Gonzalo Rengifo (Pictet AM): “Entramos en un mundo que va a ser distinto y hay que pensar en cuál va a ser el nuevo new normal”


De las crisis de mercado se aprende y los inversores españoles ya llevan muchas a sus espaldas. Tantas que les han servido para adquirir una gran madurez a la hora de afrontarlas, en román paladino saber qué hacer y qué no cuando vienen mal dadas. Y lo que han aprendido, a juzgar por el temple con el que están afrontando la crisis provocada por el coronavirus, es a dejar de lado sus emociones y evitar la tentación de salir corriendo, para centrarse en construir una cartera a largo plazo robusta, diseñada para alcanzar los objetivos del inversor. “Lo que hemos visto por parte de los clientes españoles en esta crisis es un cambio de mentalidad radical. En general están primando el medio y largo plazo al corto plazo”, revela Gonzalo Rengifo.

En una entrevista con FundsPeople, el director general de Pictet AM en Iberia y Latinoamérica explica que la gran prueba de este cambio de mentalidad está en que las salidas de dinero de fondos en 2020 está siendo muy modesta, sobre todo si tenemos en cuenta la magnitud del desplome sufrido por los mercados. “En renta variable internacional las cifras muestran casi flujos positivos. Esto demuestra claramente que el inversor español está mirando las cosas con mayor tranquilidad que en crisis pasadas. Más que tomar decisiones precipitadas están procediendo a hacer un análisis sosegado de posibles escenarios y a identificar a empresas y sectores ganadores y perdedores en esta crisis. El asesor financiero está jugando un papel cada vez más relevante. Eso es evidente”, asegura.

Y esto, según Rengifo, es muy importante porque, aunque la situación que tenemos por delante es de total incertidumbre, con unos datos macro que apuntan a caídas del PIB brutales en los que existe poco margen para sorpresas positivas, pararse a analizar quién saldrá reforzado de esta crisis es clave. Eso es lo que actualmente está viendo en el inversor español: una actitud muy constructiva a la hora de posicionarse para capturar esas oportunidades. “Parece muy claro que algunos sectores se van a ver muy castigados por la pandemia, como es el caso del hotelero o el de las aerolíneas. Sin embargo, también hay quien saldrá mucho más fortalecido. Veo dos oportunidades clarísimas: digitalización y todo lo relacionado con la biotecnología y la salud”.

En su opinión, ambos son sectores donde el crecimiento se verá exacerbado como consecuencia de los nuevos hábitos de la población. En el ámbito de la digitalización, por ejemplo, señala a las empresas con modelos de negocio  con pocos activos fijos y abundante generación de flujo de caja, comercio digital, data, pagos electrónicos y entretenimiento online. “Todo lo que gira en torno a la economía digital saldrá favorecido. El mundo virtual va a tener un papel más relevante”, señala.

A nivel regional, todo apunta a que el área geográfica que saldrá más reforzada en esta crisis será Asia. “Todo el mundo está mirando cómo va a funcionar el mundo en los próximos dos años. Y la respuesta parece que ser Asia, región que concentra más del 60% de la población mundial. Para este año el FMI pronostica caídas del PIB del 7% en Europa y del 6% en Estados Unidos, pero un crecimiento positivo del 1,2% en Asia. Esto es muy revelador”.

En su opinión, para tratar de atisbar quiénes serán los ganadores hay que atender a las señales que lanza el mercado. Pone el ejemplo de lo que está sucediendo con el rublo. “En otras crisis del petróleo, con bajadas tan fuertes del precio del barril, esta divisa podía perder un 50% de su valor. En esta ocasión, sin embargo, se ha apreciado. Rusia es uno de los ganadores en la guerra del petróleo. Con un Brent entre los 15 y los 20 dólares sigue teniendo equilibrio presupuestario. Por encima de 20 dólares aumentan sus divisas y reservas. Cuenta con empresas líderes, que tienen el mejor cliente del mundo, Europa, y además son proveedores estratégicos también de Asia”.

Poner las luces largas

Los modelos de la firma suiza indican que 2020 empezaba con unos mercados extremadamente caros, en los que existía poco valor y con unas rentabilidades esperadas brutas sin inflación a cinco años en renta variable europea y americana de entre el 1% y el 3%. Ahora estos mismos modelos proyectan retornos en torno al 6% anual en EE.UU. los próximos cinco años.

“Una de las cosas más importantes en estos momentos es poner las luces largas, ya que, si se hace esto, el horizonte se despeja. Como inversores tenemos que entender que entramos en un mundo que va a ser distinto y debemos pensar en cuál va a ser el new normal. ¿Hay oportunidades? Sí. ¿Tenemos ser cautelosos? También. Y, además, debemos asumir que vamos a vivir en un entorno de mercado muy volátil”, augura.

