GSAM: cortos en los 'treasuries' y largos en Europa para aprovechar la recuperación


El fondo Goldman Sachs Global Strategic Income Bond Portfolio es una de las principales apuestas de Goldman Sachs AM (GSAM) para los inversores que están buscando fórmulas para adaptarse al entorno actual de mercado con bajos niveles de volatilidad (3,9% desde su creación). Es un fondo global, cuya cartera puede adoptar posiciones tanto largas como cortas. A 30 de septiembre la duración de la cartera era negativa, de -0,34 años concretamente, siendo los principales motores del posicionamiento en duración una posición larga en Europa –basándose en que el BCE hará todo lo necesario para luchar contra la deflación- y corta en Estados Unidos por el retraso de la retirada de estímulos y un crecimiento esperado inferior en el último trimestre como consecuencia del cierre gubernamental. Se trata de uno de los productos estrella de la gestora, con captaciones de 9.800 de dólares en los once primeros meses del año.

El propósito del fondo es construir una cartera diversificada, global y dinámica sobre ideas de alta convicción extraídas del mercado de renta fija y divisas. Todas las posiciones se construyen sobre una vision de largo plazo, como por ejemplo en la recuperación del mercado inmobiliario que han expresado en una posición larga sobre bonos de titulización de activos, que a cierre del tercer trimestre representaba el 9% de la cartera. 

Precaución aunque Estados Unidos tenga el viento a su favor

La política monetaria de la Reserva Federal bajo la presidencia de Janet Yellen centra la atención del equipo de renta fija global de GSAM, al considerar que sus efectos caerán sobre todos los mercados, no exclusivamente el estadounidense. “El retraso de la retirada y la nominación de Yellen como la próxima presidenta de la Fed significa que es probable que las generosas condiciones de liquidez persistan, lo que debería beneficiar a los activos de más riesgo y reducir la volatilidad”, explica Jason Singer, gestor perteneciente al equipo de renta fija global de GSAM.

No obstante, el gestor matiza que el equipo está monitorizando de cerca la inflación, beneficios empresariales, el sector de la construcción y los datos del mercado inmobiliario, entre otros datos macro. Su pronóstico es que la retirada de estímulos empiece en el primer trimestre de 2014. Dentro de la eurozona mantiene una posición larga en bonos alemanes y se muestra cauto con los periféricos. El gestor afirma estar posicionado para poder beneficiarse de un rally “en la parte delantera de la curva de la eurozona en relación con Estados Unidos, donde creemos que la recuperación está profundamente arraigada”. 

En este sentido, el equipo gestor espera que los datos macroeconómicos en el país sean positivos durante la primera parte de 2014. Ese es el escenario base de Jason Singer. "Aunque no podemos predecir cuándo tendrá lugar con exactitud el tapering, la caída de la tir del bono del Tesoro estadounidense a 10 años hasta el entorno del 2,5%-2,6% ha dejado al descubierto un buen punto en el que hemos considerado prudente volver a entrar a través de una posición corta sobre el activo", revela el experto.

Singer también dedica unas palabras a las naciones emergentes: “Creemos que los fundamentales son en muchos casos más fuertes que en los mercados desarrollados”. Observa que estos países tienen un “crecimiento sólido, bajo endeudamiento y buena disciplina fiscal en relación con los países desarrollados”, por lo que está buscando nombres dentro de este universo de bonos para encontrar oportunidades fuera de Estados Unidos. Dentro de este apartado, la preocupación de Singer es la calidad del crecimiento de China, del que dice que es “un punto de precaución al seguir creciendo el crédito mucho más rápido que el crecimiento nominal”. 

La exposición de la cartera al mercado de deuda emergente ha pasado del 8% de finales de junio al 13% el 30 de septiembre. "Vemos valor en los mercados de deuda emergente dada la reciente corrección y las favorables condiciones de mercado para esta clase de activo. Sin embargo, seguimos siendo muy selectivos a la hora de seleccionar nuestras posiciones. Mientras que algunos países cuentan con un crecimiento económico sólido, baja deuda y disciplina fiscal, otros emergentes exhiben déficits por cuenta corriente y altos niveles de apalancamiento", explica el gestor. 

En este repaso a los mercados tampoco falta la mención a Japón. Si bien el gestor piensa que el Banco de Japón continuará con su agresiva expansión del balance, estima que el margen de bajada “puede ser limitado, porque una acción más dura podría probar la tolerancia internacional a la intervención sobre la divisa”. En cualquier caso, el equipo de GSAM prevé más medidas cuantitativas a la japonesa, “posiblemente en el segundo trimestre de 2014 para ayudar a compensar la subida de impuestos”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas