Gestión activa, límite de VAR y carteras de vencimiento fijo en moneda fuerte son las claves para el éxito en emergentes


TRIBUNA de Elena Villalba, directora general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica. Comentario patrocinado por Mirabaud AM

Pese a que el pasado verano no ha sido el mejor escenario para la deuda emergente, en Mirabaud estamos plenamente seguros de que sigue proporcionando un buen contexto y muy buenas oportunidades. Las previsiones de crecimiento que se barajan para las economías emergentes se mantienen estables, hacia, según el FMI, un 4,1% en 2019 y un 4,7% en 2020. A esto se suma que los mercados emergentes, en análisis global, continúan con una tasa de impago por debajo de su media histórica y un endeudamiento relativamente bajo frente al de los países desarrollados. Además, la inyección de liquidez que van a proporcionar los bancos centrales, precisamente para alejar el temor a un frenazo del crecimiento económico global, también ayuda a los mercados emergentes al frenar el alza del dólar.

El potencial de esta clase de activo es evidente, especialmente en el actual escenario de tipos que, previsiblemente, seguiremos viendo durante un tiempo. Es razonable que, aun así, haya inversores que puedan sentir cierto rechazo ante los riesgos que la renta fija emergente puede sufrir; pero, aplicando la estrategia adecuada, es posible beneficiarse de las perspectivas de deuda emergente minimizando esos riesgos. En este sentido, desde Mirabaud proponemos dos soluciones que están aportando buenos resultados: invertir en carteras muy flexibles, pero siendo muy estrictos limitando la volatilidad; o construir una cartera de bonos muy diversificada en activos específicos y de calidad, en dólares o euros, y esperar a vencimiento sin que la volatilidad a corto y los problemas de falta de liquidez nos desvíen del objetivo final.   

El fondo Mirabaud Global Emerging Market Bond es la solución que entraría dentro del marco de la primera estrategia, con flexibilidad para invertir en cualquier tipología de activo en renta fija, en dólar y moneda local, pero con un aspecto claramente diferenciador: incorpora un límite de VAR de entre el 3% y el 6%. Actualmente se encuentra en 4,5%, con una volatilidad del 4,3%. Este límite de VAR nos permite invertir en deuda emergente, pero con airbag. El objetivo es localizar las mejores oportunidades de inversión en cualquier momento del ciclo económico, pero no a cualquier precio ni en cualquier plazo. La TIR actual del fondo es del 11% y la duración de tres años. Esta estrategia requiere un modelo de gestión activa, especialmente por las posiciones que mantenemos en deuda emergente en moneda local, ya que solo así se pueden mitigar de manera muy eficiente los riesgos de estas divisas sin dejar de aprovechar las oportunidades presentes en este tipo de deuda.

Si nos centramos en el segundo marco estratégico de inversión que proponemos, vía carteras de vencimiento fijo, la herramienta que ofrecemos a nuestros inversores es Mirabaud Emerging Market 2024 Fixed Maturity. El fondo se lanzó el pasado mes de mayo y ya está cerrado a nuevas inversiones, pero ha mostrado una magnífica evolución, con una TIR estimada del 8% al cierre y una duración modificada de 3,14 años, diversificando en más de 30 países.

La herramienta a vencimiento, cada vez más demandada por nuestros clientes, es una clara apuesta de Mirabaud por la inversión dinámica de cara a cubrir las cambiantes necesidades de los inversores. Ofrece un alto grado de certeza en la rentabilidad esperada y reduce a un mínimo los crecientes problemas de liquidez en los mercados de bonos. El fondo tiene un perfil similar al de un bono sencillo, pero está dotado de la diversificación propia de una cartera de instrumentos de Deuda exclusivamente denominada en dólar, y se centra en la obtención de los atractivos rendimientos que ofrecen actualmente los emisores de los mercados emergentes.

Mirabaud Emerging Market 2024 Fixed Maturity sigue, fundamentalmente, un enfoque buy and hold de deuda corporativa, soberana y cuasisoberana.  Inicialmente, la estrategia se lanzó en dólares porque no consideramos la inversión en moneda local en un fondo con cartera a vencimiento a más de cuatro años, ya que requiere una gestión activa debido a los riesgos que mencionábamos anteriormente. Pero, el segmento de deuda emergente denominada en euros está creciendo rápidamente y, durante los próximos años, esperamos ver un aumento en el número de emisores y emisiones. En este contexto de mercado, en Mirabaud estamos ultimando un nuevo Fixed Maturity en Deuda Emergente, denominado en euros, que verá la luz en pocas semanas y vendrá a cubrir las necesidades de muchos inversores.

Al configurar nuestras carteras, en Mirabaud seguimos defendiendo una toma de decisiones dinámica y activa porque creemos que esta gestión de convicción es el único modo de aprovechar las oportunidades existentes, tanto en moneda local como en dólar. Incluso en los momentos complicados de mercado se dan oportunidades, la clave para aprovecharlas es saber localizarlas y contar con herramientas flexibles que permitan obtener el máximo rendimiento en cada momento del ciclo de mercado.

Profesionales
Empresas

Lo más leído