Gartmore lanza una versión UCITS III de su hedge de bolsa nipona


AlphaGhen, el especialista en inversión alternativa de Gartmore, acaba de lanzar la sicav Japan Absolute Return, una réplica del AlphaGen Hokuto, un fondo long-short de renta variable nipona con enfoque de mercado neutral domiciliado en las islas Caimán y con más de 10 años de track record que invierte principalmente en compañías de gran capitalización. El lanzamiento de la nueva versión UCITS III del fondo, el pasado 30 de abril, ha dado lugar a un producto con liquidez diaria gestionado por John Stewart y su equipo desde Tokio y con un enfoque de retorno absoluto. Japan Absolute Return cuenta con dos clases de acciones para el cliente retail (una en yenes descubierta y otra cubierta en euros), así como una cubierta para el cliente institucional.

La estrategia es una de las pocas lanzada en el espacio UCITS III con el subyacente de renta variable nipona y es accesible para los inversores españoles, pues está registrada en la CNMV y cuenta con unos 500 partícipes, según informa la gestora.

La estrategia es de mercado neutral, con una exposición neta media del 9% y un rango de entre -30% y +30%, que persigue generar altas rentabilidades con muy poca correlación con los mercados y una menor volatilidad. El objetivo del fondo es lograr retornos absolutos a largo plazo independientemente de las condiciones de mercado, a través de posiciones largas y cortas en acciones o derivados ligados a renta variable de firmas japonesas, con la posibilidad de incluir una alta proporción de liquidez, depósitos o instrumentos del mercado monetario si las condiciones lo exigen. Aunque el fondo podrá invertir en firmas de cualquier tamaño, el interés se centra en firmas con más de 100.000 millones de yenes de capitalización.

El mayor valor añadido de la estrategia procede de la selección de valores a través del análisis fundamental, si bien la perspectiva macro también se tiene en cuenta y especialmente las expectativas de mercado. El portfolio, gestionado de forma activa, consiste en una combinación de estrategias de largo plazo, de al menos un año, y apuestas más oportunistas y tácticas, que pueden durar una semana.

A diferencia de la estrategia original, el fondo réplica podrá invertir sólo en posiciones cortas de forma sintética, sin la posibilidad de invertir en otros hedge funds. Además, estará sujeto a estrictas normas de diversificación, con una cartera formada por unos 100 nombres, donde la mayor posición será menor al 5% y la de un sector puede oscilar entre -10% y 10%. De hecho, esta última condición no supone una diferencia del mandato original en Caimán, que incluye también dicho nivel de diversificación, pues la idea y la condición del gestor para ofrecer capacidad en el espacio UCITS III es que el fondo pudiera hacer exactamente la misma gestión que realiza en el mandato original. Lo que sí es distinto es que el fondo cuenta con flujos diarios y no mensuales, lo que afecta a su liquidez y rentabilidad, sobre todo en los primeros meses tras el lanzamiento.

La estrategia cuenta con un bajo margen de caídas del 2,8% y se ha revalorizado el 6,5% en lo que va de 2010. Además de la diversificación, las stop-losses contribuyen a controlar los riesgos, determinando tanto una cantidad límite de pérdidas como un porcentaje tope de caídas para las acciones.

Lo más leído