Goirigolzarri: “Bankia Fondos es parte medular de Bankia”


Un asesoramiento de calidad, un mejor diseño de los productos de inversión e importantes inversiones en tecnología son algunos de los retos más importantes a los que se enfrenta la industria de gestión de activos en los próximos años. José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, es consciente de ello, y por eso defiende la importancia de este sector en el nuevo posicionamiento de la entidad.

En el último ejemplar de Fondo a Fondo, la revista corporativa sobre fondos de inversión y planes de pensiones del banco español, califica a Bankia Fondos, la gestora de la entidad, como “parte medular de Bankia”, especialmente desde noviembre de 2012, cuando la compañía presentó su plan de reestructuración.

Destaca en la publicación la importancia que tiene para Bankia su gama mixta de fondos perfilados, denominada Bankia Soy Así. Sus tres perfiles de riesgo (Cauto, Flexible y Dinámico) aglutinan 1.890 millones de euros en activos bajo gestión. La entidad también cuenta con la gama Bankia Evolución, con enfoque de retorno absoluto en su caso, también con tres perfiles de riesgo (Prudente, Moderado y Decidido) y con 2.560 millones gestionados, según Morningstar.

En total, ambas gamas suman 4.450 millones en activos, un 35,5% del patrimonio total en fondos de inversión gestionado por Bankia Fondos en la actualidad, según Inverco. Además, los fondos Bankia Soy Así Cauto y Bankia Soy Así Dinámico obtienen la calificación Consistentes Funds People en 2016, gestionados por el equipo liderado por Álvaro Martín Sauto.

BCE y MiFID II

El entorno de inversión actual se antoja complicado para los inversores. “La política de tipos de interés impulsada por el BCE ha distorsionado algunos paradigmas financieros, entre otros la rentabilidad ofrecida por la deuda pública, llegando al punto de que cada vez más países son capaces de financiarse a tipos de interés negativos”, recuerda Goirigolzarri. Por otra parte, “el riesgo medido por la volatilidad de los mercados se ha incrementado notablemente, principalmente debido a la periódica aparición de eventos no esperados”, y esto provoca que en los procesos de inversión haya que incluir factores de riesgo geopolíticos, macroeconómicos e, incluso, sociales, “que en otras circunstancias no se hubieran ponderado en igual medida”.

Asimismo, “se está realizando un importante esfuerzo en el rediseño y mejora de nuestros procesos para dar respuesta a las nuevas demandas de la normativa MiFID II, lo que facilitará un mejor y mayor conocimiento por parte del cliente de los productos y servicios que está contratando, así como de los costes en los que incurre”, justifica el presidente de Bankia.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído