Gibraltar quiere cambiar la regulación para atraer a proveedores de fondos


Gibraltar pretende quitar negocio a Luxemburgo y Dublín como parte de su impulso estratégico de convertirse en un centro internacional de servicios financieros. Según informa Investment Europe, el gobierno local planea abolir la actual regulación, que exige a un fondo y a su administrador tener la misma localización o domiciliación.

 

Así, pretende eliminar la regla relativa a la domiciliación en las próximas semanas y sustituirla por un sistema de autorización que permitirá a los fondos establecerse en el territorio incluso si su administrador no esté allí ubicado, según el ministro de servicios financieros Gilbert Licudi. El ministro aseguró, sin embargo, que el Gobierno será selectivo sobre qué fondos aceptará, añadiendo que “Gibraltar no abrirá la puerta a cualquiera”.

 

Y es que el territorio quiere aprovechar su pertenencia a la UE para establecerse como una puerta de entrada para gestoras internacionales dispuestas a acceder al mercado del Viejo Continente, lo que supondría un cambio estratégico de su posición como centro de servicios financieros para convertirse en domicilio para fondos internacionales.

 

Actualmente hay 150 fondos domiciliados en el territorio, una fracción de los 20.000 domiciliados en las islas Caimán. Credit Suisse, Barclays, Lloyds, RBS y Société Générale están entre los bancos internacionales que operan en Gibraltar, donde la industria de servicios financieros representa un tercio de su economía, según Retuters.

Lo más leído