacer una gestión flexible y dinámica para sacar partido a la renta variable europea


Pese al escenario de incertidumbre que envuelve a la economía europea, todavía hay gestores que ven potencial en la renta variable del Viejo Continente. Uno de ellos es Antoine Badel, socio de Alken Asset Management, que en una entrevista a Funds People asegura que una de las mayores apuestas de la gestora para 2012 se centra en su fondo European Opportunities, producto de renta variable que a lo largo de sus once años de vida ha ofrecido una rentabilidad anual sobre el índice Stoxx 600 del 5%.

 

Entre los factores que le ha permitido al fondo generar este retorno, Badel destaca el contar en su equipo con Nicolas Walewski, uno de los gestores de renta variable con mayor reputación entre los selectores europeos y que en 2009 fue galardonado con el premio Sauren Best Fund, después de haber cosechado una rentabilidad del 41,2%, batiendo en nueve puntos al índice de referencia. Pero no es, a su juicio, el único motivo que explica el mejor comportamiento relativo de este producto frente al mercado.

 

Según Badel, la estrategia juega un papel decisivo. En este sentido, considera que una gestión dinámica y flexible del producto es fundamental para el éxito del mismo. “Concentramos el fondo en nuestras mayores convicciones”, asegura. Tan es así que, de las 55 compañías que mantienen actualmente en cartera, 10 acaparan el 50% del total del fondo.

 

“Cuando un valor no cumple las expectativas, revisamos rápidamente la estrategia; a veces consideramos que el mercado se equivoca y aprovechamos la caída del precio para reforzar nuestra posición; otras, cuando dicha evolución viene motivada por cambios significativos en el entorno, la deshacemos”, explica. “Del mismo modo, -añade- las nuevas oportunidades de inversión que se presentan son debatidas primero en el seno del equipo gestor y, si resulta interesante, se toma una pequeña posición que se va incrementando a medida que la compañía va ganándose nuestra confianza”.

 

Actualmente, su apuesta estratégica se centra en valores defensivos y cíclicos, con capacidad de generar rentabilidad en un entorno difícil. Sus preferencias se centran en compañías del sector tecnológico y del automóvil, siendo Volkswagen su favorita. Por países, la mayor exposición del fondo se centra en Alemania, al que dedica el 23% de la cartera, seguido de Reino Unido (21%), Suiza (13%) y Francia (12%). En España, al que reserva una ponderación del 10% del fondo, las mejores oportunidades las encuentra en Inditex y Amadeus.

 

Por el contrario, Badel descarta una exposición del European Opportunities al sector financiero o compañías vinculadas a las materias primas. “En estos momentos en los que cualquier cosa puede suceder en Europa, es muy importante ser muy cuidadosos a la hora de seleccionar los valores en los que quieres invertir”, afirma. Y, por ahora, parece que la estrategia le da resultado ya que, a la espera de cerrar el 2011, el fondo ha logrado batir al Stoxx 600 en 10 de los últimos 11 años.

 

“La elevada volatilidad que existe en el mercado impide ver las cosas con una perspectiva más amplia, si bien para un inversor con vocación de largo plazo, es indudable que las valoraciones que ofrece actualmente el mercado son muy atractivas”, reseña. “No tenemos una bola de cristal que nos permita adivinar el futuro, pero es muy previsible que los retornos que genere la renta variable europea sean muy altos a largo plazo”.

 

A corto plazo, sin embargo, Badel cree que Europa se enfrenta, por un lado, a una nueva recesión económica y, por otro, a una crisis de liquidez cuya solución pasa ineludiblemente por el apoyo que debe prestar el Banco Central Europeo. En este punto, el socio de Alken AM acusa a los políticos europeos de “no estar a la altura de las circunstancias”, al tiempo que afirma que “la creación de los eurobonos no sería suficiente para resolver los problemas que sufre el continente”.
 

Lo más leído