Garantizados de renta fija y depósitos, cara a cara


No todo son rentabilidades del 4% en la oferta de depósitos bancarios. Según las últimas cifras del Banco de España, el tipo de interés medio aplicado en marzo por bancos y cajas a las nuevas captaciones a un plazo de más de dos años era del 2,06%, y sin incluir las comisiones. Esta cifra poco tiene que envidiar a la que prometen algunos fondos de las categorías más conservadoras, rivales directos de los depósitos, como los garantizados de renta fija.

Según publica Expansión, estos fondos son una alternativa natural al dinero mantenido en depósitos a plazo. El capital está asegurado y el plazo de inversión suele ser similar, entre dos y cuatro años. Y, además, pueden ser más rentables. De la veintena de productos que se ha lanzado desde marzo, actualmente hay diez fondos de este tipo que aún tienen el periodo de comercialización abierto. La TAE media mínima que ofrecen es del 2,11%, en el caso de que se mantengan las participaciones desde la fecha de inicio del cálculo de la rentabilidad hasta el vencimiento.

La cifra es ligeramente superior al 2,06% de los depósitos a más de dos años, aunque hay que tener en cuenta que en el caso de los fondos sí incluyen las comisiones (gastos que suelen representar algo más del 1% anual del patrimonio), por lo que la diferencia a favor de los garantizados de renta fija podría ser mayor.

No obstante, hay diferencias entre los productos. La horquilla de rentabilidad que ofrecen va desde el 3,75% TAE de Caixa Catalunya Garantit 3-C al 1,42% de BBVA Plan Rentas 2014.

Según explica Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Selfbank, estas disparidades muestran que «hay entidades que se esmeran más que otras en el lanzamiento de nuevas estructuras, planteando opciones (tal vez un poco más complejas) más atractivas para el inversor».

La responsable de gestión de activos de Renta 4, Antonia Conde, explica que, como en todos los ámbitos, «cuanto más conocido y reputado eres menos necesidad tienes de ser competitivo. O lo contrario, cuanto menos conocido eres más esfuerzo hay que realizar para posicionar los productos. Independientemente de que esos recursos estén mejor o peor utilizados».

Tampoco hay que olvidar que en el actual contexto la decisión de ofrecer un fondo atractivo en detrimento de las posibilidades de captación de los depósitos depende de las necesidades de la entidad: si tiene que captar pasivo, ofrecerá depósitos a tipos adaptados a sus posibilidades y a la competencia; y si lo que necesita es una fuente de ingresos recurrente, la oferta sería el fondo garantizado.

En este particular pique entre garantizados de renta fija y depósitos, los argumentos a favor de uno u otro no sólo giran en torno a la rentabilidad. Hay que tener en cuenta también otras cosas.

Por ejemplo, ¿qué pasa si tengo que retirar mi dinero antes de lo previsto? Ambos productos requieren mantener inmovilizados los ahorros un determinado periodo de tiempo para no ser penalizado.

Pero Victoria Torre advierte que «en el caso de un rescate anticipado en un depósito, como mucho, se penalizaría con perder parte de los intereses; sin embargo, en un fondo asegurado probablemente haya una comisión de penalización que puede llegar hasta el 5% y, además, se perderá la garantía, por lo que el partícipe podría incluso llegar a tener pérdidas».

Lo más leído