A Rengifo no le cabe ninguna duda de que los datos macro que se van a publicar serán duros. La buena noticia es que las autoridades han sabido reaccionar. “Las políticas puestas en marcha por los bancos centrales en lo que respecta a inyecciones monetarias equivalen al 13% del PIB global. Y las políticas fiscales al 4%. En Japón, por ejemplo, se han anunciado medidas de política monetaria y fiscal equivalentes al 20% del PIB nipón. Son iniciativas que, por su envergadura, no tienen precedentes. Tanto los gobiernos como las autoridades monetarias están haciendo un esfuerzo brutal. La respuesta ha sido muy rápida y contundente y va a tener efectos mucho más positivos de los que los mercados están descontando”.

Fortalezas que está demostrando la industria…

El director general de Pictet AM para Iberia y Latinoamérica destaca que, en esta crisis, la industria de gestión de activos está mostrando una gran fortaleza en dos aspectos muy importantes.

“Por un lado, el sector ha sido capaz de poner a trabajar a sus profesionales desde casa manteniendo los niveles de servicio y contacto con el cliente previos al confinamiento. Lo ha hecho recurriendo a webcast, aportando información actualizada sobre visión de mercado, estrategias de inversión, posicionamiento de carteras… Esto ha sido muy bien recibido por parte de los clientes. Por el otro, también es reseñable que los mercados han atravesado un momento crítico, en el que hubo tensiones de liquidez en la parte corta de la curva, algo a lo que no estábamos acostumbrados. Incluso hubo problemas de liquidez en repos en dólares. La Reserva Federal supo subsanarlo. Y, sin embargo, no se han producido cierre de fondos”, subraya.

… y alguna debilidad

Eso no significa que todo haya funcionado bien. A nivel de resultados, esta crisis ha vuelto a poner de manifiesto la calidad de la gestión. En el mundo de los multiactivos, esto ha sido muy evidente. “Ha habido mucha dispersión. Dentro de la categoría de mixtos conservadores ahora se puede distinguir cuáles en realidad están haciendo una gestión conservadora y cuáles no tanto. En algunos casos productos con presupuestos de riesgo del 5% llevan rentabilidades del -10%. Dentro de los mixtos agresivos puedes encontrar fondos con objetivos de volatilidad del 10% que en el año pierden un -18%. Esto deja claro quién ha cumplido y quién no”.

En el mundo de la gestión alternativa ocurre lo mismo. Algunas estrategias que decían ser neutrales al mercado acumulan descensos muy significativos. A este respecto, Rengifo destaca el buen funcionamiento de algunos fondos long/short que comercializa su casa, como el Pictet Mandarine, que en 2020 acumulan retornos positivos del 3%. En su opinión, las estrategias que aportan descorrelación jugarán un papel más relevante en las carteras, como también es el caso de las infraestructuras (en Europa se prevé que la política fiscal expansiva genere inversión en proyectos verdes) o deuda distressed. “Son estrategias que aportan valor. El Pictet Alt-Distressed & Special Situations ha llevado un 12% en el año”, destaca.

Por último está la parte de sostenibilidad, donde en Pictet AM siguen apreciando mucho interés por parte de sus clientes. “Los inversores quieren invertir en buenas ideas pero, a la vez, que tengan un impacto positivo a nivel de ASG, lo que denominamos las soluciones de inversión ASG 3.0. Esto va a pegar muy fuerte. En la práctica, significa que nuestros clientes van a querer invertir en sectores o industrias que sean una oportunidad de negocio, pero siempre y cuando se les informe de cuáles son los resultados en términos ASG”.

En la gestora helvética han integrado los criterios ASG en todas sus estrategias de renta variable y fija long-only. Además, tienen en cuenta la huella medioambiental completa a nivel global de las empresas, por el marco científico de nueve límites medioambientales de la Tierra de Stockholm Resilience Centre, que incluye, además de emisiones de CO2, lo cual Rengifo considera algo obsoleto como única medida, la acidificación, contaminación química, cambios de uso del suelo y agotamiento de suministros de agua dulce. Adicionalmente, publican la contribución a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas para 2030 en todas las inversiones temáticas de renta variable.

“A la hora de hablar de sostenibilidad, muchos inversores se han quedado en la huella de C02. Ahora de lo que se trata es de conocer cuál es la huella medioambiental de una empresa a nivel global. Hemos abierto una brecha. Cada vez se le dará más importancia a esto”, concluye.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 3 4 Siguiente

Lo más leído