Groupama estrena un fondo de bonos globales ligados a la inflación


Los riesgos inflacionistas que plantean los planes de rescate gubernamentales, combinados con las compras de deuda privada y pública por parte de los bancos centrales, son, según Groupama, razones suficientes para invertir en bonos ligados a la inflación. De ahí que la gestora acabe de ampliar su gama de fondos que invierten en estos productos en el mercado español, con el reciente registro en la CNMV de Groupama Index Inflation Monde, un fondo que se suma a Groupama Index Inflation Euro y está dirigido a los inversores que deseen proteger sus inversiones contra eventuales presiones inflacionistas futuras.

La firma, que gestiona más de 3.200 millones de euros en esta clase de activos, apuesta por bonos estatales o de entidades casi gubernamentales globales ligados a la inflación, pues considera que las expectativas de inflación del mercado “están bajas y desconectadas de las anticipaciones de los economistas de la zona euro y estos bonos ofrecen una protección históricamente barata contra los riesgos inflacionistas futuros”. De hecho, considera que los bancos centrales “saben perfectamente que un periodo de fuerte inflación seria una manera fácil de aliviar el sobreendeudamiento de las economías, consecuencia de la burbuja de crédito”.

El objetivo de inversión del fondo consiste en obtener una rentabilidad superior a la del índice de referencia, el Barclays World Govt Inflation-Linked Bonds TR Hedged EUR, que mide el rendimiento de los principales mercados desarrollados de obligaciones indexadas a la inflación. Las principales fuentes de rentabilidad radican en una gestión activa y su cartera estará compuesta principalmente por valores del estado o de entes cuasigubernamentales con rating comprendido entre AAA y AA; de los cuales aquellos con calificación AAA representarán al menos el 50% de su patrimonio.

La duración de los valores elegidos debe permitir respetar la limitación de una sensibilidad del OICVM comprendida entre 5 y 15. El producto cuenta con tres tipos de participaciones: las I y N, dirigidas a todo tipo de suscriptores, y las M, para los inversores institucionales italianos, españoles, portugueses y andorranos. El plazo recomendado de inversión es superior a tres años.