Gesconsult cree que el entorno favorece la recuperación de la bolsa española


Los inversores españoles aún no han recuperado la confianza en los mercados y la aversión al riesgo y la competencia de los depósitos siguen poniéndole las cosas difíciles a la industria de fondos de inversión, donde los reembolsos, según Gesconsult, se mantendrán previsiblemente en los próximos meses. Pero en algún momento la situación cambiará y los inversores volverán a apostar por las bolsas. “La guerra de depósitos y la situación de los mercados disuade a los clientes para dar el paso de volver a invertir en bolsa, pero lo harán tarde o temprano, pues existe mucha liquidez y las tasas de ahorro son elevadas”, señala Joaquín Hernández-Ros, director de gestión de patrimonios de Gesconsult.

Dos señales claras de que ese paso llegará a medio plazo y ayudará a la recuperación bursátil, junto al mantenimiento de bajos tipos de interés en 2011 que favorecen a este activo, el crecimiento de los beneficios de las compañías del Ibex-35 a niveles previos a la crisis (gracias a su diversificación sectorial y geográfica) y el hecho de que el bono español ha tenido un comportamiento menos volátil que el del resto de países periféricos en los últimos meses, lo que indica que el país se ve mejor desde fuera.

La normalización de las condiciones macroeconómicas en el resto del mundo (EEUU crecerá a niveles cercanos a los años precrisis y los emergentes siguen ofreciendo altas tasas, si bien España no recuperará los niveles precrisis ni en 2012) y el crecimiento de los beneficios de las firmas del Ibex -35 a niveles precrisis, gracias a su diversificación sectorial y geográfica que permite además desligarlas de la evolución de la economía nacional, ayudarán a que los inversores valoren de nuevo sus fundamentales y vuelvan progresivamente a los activos de riesgo. “La clave no es hacia dónde va España como país sino hacia dónde van los precios de la compañías, que reflejarán esas subidas de beneficios”, señalan desde el equipo de análisis de Gesconsult.

La situación, para David Ardura, subdirector de gestión, es contraria a la que sucedió en el año 2000, cuando todos querían entrar en bolsa con cotizaciones irreales y nadie apostaba por la renta fija, con atractivas rentabilidades. “Ahora prefieren refugiarse en los bonos alemanes en vez de apostar por la renta variable, pero la tendencia ha de revertir, pues el escenario es propicio para invertir en estos activos”, afirma el experto, aunque aún no tiene claro que los inversores institucionales estén volviendo al mercado español.

Potencial emergente desde España

Así, el entorno es favorable para la subida de la bolsa española a medio plazo, pues en los últimos meses se la ha castigado por los planes de ajuste y se ha obviado el componente externo y la exposición a países emergentes de muchos valores (los del Ibex-35 sólo generan el 39% del ebitda en España). De hecho, el mensaje es que es posible aprovechar el potencial de los mercados emergentes -algo que está funcionando muy bien a las gestoras extranjeras que operan aquí- desde España. “Ha de haber un término medio que devuelva el atractivo para que España, gracias a su exposición a Latinoamérica, se distancie de otros mercados periféricos europeos”, afirma Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult.

Para ello, la firma apuesta por compañías con bajo endeudamiento, independencia ante los presupuestos públicos y poco reguladas, baja presencia del ciclo doméstico y, sobre todo, alto componente internacional en sus cuentas de resultados, como OHL (la firma del Ibex con mayor presencia en mercados emergentes), Técnicas Reunidas (gracias a la capacidad de mejorar sus márgenes y su exposición a Oriente Medio y el Norte de África), EuroPac o Calana Occidente (castigada injustamente por su exposición a deuda pública española y con visión favorable pese a que en Gesconsult evitan el sector financiero, debido a las incertidumbre regulatorias y fiscales).

El mercado europeo, Louis Vuitton Moët Hennessy, E.ON (las potenciales malas noticias en el mercado del gas ya están descontadas en su precio, según indica la gestora de fondos Lola Jaquotot) o Total, gracias a su exposición a Oriente Medio y el Norte de África. A Gesconsult también le gusta Repsol, con alta presencia en Brasil, cuyo precio convergerá con el de la petrolera francesa, según Jaquotot.

Con respecto a los grandes bancos españoles, los analistas los ven sobrecastigados ante el potencial de Latinoamérica, que acabará reflotando y siendo reflejado en sus valoraciones. Y en lo referente a la fortaleza del euro ante las medidas tomadas por la Fed (“un témino medio entre los 500.000 y los 750.000 millones esperados y que ha tenido buena acogida por los mercados”), Ardura indica que reducirán presencia en firmas con ingresos en dólares, que podría llegar a niveles de 1,5 frente al euro.

Sacando provecho a la guerra del pasivo

Pero mientras la confianza llega a los mercados, Gesconsult saca partido a la guerra del pasivo, y mantiene una alta exposión a depósitos en su fondo Gesconsult Corto Plazo, del 88%, combinada con una exposición a renta fija con vencimiento de seis meses, con bonos flotantes para proteger la cartera ante potenciales subidas del euríbor. “Si la guerra se mantiene, seguiremos apostando por los depósitos, pero contamos con vencimientos escalonados para aprovechar la coyuntura y reducir posiciones si se relaja, dando entonces más peso a la renta fija”, explica Ardura.

 

Profesionales
Empresas

Lo más leído