Golden Age, de Lombard Odier


En los países desarrollados el porcentaje de población de más de 65 años crece tres veces más rápido que las generaciones jóvenes. Adicionalmente, los jubilados de hoy día cuentan con una posición financiera desahogada, beneficiándose de retornos atractivos en las inversiones efectuadas durante los años 80 y 90. Es de esperar, por tanto, que las empresas que sirven a estas generaciones de baby boomers, nacidos tras la Segunda Guerra Mundial, deberían disfrutar de un crecimiento de mercado superior y sostenible.

Se estima que hacia el año 2050 habrá 2.000 millones de habitantes en el mundo con más de 60 años de edad, suponiendo una quinta parte de la población. A finales de esa década, la capacidad adquisitiva de este grupo se espera que supere los 15.000 billones de dólares (aproximadamente 13.000 billones de euros). Pero la oportunidad es ya enorme, con un 70 por ciento de la renta disponible en manos de la población de más de 50 años en EEUU.

Lombard Odier Investment Managers identificó esta oportunidad, invirtiendo en una cartera de compañías que se benefician de esta tendencia global a través del fondo LO FUNDS - GOLDEN AGE (USD) que en su clase I de capitalización obtenía el pasado año una rentabilidad de 24,95 por ciento, según VDOS, y un 79,33 por ciento a tres años.

La población de mayores no sólo posee una parte importante de los activos financieros de los mercados desarrollados, sino que además puede apoyarse tanto en ahorro personal como en pensiones bastante generosas, siendo menos vulnerables a posibles recesiones económicas.

La gestora ha identificado 500 empresas que obtienen una parte significativa de sus ingresos a partir de este segmento de población. Entiende que, si la cotización de una compañía se aprecia en línea con el crecimiento de beneficios, la cartera del fondo debería generar un comportamiento superior respecto al mercado a lo largo del tiempo, incurriendo en un menor coste por volatilidad. El fondo se gestiona con el objetivo de obtener retornos relativos competitivos, ajustados por riesgo, de forma que su ratio de Sharpe sea superior a la de su índice de referencia, el MSCI World USD Hedged, tanto por generar retornos más elevados como por conseguir menores niveles de volatilidad.

El equipo gestor lo integran Johan Utterman y Meret Gaugler,  gestor y co-gestor del fondo respectivamente. Johan Utterman se incorporó a Lombard Odier IM en junio de 2008 como Analista Senior del sector Salud para el fondo 1798 Fundamental Strategies. Con anterioridad, Johan fue Analista Senior de Tecnología y Equipamiento Médico en HBK Investments. Fue también Analista del sector Salud en Hunter Global Investors entre 2005 y 2007 y Analista Financiero del mercado europeo en Fidelity Investments. Pasó un tiempo también en Banca de Inversión, en Salomon Brothers y Morgan Stanley, habiendo comenzado su carrera como generalista en el departamento de Fusiones y Adquisiciones de Morgan Stanley, antes de llegar a ser Vicepresidente del equipo de Banca de Inversión del sector sanitario en Morgan Stanley. Se licenció en Económicas con especialidad en Finanzas por la Wharton School de la Universidad de Pensilvania en 1995.  

El tema del envejecimiento de la población ayuda al equipo gestor a encontrar inversiones atractivas en varios sectores y geografías que deberían crecer más rápido que el mercado de forma sostenida. Sin embargo, desea evitar pagar un precio elevado siguiendo un estilo de inversión en Growth at a Reasonable Price (GARP) o Crecimiento a Precios Razonables y son disciplinados en cuanto a la toma de beneficios. Invierten únicamente en compañías con flujos de caja positivos que no presentan un riesgo binario significativo.

El universo de inversión incluye compañías globales líquidas, que derivan un 50 por ciento de sus ingresos del segmento de población con 55 años de edad o superior. El fondo es oportunista en cuanto a su asignación geográfica y sectorial, invirtiendo mayoritariamente en los sectores de salud, financiero y de consumo de mercados desarrollados. Compañías que, actualmente, incluyen tanto farmacéuticas como hospitales o dispositivos auditivos, asesores financieros que planifican planes de pensiones,  compañías inmobiliarias cotizadas o Real Estate Investment Trusts (REITs), cruceros, cosméticos y operadores turísticos. Adicionalmente, sectores tales como tecnología probablemente lleguen a ser una adición al tema de envejecimiento del fondo, manteniendo asimismo la puerta abierta a los desarrollos en robótica o a las crecientes inversiones de Google en proyectos relacionados con la salud.

La cartera incluye entre sus mayores posiciones compañías como Actavis     (4,51%) Cemer (3,89%) Blackrock (3,63%) Service Corp. International (3,62%) y Danaher (3,24%). Los mayors porcentajes por sector corresponden a Salud (46,23%) Consumo Discrecional (23,42%) Financiero (15,11%) Consumo Básico (6,23%) e Industriales (4,39%) mientras que por país EEUU (61,30%) Europa (15,99%) Suiza (11,37%) y Japón (5,60%) aportan los mayores porcentajes.

La evolución histórica por rentabilidad de este fondo lo sitúa entre los mejores de los fondos sectoriales, en el primer quintil, durante 2011, 2013 y 2014, batiendo al índice de su categoría durante 2012. A tres años su dato de volatilidad es de 10,58 por ciento, que se reduce hasta 8,66 por ciento en el último año, periodo en que registra una Sharpe de 3,19, con un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 6,79 por ciento. Tratándose de la clase institucional, la aportación mínima requerida para suscribir este fondo es de 1 millón de francos suizos (aproximadamente 1 millón de euros) aplicando una comisión fija de 0,75 por ciento.

Hoy día, la tendencia de envejecimiento de población beneficia a las compañías de salud, financieras y de consumo. A medida que las enfermedades crónicas van en aumento, los jubilados planifican más frecuentemente complementar sus ingresos en esta etapa de su vida, al mismo tiempo que viven más activamente, disponiendo de más tiempo para disfrutar de su patrimonio. En salud, sin embargo, hay que ser cuidadosos e invertir solamente en productos y servicios sufragados por los estados o siguiendo formulas de copago, sino yendo directamente a aquellos que se benefician de la capacidad adquisitiva de baby boomers y jubilados.

Los resultados alcanzados por el fondo en los últimos tres años, en que consigue combinar retornos superiores con un nivel de controlada volatilidad, posicionan a este fondo entre los mejores de su categoría y lo hacen merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Para información más detallada, pulsar aquí.