Gol al PIB


Nuevo post del blog de María Folqué y Montserrat Formoso de Funds People.

Pueden disimular, pero no cuela. Ya sabemos que el italiano en el que una significativa mayoría de ustedes está pensando no es Mario Draghi, sino Rizzoli, el árbitro del primer partido de España. No se preocupen, lo tenemos asumido. Tanto, que no podemos dejar de unirnos a la fiebre de predicciones que consume a los mercados con lo del mundial. No vamos a llegar tan lejos como Goldman Sachs (en ningún aspecto, por cierto) y su algoritmo, que dan como ganadora a la selección brasileña. No, se imponen la modestia, el conocimiento de los propios límites e incluso un poco de desinterés. Pero aquí van nuestros pronósticos: se va a producir un aumento considerable del consumo de cerveza en varias regiones del mundo y la cifra 2.208 va a cambiar.  2.208 es el número total de goles marcados en la historia del mundial de fútbol, 163 de penalti, 33 en propia puerta y 57 en la prórroga, incluido el que más no gusta, el de Iniesta en el 2010. Mucho más no les podemos decir.

Bueno venga sí. Demos unas pinceladas sociales, que al fin y al cabo esto pasa en Brasil y no en Renania Westfalia. Puestos a medir rentabilidades ¿cómo se puede medir la rentabilidad de uno de estos eventos? ¿Por la imagen, el subidón del país, las infraestructuras que quedan, la afluencia de turistas?. En cualquier caso hay que descontar todas las distracciones que pueden ocurrir y que al parecer cuando la FIFA y el Comité Olímpico andan de por medio son lo que viene siendo la práctica consuetudinaria. Leemos en el blog 3500 millones de El País, que “la FIFA  y sus empresas asociadas y subsidiarias se benefician  de importantes exenciones fiscales. De esta forma, según el Tribunal de Cuentas de la Unión se ahorrarán en impuestos 322 millones de euros”. Estas exenciones se las impone la FIFA a los países anfitriones y suponen que las compañías “pueden importar, sin hacer frente a la obligación tributaria correspondiente, todo tipo de productos, desde alimentos y combustibles a trofeos, medallas y materiales de construcción. Tampoco pagarán impuestos por la celebración de seminarios, banquetes, ceremonias de inauguración y clausura”. Pues ala, 322 millones menos para Brasil, pero no preocuparse que perderse, no se pierden, seguro que no, Señor Blatter.

Y tal como están las arcas por el mundo adelante no es para hacerle un feo a los impuestos. Estos días está teniendo mucho eco mediático la petición de los inspectores de Hacienda a favor de legalizar la marihuana y la prostitución y que compute en el PIB. Será que los funcionarios de Hacienda ya no saben de donde rascar, será que como se va a seguir haciendo pues “para que se lo lleve otro…”, o será que la Comisión Europea exige que a partir de septiembre de 2014 todos los estados incorporen a la estimación de su Renta Nacional Bruta los flujos procedentes de actividades ilegales, como la prostitución, la producción y tráfico de drogas o el contrabando. De momento los titulares insisten en que el PIB de 2010 se podría revisar al alza entre el 2,7% y el 4,5% (entre 27.000 y 45.000 millones), cifras jugosas con las que entrarle al debate en la calle.

En nuestra sección de “mercados, bancos centrales y burbujas” nada nuevo que añadir salvo los 25.428 millones de euros que los bancos han dejado de depositar en el BCE desde el pasado martes. ¿Qué camino seguirá ese dinero? Pues parte contribuirá a revalorizar el precio de los activos financieros, y parte irá a la economía real impulsando el crecimiento económico. Y quién sabe si algo de los 25.000 millones va ya camino de los negocios de alto carry antes mencionados. Inyecta que algo queda, ese es el lema, que nosotras aquí no venimos a dar lecciones de moral. Y menos en una semana en la que disfrutamos tanto del respiro de Mario Draghi como del respiro que se han dado los propios mercados a sí mismos. Una pequeña corrección es sana, podrían decir a muchos de sus clientes, porque el nuevo riesgo de los mercados es la ausencia de riesgo y el exceso de complacencia que se dice tienen los inversores ante los niveles mínimos en los que se encuentran los índices de volatilidad. Así que de lo que se habla es de riesgo de complacencia -o de arrogancia, como señaló Mohamed El-Erian -, derivado de, primicia absoluta, las políticas monetarias de tipos cero. ¿Pero quienes somos usted y nosotras para juzgar las acciones de los bancos centrales? No vayas contra la Fed… Ni contra el BoJ. Ni contra el BCE. Ni contra los chamanes peruanos, y por si acaso tampoco contra Cameron.

Porque a Juncker le va en aumento el dolor de muelas, que visto lo visto es con lo que se va a quedar, ya que le van saliendo al paso nuevos detractores. Culebrón sin lagrimeo que encierra el debate sobre quién ha de elegir al representante de la Comisión y qué visión de Europa se quiere en el futuro, y que podría resolverse con la renuncia voluntaria de Juncker… veremos. La prensa británica ha desembarcado en Luxemburgo para investigar sobre su vida, lo que viene siendo encontrar trapos sucios y airearlos a doble página. De momento The Sun ya ha sacado una relación de Juncker con los nazis en tanto que su padre fue obligado a alistarse en el ejército alemán… ay ay ay, el sensacionalismo. Pobre pupilo de Angela que va perdiendo apoyo: el ministro de finanzas alemán fue preguntado esta semana si estaba seguro de que Juncker llegaría a presidir finalmente la Comisión: “Estoy tan seguro como se puede estar”, respondió. Cristalino.

Pero qué importa Juncker si el interés de todos ustedes para las próximas semanas está en Brasil. Nosotras lo sabemos y ustedes lo saben, por eso nos ausentaremos unas semanas para volver en julio con más fuerza, sobre todo mental.

"¿Quién es mi currucucu, eh, quién?"

 

Buena semana, disfruten de los goles y si son de la roja mejor.

 

 

Lo más leído