Gracia Campos (Deutsche Bank): “Premiamos la flexibilidad demostrada durante un ciclo como mínimo”


Deutsche Bank es uno de los bancos españoles con mayor protagonismo en fondos de inversión y arquitectura abierta. De su patrimonio total en productos de inversión (bonos, acciones, fondos y estructurados), más del 40% se corresponde con fondos. Además, desde 2001 su asesoramiento y gestión de carteras se hace tanto a través de fondos propios como de terceros, servicios donde los segundos cobran un gran protagonismo.

Así lo asegura Gracia Campos, responsable de Fondos del Centro de Inversiones de Deutsche Bank: “Queremos a los mejores gestores del mundo gestionando el dinero de nuestro clientes”. Pero, en líneas generales, ¿qué le piden a estos gestores? Según Campos, “que sean asset allocators verdaderamente flexibles, con enfoque patrimonialista pero también con un buen ratio de captura”. Esta exigencia de filosofía -junto a requisitos cuantitativos mínimos como cuatro años de track record y en torno a 100 millones de euros en activos- podría traducirse como consistencia en el tiempo. “Premiamos la flexibilidad demostrada durante un ciclo como mínimo”, es decir, que el gestor o equipo de gestión del fondo en cuestión proteja la cartera en primer lugar (que mitigue las caídas de mercado) y que, después, también sepa añadir rentabilidad (que no se pierda las subidas).

Si en un principio eran una decena las gestoras que formaban parte de la plataforma de fondos de Deutsche Bank, en la actualidad ascienden a más de 40 firmas. Deutsche Asset Management está creciendo especialmente en fondos flexibles, donde destaca su gama DB Talento, con casi 500 millones bajo gestión y compuesta por tres perfiles de rentabilidad-riesgo distintos: DB Talento Gestión Conservadora, DB Talento Gestión Flexible y DB Talento Bolsa Global. La idea de estos fondos de fondos de autor es albergar entre ocho y 12 productos en cartera y que todos pesen lo mismo. “No queremos gestionar a los gestores”, defiende Campos. Los dos primeros son fondos puros de asset allocation, mientras que el tercero se trata de un fondo de renta variable internacional.

El DB Talento Gestión Conservadora diseña la mitad de su cartera con fondos y la otra mitad con productos y activos monetarios como ETF, renta fija a corto plazo o depósitos. En el extremo opuesto, el DB Talento Bolsa Global se divide por regiones y se seleccionan los mejores fondos de cada área, sin que entre a formar parte el asset allocation de cada gestor. Pero es realmente el DB Talento Gestión Flexible quien mejor encarna la filosofía de inversión de Deutsche Bank.

El DB Talento Gestión Flexible, la piedra angular

Como recuerda Campos, “la rentabilidad de una inversión proviene en un 90% de las decisiones de asignación de activos, por un 10% que procede solamente de la elección de bonos o acciones dentro del activo asignado”. En el DB Talento Gestión Flexible, cerca de una decena de fondos componen la cartera, de casas como Invesco (Invesco Global Targeted Return e Invesco Pan European High Income), BNY Mellon (BNY Mellon Global Real Return), M&G (M&G Dynamic Allocation), Nordea (Nordea 1 Stable Return), Flossbach von Storch (FvS Strategies Multiple Opportunities), Cartesio (Pareturn Cartesio Income) o la propia Deutsche (Deutsche Concept Kaldemorgen y DWS Concept DJE Alpha Renten Global).

Como curiosidades, el fondo Cartesio Income, la versión luxemburguesa de Cartesio X y gestionado por Juan Antonio Bertrán, Álvaro Martínez y Cayetano Cornet, es el único fondo español presente en los DB Talento. Busca revalorizar el capital en términos reales a largo plazo, así como superar la relación rentabilidad-riesgo del índice MSCI Pan Euro, e invierte principalmente en renta variable en un número reducido de valores.

Por su parte, el fondo BNY Mellon Global Real Return, gestionado por Aron Pataki, Suzanne Hutchins y Iain Stewart, ha sido el último fondo en ser incorporado. Puede invertir en renta variable, renta fija, REIT y materias primas con un enfoque global y el uso de derivados sencillos como cobertura. Persigue una rentabilidad de una tasa de efectivo (Euribor 1 mes) más un 4% anual, con un horizonte de cinco años. Deutsche Asset Management Alemania lo introdujo en su gama homóloga a finales de 2015, y Deutsche Asset Management España hizo lo propio un año más tarde, a finales de 2016. “Funciona muy bien en toda clase de entornos. En mercados bajistas no cayó mucho, y en mercados alcistas, aunque no subió mucho, tampoco defraudó”, explica Campos.

Es a la hora de invertir en renta variable con enfoque de retorno absoluto cuando la responsable de Fondos de Deutsche Bank mayores problemas ha de afrontar. “Nos cuesta encontrar fondos de este tipo, la mayoría están cerrados para nuevas entradas por decisión de las propias gestoras, ya que han llegado al límite de su capacidad”, señala. Reconoce que, dentro de este activo, le gustaría poder recomendar a sus clientes la inversión en el fondo BlackRock Strategic Funds-European Opportunities Extension, cerrado a nuevas suscripciones y gestionado por David Tovey, un fondo que busca maximizar los beneficios totales mediante el uso de una estrategia de extensión (posiciones largas y posiciones cortas, donde los beneficios de estas segundas se utilizan para comprar posiciones largas adicionales) en compañías europeas de pequeña y mediana capitalización.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente