Generali Investments registra en España un fondo de bonos cubiertos europeos


Generali Fund Management ha registrado recientemente en España un fondo que invierte en bonos cubiertos europeos (como por ejemplo, las cédulas hipotecarias y territoriales españolas) denominados en euros, con excepción de los alemanes (o Pfandbriefe), debido a su actual bajo potencial de rentabilidad en comparación con los bonos cubiertos de otros países europeos. Se trata de Generali IS Euro Covered Bonds, lanzado el pasado 6 de junio y registrado en España como sub-fondo de su sicav luxemburguesa Generali Investments Sicav, y que tiene como referencia al índice BofA Merrill Lynch Euro Non-Pfandbriefe Covered Bond Index.

Con un rating de grado de inversión y también del país del banco emisor, el universo está formado por más de 500 bonos en los que se invierte de forma estratégica hasta la totalidad de la cartera, si bien el gestor puede posicionarse de forma táctica en otros fondos UCITS –hasta el 10%-, derivados de tipos de interés o divisas, o liquidez, deuda gubernamental, instrumentos monetarios y depósitos, con un límite del 30% del patrimonio. El fondo, que no tiene exposición a riesgo divisa, tiene ya 85 millones de euros en activos bajo gestión.

El gestor del fondo, Giulio Favaretto -forma parte del equipo de inversión de Renta Fija de Generali Investments desde el año 2007 y trabaja como gestor de cartera de crédito con un enfoque en bonos cubiertos-, selecciona los valores combinando las aportaciones de los equipos dedicados a la investigación macroeconómica, las inversiones crediticias y la investigación ascendente o bottom up. La gestión del riesgo consiste en tener en cuenta la calidad y calificación de los bonos cubiertos, así como el riesgo de liquidez mediante la diversificación de la cartera.

Generali Investments, que gestiona 24.000 millones de euros en bonos cubiertos, apuesta por este activo debido a su atractiva calidad crediticia, su amplia selección de vencimientos y diversificación geográfica, su mayor seguridad -debido al nivel de protección del tenedor de bonos y a la calidad superior a la media de la garantía que la comparable emisión senior no garantizada. Y también por la actual situación de mercado, pues se anticipa una tasa interna de retorno anualizada (TIR) de entre el 3,5% y 4,5%, lo cual es equivalente o superior a la que ofrecen los depósitos.

Además, según la gestora los bonos cubiertos ofrecen perspectivas positivas a medio-largo plazo, teniendo en cuenta los recientes avances de legislación en el marco de Basilea III y Solvencia II, que en principio deberían asegurar, mientras se mantiene el elevado grado de calidad crediticia,  la demanda creciente de un producto que se está convirtiendo en un instrumento de financiación clave para los bancos gracias a su menor coste de financiación en comparación al coste asociado a la deuda senior no garantizada, y a los incentivos para los inversores en forma de un favorable tratamiento regulatorio.

Así, por una parte, Solvencia II debería favorecer el activo, por ser UCITS elegible, para las compañías aseguradoras en términos de absorción de capital en comparación con los bonos corporativos con la misma calificación AAA (mientras los bonos cubiertos mantienen los niveles mínimos de calificación AAA); y además los bonos cubiertos ofrecerían un menor diferencial y riesgo de concentración (también mientras una alta calificación crediticia para el bono cubierto se conserva).

Y, por otra parte, Basilea III en principio incluirá los bonos cubiertos con alta calificación crediticia dentro de las herramientas de liquidez que las instituciones financieras tendrán que mantener (es decir el Liquidity Coverage Ratio).

 

Empresas

Lo más leído