Gestores chilenos: “Brasil siempre va a ser un mercado con gran potencial”… pero más con Aécio Neves


Un país más que afronta unas elecciones ante las que el mercado está y estará muy atento. Pero no es un país cualquiera, sino que es la gran economía de Latinoamérica y uno de los principales emergentes del Mundo. Brasil afronta elecciones presidenciales este domingo entre dos modelos que se antojan muy diferentes. Brasilia acogerá a Dilma Rousseff, que compite por ser reelegida, o a Aécio Neves, uno de los políticos mejor valorados del país tras desenvolverse como gobernador del estado Minas Gerais entre 2003 y 2010 y después como senador.

En los últimos tiempos el mercado brasileño parece haber perdido el atractivo del que había disfrutado a ojos de los inversionistas de todo el mundo. En 2014 la renta variable del país carioca ha funcionado bien. No en vano, los fondos chilenos de acciones brasileñas acumulan en promedio un 5,6% en rentabilidad en el año hasta el 15 de octubre, según datos de la AAFM, con varios productos en dos dígitos. Sin embargo, el crecimiento raquítico de la economía, la inflación y la falta de políticas que favorezcan una mayor apertura y competitividad del país a nivel económico, son ingredientes perfectos para la falta de confianza.

No obstante, “Brasil siempre va a ser un mercado con gran potencial”, asevera Valentín Délano (a la izquierda en la fotografía), gerente de estudios y riesgos de Principal Financial Group en Chile. “Se necesita incrementar la disciplina fiscal, reducir la inflación, realizar las reformas microeconómicas para aumentar la productividad y así, retomar un ritmo de crecimiento más cercano a su potencial”, agrega, como medidas necesarias para recuperar el brillo perdido.

“Brasil requiere señales claras tendientes a restablecer la confianza de los agentes”, opina Martín Benítez (en el centro de la foto), portafolio manager de Latam en LarrainVial AM. “Claramente ante un triunfo de Aécio y la garantía que da su ya anunciado ministro de Hacienda, Arminio Fraga, ese proceso sería prácticamente inmediato”.

Estamos ante un mercado grande que por su situación demográfica favorable, y por sus recursos naturales y humanos de muy buen nivel, ya de por sí es una economía atractiva para invertir, recuerda Simón Rosinsky (a la derecha en la fotografía), gerente de inversiones de renta variable de EuroAmerica Investments. “Pero durante los últimos años se ha avanzado poco en medidas que impulsen de manera natural el crecimiento económico, y la intervención del Estado en múltiples áreas de la economía se ha dejado sentir. Volver a estabilizar la inflación o quitar la presencia del Estado en algunos sectores, como es la intervención de precios de la gasolina vía Petrobras, o créditos subsidiados vía el BNDES, pueden ser un buen primer avance para volver a crecer. Sin embargo, en el largo plazo se necesitarán medidas adicionales como simplificar el sistema tributario, reducir los aranceles, abrirse al comercio global y mejorar la infraestructura del país, entre otros temas”, arguye Rosinsky.

Prácticamente hay consenso en que hasta que se conozca el resultado electoral, después de que todos los brasileños (están obligados) voten mediante un sistema electrónico, la volatilidad será la principal característica del mercado local. Después, los profesionales chilenos están de acuerdo con los managers de las gestoras internacionales en que Neves podría suponer una especia de ‘efecto Modi’ mientras que Rousseff sería más de lo mismo, y eso no ha resultado ser positivo en los últimos años.

Por ahora, la actual presidenta parte con ventaja en las encuestas, aunque si Aécio Neves puede aglutinar el voto de Marina Silva, tiene serias opciones. “Si gana Aécio se podría evidenciar una recuperación. La razón es que se supone que Dilma va a seguir con sus políticas de gobierno mientras que Aécio, al igual que lo hizo cuando fue gobernador de Minas Gerais, enfatizaría una mayor austeridad fiscal con un mayor impulso a la actividad privada y al control de la inflación”, indica Délano. “El ‘sprint’ final de Aécio frente a Marina Silva, pero también sobre Dilma porque ella sacó menos votos de los que la encuestas pronosticaban, dio esperanza al mercado de que ‘su candidato’ tenga una posibilidad cierta de ganar”, añade Martín Benítez. En la misma línea, Rosinsky resume: “El mercado ve en Neves la posibilidad de volver a generar confianza sobre los inversionistas por parte de Brasil. Dilma, por otro lado, es percibida como la continuación de un escenario económico similar al vivido durante los últimos dos años, con crecimientos muy bajos, inflaciones en la parte superior de la meta y un gasto fiscal que continúa creciendo por sobre los niveles prudentes”.

“Un buen vecino en el barrio”

Desde EuroAmerica Investments, Simón Rosinsky considera que el devenir de Brasil puede tener efectos en el corto plazo en el resto de renta variable latinoamericana pero no tanto en el largo plazo. “Al ser Brasil el principal y más líquido mercado de la región, mucho del flujo hacia los países latinoamericanos se mueve en línea con las expectativas sobre este. Por otro lado, algunas empresas de la región han invertido fuertemente en Brasil, lo que puede traer impactos por medios más indirectos. Todo esto podría explicar impactos de más corto plazo. En el largo plazo, creemos que los fundamentales de cada país serán los que prevalezcan”. Sin embargo, agrega, “es mejor tener un buen vecino en el barrio. Uno que crezca más, que tenga cuentas fiscales más sanas, que atraiga más inversiones y que finalmente, otorgue más oportunidades”.

Valentín Délano, de Principal, recuerda que se da casi por descontado el triunfo de Dilma Rousseff. Sin embargo, si no fuera así, “se podría generar un efecto positivo en la bolsa brasileña y que podría traspasarse a la región por varias razones. Puede ocurrir que los inversionistas que busquen aumentar su eventual exposición en Brasil deban hacerlo en la región, rebalanceando entonces su exposición a otros países del continente. Por otra parte, si se implementan en Brasil medidas pro-crecimiento pueden beneficiar tanto a los socios comerciales como a aquellos que invierten en él, como por ejemplo, las empresas chilenas con operaciones en ese mercado”. De la misma opinión es Martín Benítez, manager de LarrainVial AM, que comenta que si aumentan los flujos hacia Brasil lo harían también hacia la región afectando las valorizaciones.

Lo más leído