Gesconsult: "La mayoría prefiere estar fuera de la renta variable pese a las oportunidades"


"Espera a que haya volatilidad y aprovéchala. La inversión convive con la volatilidad. En lugar de salir huyendo en épocas de estrés, las caídas de determinados valores han de ser vistas como oportunidades de inversión”. Esta frase del conocido inversor británico Benjamin Graham resume, según Gesconsult, la opinión de la firma sobre las oportunidades que un inversor de largo plazo podría aprovechar en un entorno de mercado como el actual.

 

A pesar de que, según reconoce Alfonso de Gregorio, director de gestión de la firma, la mayoría de sus clientes prefieren mantenerse por ahora al margen de la renta variable -después de que este mercado haya caído este mercado en manos de especuladores y traders en lugar de inversores tradicionales- existen valores que podrían resultarles muy interesantes a todos aquellos inversores con una vocación de permanencia en el accionariado. Incluso en compañías españolas.

 

Si bien no todo vale, lo cierto es que hay empresas que, a pesar del negativo escenario macroeconómico, han logrado registrar un buen comportamiento gracias a unos beneficios que han seguido creciendo durante la crisis, a un alto grado de internacionalización que diversifica el riesgo y a una posición de caja neta que, en algunos casos, supone más del 50% de la capitalización bursátil del valor, asegura el gestor. Entre la selección de valores que recomienda mantener en cartera, Alfonso de Gregorio destaca OHL, CAF, Vidrala, Europac y Pescanova.

 

A su juicio, el hecho de que muchos inversores internacionales tengan orden de vender las cotizadas españolas sin hacer ningún tipo de distinción entre valores, ha derivado en grandes oportunidades de inversión, tanto en el mercado de renta variable como en el de renta fija. “Mirando el gráfico histórico de algunos índices se demuestra que las crisis han supuesto oportunidades para el inversor de largo plazo”.

 

A corto plazo, sin embargo, el comportamiento del Ibex 35 seguirá viéndose muy condicionado por la evolución de la prima de riesgo española. Para Alfonso de Gregorio, la barra de liquidez ilimitada abierta por el BCE, unido a las medidas de ajuste que ya ha empezado a implementar el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, hace previsible un estrechamiento del diferencial entre el bono español a 10 años y el bund alemán en 2012. De producirse, este experto no descarta ir aumentando paulatinamente la exposición de las carteras a los activos de renta variable.

 

Sin embargo, por el momento, el 80% de sus clientes prefieren la mayor tranquilidad que ofrece mantenerse fuera de la bolsa. Por ese motivo, desde la firma continúan haciendo especial hincapié en la comercialización de fondos conservadores, como el Gesconsult Corto Plazo FI, que en 2011 lograba ofrecer un rendimiento del 2,67%, frente al 1% que ofreció el sector monetario en euros.

 

En este sentido, desde la gestora insisten en las ventajas fiscales de invertir en un fondo de estas características frente a hacerlo a través de los depósitos bancarios. “Una inversión de 100.000 euros en este producto rentaría 3.460 euros al año, mientras que en un depósito dicha cantidad sería 300 euros inferior debido al efecto que tiene sobre esta inversión una tributación del 21%”, ejemplifica Alfonso de Gregorio. Pese a ello, el porcentaje de los activos depositados en entidades financieras ha crecido en 2011 ocho puntos, hasta el 95%.
 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído