Guindos pone como límite para las fusiones de la banca española el 30 de mayo


La reorganización de la banca española tiene fecha: el 30 de mayo. Este es el límite para presentar los proyectos de fusiones de las entidades financieras españolas fijado esta tarde por Luis de Guindos en la presentación de la reforma financiera que se aprobará mañana en el Consejo de Ministros. Además, todas las fusiones deberán estar cerradas antes de enero de 2013. Las fusiones tienen regalo. Los grupos que participen en procesos de integración tendrán además dos años para realizar los nuevos saneamientos que ha anunciado el Ministerio.


Luis de Guindos fija en 50.000 millones de euros las provisiones adicionales que tendrá que realizar la banca española. Las provisiones requeridas deberán cubrir el 80% en el caso de los activos problemáticos, lo que supondrán 25.000 millones de euros. Además, incluye una nueva provisión genérica del 7% para el crédito promotor que esté al corriente de sus pagos, por una cifra de 10.000 millones. Además, se requerirá un colchón de 15.000 millones adicionales.

 

Guindos ha señalado que las nuevas medidas no tendrán impacto en el déficit ni se usarán recursos públicos. La mitad de los 50.000 millones requeridos por el Ministerio de Economía se cargarán contra los resultados. Podrán recibir ayudas del Frob, que podrá aportar hasta 15.000 millones (aumentando su capital de los 9.000 millones actuales a los 15.000). Además, las entidades podrán emitir bonos convertibles contingentes para financiarse.
 

Economía obligará además a que todos los procesos de fusiones bancarias supongan un incremento del balance de la entidad fusionada de, al menos, el 20%. Una cifra que en situaciones especiales podrá ser del 10%.

 

La agencia de calificación Standard & Poor's señaló hoy en un informe que la zona euro podría salir de la recesión en la segunda mitad de este año o en 2013. "Los países centrales pueden liderar el crecimiento, mientras otros estados ofrecerán un comportamiento muy dispar", señaló Jean-Michel Six, economista jefe para EMEA de Standard & Poor's. Según sus previsiones, esperan un crecimiento económico plano en 2012 y del 1% en 2013. Actualmente asigna un 30% de probabilidad a su escenario base, frente al 40% de un entorno en el que se sufra una doble recaída. "Esto tendrá un impacto especialmente adverso en países como España, Portugal e Italia", explican.

 

En opinión de la agencia, hay tres factores que determinarán la profundidad de la actual caída: la demanda de las economías emergentes en los próximos trimestres; la respuesta de los consumidores europeos a la actual incertidumbre y la forma en que los gobiernos y el BCE logran recuperar la confianza de los mercados de capitales.

Lo más leído