Gowex: el presunto fraude de una "penny stock" a la española


La confesión del presidente de Gowex hace justo una semana pone de manifiesto la necesidad de contar con analistas, que desde el rigor y la buena praxis, sometan a cada empresa  al rigor de la lógica financiera. En este caso han fallado los supervisores -con la cnmv a la cabeza-.  Nadie en nuestra España fue capaz de advertir de la e entelequia que suponían los estados financieros de la compañía.
Las dudas subyacentes más importantes eran dos: de dónde sacaban los ingresos y qué es lo que justificaba que una compañía con una capitalización de 50 Mn€ al inicio de su cotizacIón en el MAB hubiera multiplicado por 30 la misma tan sólo cuatro años después.
Este caso nos retrotae al segmento de las "penny stocks" (acciones con una cotización y una capitalización muy bajas) americanas que sirvieron a Jordan Belford (el lobo de wall street) para cometer sus primeros fraudes. No deja de ser un curioso paralelismo que el fundador de Gowex trabajara en su juventud para una de esas compañías americanas.
El inversor en Gowex ha sufrido un presunto abuso de mercado (tipificado en los art. 84 y ss. de la Ley del Mercado de Valores 24/1988 de 28 de julio) y una presunta estafa. Quizás lo único que se le pueda reprochar es que todo inversor debe preocuparse por conocer intensamente el modelo de negocio de las compañías en las que invierte.
Machado y el propio Buffett han hablado sobre la diferencia entre valor y precio. El primero dijo que sólo el necio confunde ambos. El segundo aquilató que "el precio es lo que pagas, el valor es lo que recibes". La diferencia entre ambos conceptos tendía a infinito en Gowex porque su valor -tal y como señaló Gotham City Research- es cero euros.
Otra reflexión interesante es acerca de la auditoría de cuentas y la capitalización. Un caso como el de Gowex no tendría que haber ocurrido. La CNMV debe contar con los medios humanos y materiales para que su función supervisora se cumpla en todo momento. 
El caso Gowex no puede cercenar el MAB. El MAB constituye un segmento de  mercado que ofrece alternativa de financiación a las pymes. Se necesita reforzarlos mecanismos de control. A este respecto cuatro empresas cotizadas han anunciado supaso al mercado continuo y dos más han anu nciado un cambio de auditores.
Recuerdo una conversación que mantuve con la consejera delegada de una empresa familiar en la que me manifestaba sus dudas y falta de confianza en el MAB. Para restituir la confianza se debe reforzar las medidas de control y supervisión.
Hoy lunes Jenaro García declara anteel juez Pedraz. Debe esclarecer mucho. Para empezar debe aclarar si conto con la connivencia y colaboración de otros para cometer los presuntos hechos delictivos. Esperemos que por el bien del MAB, de las empresas, y de la comunidad financiera e inversora se aclaren cuanto antes todos los detalles.