GRACIAS GRACIAS GRACIAS


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Amigos, cuando escribimos este post es todavía el día de Acción de Gracias. Nosotras nos sentimos agradecidas por un montón de cosas, entre otras, por lo bien que lo pasamos escribiendo este blog. A otros, hoy les gustaría que les pasara lo que a Cheese, el pavo de la Casa Blanca, es decir, que los indultaran, pero ahora no se lleva. Es increíble lo que la fatiga puede hacer en organismos, instituciones e inconscientes colectivos. Desengáñense señores poderosos o con aspiraciones, hoy en día el poder ya no es lo que era. El escrutinio es constante y el desencanto cada vez llega antes. Ya lo decía nuestro admirado Moisés Naim en su último libro.

En cuanto a ustedes, como consumidores de gasolina que son, pues también hoy deben sentir cierto agradecimiento, si es que alguna vez en un universo menos oligopolístico la bajada del precio del crudo llega al cliente final. La OPEC ha decidido mantener su producción. En un lado del ring estaban saudíes y demás productores del golfo y en el otro la pareja irano-venezolana, que quería un recorte significativo de la producción porque sus presupuestos son más sensibles a la evolución del precio del crudo y necesitan un barril más caro a efectos presupuestarios. El caso es que a los saudíes les resulta más fácil incrementar la producción cuando es necesario que hacer recortes en épocas de vacas flacas. En medio los rusos, que tampoco es que estén que lo tiran, creen que la caída del precio hará que muchas explotaciones de nuevo cuño para las que el break even empieza a partir del 100 USD/ barril, dejarán de producir, por lo que el petróleo volverá a subir. Es muy meritorio que el Ministro Novak, al que imaginamos creciendo entre estatuas de Lenin, montones de nieve y discusiones sobre la colectivización, tenga esa fe tan grande en los mecanismos correctores de los mercados. Ni que hubiera estado haciendo gráficos del cruce entre la oferta y la demanda toda su vida. Demos gracias por la capacidad adaptativa del ser humano ministro ruso.

Y mientras en un lugar del mundo Obama indultaba un pavo, en el Parlamento Europeo Mr Juncker superaba la moción de censura por el caso Luxleaks. No podía ser menos en el día después de su puesta de largo al frente de la Comisión para presentar el tan anunciado “Plan de Inversiones de la Comisión Europea para impulsar el crecimiento de la Zona Euro”. Título largo y explicativo para terminar llamándolo “plan Juncker” . ¿Vanidad deliberada?

En esencia, dicho plan pretende crear un sistema de incentivos que facilite la participación del capital privado en un programa de inversiones en Europa, pero minimizando el compromiso de los recursos públicos. El objetivo es decirle a los inversores privados algo así como “anímense, que el primer euro lo pongo yo”, dando respuesta, señala Jyrki Katainen, vice-presidente de la Comisión Europea, al interés manifestado por parte de muchos inversores institucionales de invertir en Europa, pero que se encuentran ante el problema de no poder identificar proyectos viables. El plan Juncker no sólo se los señala sino que lleva a los inversores de la mano. Los proyectos de mayor peso serán en infraestructuras (30%) y transportes (25%). Y todo ello sin que aumente la deuda pública, que no estamos para esas cosas.

Por supuesto, no habiendo terminado de exponer el plan a Mr Juncker ya le llovían las críticas. Es lo que toca. Que si planes similares no han tenido efectos, que si la contribución del sector privado que se baraja es poco realista… Siguiente parada: validación de la propuesta a mediados de diciembre en el Consejo Europeo.

Nosotras desde aquí rompemos una lanza. No tanto por Mr Juncker sino por el cambio en el discurso fiscal hacia un tono más neutral, actuando incluso como revulsivo para la política monetaria. Pilar del Draghinomics, que dicen.

Y todo ello con el beneplácito de Alemania. La misma Alemania que acaba de aprobar unos presupuestos en los que por primera vez desde 1969 los gastos son inferiores a los ingresos. Para compensar la contención presupuestaria, se acompaña de un plan de infraestructuras de 10.000 millones de euros, el 0,3% del PIB, a aplicar entre 2016 y 2018. Testimonial.

Sección de política monetaria, ¿novedades? Todas y ninguna. China rebaja tipos, Rusia y Brasil condenados a subirlos, el BoJ condenándose a si mismo, la Fed normalizando su postura, y el BCE gestionando no sólo la situación económica sino también su dinámica interna. Hace tiempo que por Frankfurt los analistas se cruzan por la calle y con aire de resignación intercambian un “es la política, estúpido”: dovish contra hakwish, neo keynesianos contra austríacos, draghi contra weidman, Francia e Italia contra Alemania.

Dos frentes con una preocupación común, eso sí, la persistencia de la inflación por debajo del nivel objetivo; los matices aparecen  en la prisa por actuar. Draghi quiere hacerlo ya, o al menos eso deja claro en sus discursos más recientes en los que no hace falta leer entre líneas. La semana que viene tenemos reunión, nada se espera, porque lo interesante llegará algún día del primer trimestre de 2015 cuando en el BCE ponga sobre la mesa los resultados de las compras de ABS, de los CB, los TLTROs, la evolución y expectativas del IPC, etc, y con todo decida si ha llegado a hora de ser transgresor y más heterodoxo o sigue funcionado la dialéctica.

Un ministro es una cosa muy seria

 

Buena semana.

Lo más leído