Gesiuris lanza un fondo bursátil de agricultura y agua gestionado por Garrigasait


"El sector agrícola está muy olvidado y en pañales, pero en los próximos años, a largo plazo, podría ofrecer crecimientos en bolsa de doble dígito". Desde esa base que explica Marc Garrigasait, gestor de Gesiuris, en la entidad han decidido lanzar un fondo de bolsa internacional que invierte en empresas del sector agrario y del agua, llamado Panda Agriculture & Water y registrado recientemente en la CNMV. El fondo será gestionado por Garrigasait, al frente de otros productos de renta variable emblemáticos de la casa, como la sicav Koala Capital.

El fondo se centrará en el sector agrícola, debido a ese gran potencial que le da el gestor y también a la escasez de fondos de este tipo que existen en Europa, menos de una decena según Garrigasait, que también ve su proyecto como pionero en España. "Los fondos de pensiones estadounidenses más rentables invierten en el sector", dice, y recuerda que las hectáreas cultivables por persona se han reducido a la mitad, desde las 0,4 de los años 60 hasta las 0,2 actuales, debido al aumento de la población y al crecimiento de las clases medias en Asia, una presión que seguirá en el futuro.

Garrigasait matiza que el suyo no es un fondo de alimentación, pues "no invierte tanto en alimentación dirigida al consumo como en la producción agrícola básica". El gestor reivindica su intención de que el producto refleje el sector, huyendo de la concentración en fertilizantes típica de otros fondos similares, debido al peso "ilógico" que tienen estas compañías en el índice S&P Global Agribusiness. Por eso, ha limitado esa inversión al 20% y, frente a esas compañías, apuesta por las plantaciones agrícolas, "ligadas a activos más tangibles". Pero el fondo invierte en toda la cadena agraria, desde empresas productoras, de semillas, transportistas,comercializadoras o de almacenamiento de productos agrícolas hasta proveedores de maquinaria. Y relacionadas con la ganadería o la pesca.

Además de la limitación en fertilizantes, el fondo tiene una segunda limitación: puede invertir hasta el 20% en cualquier compañía relacionada con el sector del agua, a excepción de aquellas que operen bajo el modelo de utility, es decir, empresas que prestan un servicio de interés general y en este caso el suministro de agua, que normalmente operan bajo un contrato de concesión pública. "Se trata más bien de empresas de irrigación o canalización, más ligadas al negocio agrícola", explica.

La razón es la escasez de empresas que se dedicen puramente a ese negocio, pues la mayoría son firmas industriales con una pequeña participación. De momento, no llegan al 10% de la cartera pero el gestor confía en la llegada de nuevas empresas relacionadas con el ahorro y la optimización del consumo de agua en las que puedan invertir en el futuro.

Diversificación

El fondo no tiene limitaciones geográficas, porque el negocio está ligado, directa o indirectamente, al mundo emergente. El universo de inversión está formado por unas 150 empresas y el fondo invertirá en 60-70, tanto de países desarrollados como emergentes o listadas en ambos. Por ejemplo, compañías relacionadas con el negocio del aceite de palma de Singapur, Indonesia o Malasia o grandes firmas internacionales que invierten en África. Para controlar la volatilidad que suponen bruscas subidas de precios o crisis climáticas, Garrigasait opta por la diversificación. "Es como un péndulo: la subida de precios o una crisis perjudica a un negocio pero beneficia a otro, así que la diversificación por subsectores, empresas y continentes es clave".

En cuanto a firmas españolas susceptibles de estar en el fondo, Garrigasait descarta de momento la inversión en Pescanova, a menos que haya bruscos cambios en la entidad, y en pequeñas firmas cotizadas relacionadas con los viñedos, debido a su escasa liquidez. La escasez de compañías que se centren en el negocio agrario es el principal hándicap, pues firmas como Ebro Puleva tienen un mayor sesgo hacia la alimentación.

Mínimo del 75% en bolsa

La exposición del fondo a renta variable será como mínimo del 75% y la parte que no esté en bolsa se invertirá en liquidez y en ocasiones, en renta fija, en emisiones ligadas a la bolsa, como los convertibles, o en emisiones de deuda de empresas atractivas. El fondo, que tiene un plazo de inversión recomendado de cinco años, cuenta con una comisión de gestión del 1,9% y de depósito del 0,1%.

El último fondo que registró la entidad fue un producto cuantitativo de renta variable, el Gesiuris Equity Strategies, que vio la luz el pasado mes de febrero.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído