Gestión alternativa: pasado, presente y futuro


La regulación es una preocupación para los gestores de activos. También para los inversores. FATCA, EMIR (acrónimo de European Market Infrastructure Regulation) y la AIFMD han provocado una preocupación generalizada a nivel global. Los datos de la encuesta de State Street Survey así lo reflejan. En el caso de los hedge funds, el 40% de los gestores ven la regulación como uno de los mayores desafíos de cara a los próximos cinco años, mientras que el 43% de los que invierten en estos productos se muestran inseguros sobre el impacto que tendrá las nuevas propuestas regulatorias en sus inversiones. Hace un año, este porcentaje apenas alcanzaba el 18%.

En el marco de la XIII Conferencia sobre Gestión Alternativa celebrada en Madrid, Fabrice Cuchet, miembro del Comité Ejecutivo y responsable de gestión alternativa de Dexia AM, aseguraba que después del vendaval regulatorio vivido desde el año 2008, hemos entrado en una fase de desarrollo tanto en lo que respecta a la implantación de la nueva directiva AIFM para los fondos no UCITS como en el marco del nuevo esquema de compensación de productos derivados OTC con EMIR en Europa. “No hay que subestimar esta fase, ya requiere fuertes inversiones y decisiones estratégicas por parte de las sociedades de gestión”.

Según él, “tras el tsunami regulatorio sufrido durante los últimos cinco años, es momento de tomarse un respiro”. Después de cinco años de inundación de nueva normativa, es momento de centrarse en implementar adecuadamente lo que ya se ha aprobado. No vamos a ver muchas iniciativas adicionales en el ámbito regulatorio”. Esto, en su opinión, es muy importante ya que el nivel de ejecución de la nueva normativa en los diferentes países no es simultánea. “Alemania, por ejemplo, ha dicho que implementará AIFMD en 2014. Si quieres vender allí, tendrás que estar adaptado a la norma”.

Para el experto, la evolución reglamentaria que se ha vivido en la industria han reforzado al sector. Lo evidencian, a su juicio, los nuevos máximos en activos bajo gestión y el aumento del número de partícipes por parte de clientes institucionales (66% de los activos gestionados, frente al 47% del 2007). “El 30% de los fondos ofrecen una liquidez inferior a una semana en 2013, frente al 2% de 2008. La oferta se ha diversificado más y las estrategias long/short no representan más que el 27% del sector, cuando cinco años atrás suponían el 41%”, explica. Sin embargo, la rentabilidad cosechada durante los últimos tres años no ha sido satisfactoria.

¿A qué se ha debido?

Tal y como explica, de los seis periodos de retrocesos de más del 10% registrados por las bolsas mundiales en los últimos 11 años, cinco se han producido entre 2008 y 2012. Esto supone uno al año, algo muy atípico. “La influencia de los acontecimientos políticos en este comportamiento ha sido muy grande. Es en esos momentos cuando los gestores alternativos han tratado de hacer su  trabajo, reduciendo los riesgos para cumplir su objetivo de preservación de capital, lo que a su vez les ha hecho quedarse sin el rebote, a menudo rápido, que inmediatamente se producía a continuación. Gestionar el riesgo en periodos de incertidumbre política es muy difícil”, afirma Cuchet.

Por ese motivo, el responsable de gestión alternativa de Dexia AM considera importante relativizar las rentabilidades cosechadas por el sector, en apariencia inferiores a las expectativas, ya no difieren de los de los periodos precedentes. ¿Por qué a partir de ahora esto va a ser diferente y el inversor debe esperar unos mejores resultados? “El alejamiento de los riesgos sistémicos desde la intervención de Mario Draghi en julio de 2012 con su famoso ‘whatever it takes’ y el hecho de que los mercados vuelvan a centrarse en los fundamentales crea un entorno muy favorable para la gestión alternativa”, afirma.

Además, el experto recuerda que el rendimiento ofrecido por la gestión alternativa frente a los activos sin riesgo se mantiene estable en el tiempo. En este sentido, Cuchet explica que este exceso de rendimiento ha sido de entre el 3% y el 4% anual desde el año 2002. "Tienes que analizar la rentabilidad en función del exceso de retorno frente a la tasa libre de riesgo", afirma. En consecuencia, la capacidad de los gestores alternativos para generar alfa no se ha puesto en entredicho durante los últimos 10 años.

“En los últimos 18 meses hemos vuelto a la normalidad. Hemos dejado atrás las principales incertidumbres y entramos en una nueva era en la que probablemente habrá una pausa reglamentaria, un nuevo entorno para los rendimientos, con menos liquidez en los mercados y posibles alzas de tipos”. En un escenario de subida de las tires, el experto considera que los hedge funds lo van a hacer bien. "Es un entorno positivo para la industria. Crea dispersión y oportunidades de inversión para la gestión alternativa".

A su entender, “la nueva era confirmará el estatus de la gestión alternativa como herramienta esencial para la diversificación en una cartera. Históricamente, los periodos de subida de los tipos americanos a largo han sido favorables a la gestión alternativa. En los últimos 20 años, hemos observado ocho periodos de subida de tipos a largo americanos de más de 100 puntos básicos y siempre han sido muy positivos para la rentabilidad de esta clase de productos. En estas fases de mayor incertidumbre sobre los tipos de interés, los fondos de gestión alternativa presentan un perfil muy atractivo para los inversores”, sentencia Cuchet.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído