GAM Star Global Selector Fund, fondo de autor para invertir globalmente


Gifford Combs es de los gestores de fondos de inversión que merece la pena conocer. Perfectamente vestido, clásico, con un toque estadounidense que no puede ocultar, pero con un gran bagaje a sus espaldas que le ha llevado a vivir en distintos países y continentes. Combs gestiona desde hace doce años un hedge fund global en la gestora de Los Ángeles Dalton Investments y, desde hace un año, su versión UCITS para GAM, el GAM Star Global Selector Fund. Es un creyente de la sencillez a la hora de gestionar y la inversión con sesgo value pero sin olvidarse de la liquidez o del uso de coberturas para evitar pérdidas que te quiten el sueño.

 

Un desayuno con él es suficiente para detectar una fuerte personalidad. Asegura que ser contrario al mercado es la única manera de obtener resultados, dice que invertir se parece más al golf que al fútbol (es decir, con independencia de tener uno o decenas de caddies que te den ideas, la decisión final es algo individual, no de grupo) y, frente al discurso generalizado de los gestores, no tiene problemas en defender que sólo invierte cuando lo considera oportuno, por lo que él es capaz de llevar sus niveles de liquidez hasta el 60% de la cartera como tiene hoy en día.

Así, Combs mantiene un estilo valor en sus inversiones y acumula una rentabilidad anualizada del 18% en su fondo Pacific and General Invesments desde su lanzamiento en 1998, frente a un 4% anualizado del MSCI World Index USD. En el GAM Star Global Selector la rentabilidad desde su lanzamiento (el año pasado) es del 13% frente al 1,5% del índice. En el fondo UCITS mantiene como primera posición Berkshire Hathaway, la compañía de Warren Buffet, el inversor de valor por excelencia, seguida de Direct TV y Philip Morris International; se muestra positivo en compañías de televisión estadounidenses y en automovilísticas europeas, un tipo de empresas en las que hace unos años jamás hubiera pensando invertir, lo que le lleva a asegurar ahora que "nada es para siempre en el mundo de la inversión. No se dede ser dogmático; nunda digas nunca jamás".

Por países invierte principalmente en Estados Unids (34%), seguido de Australia (6,7%) y en menor medida Alemania y Hong Kong. "Sólo invierto en países que conozco, en los que he vivido o en los que he viajado extensamente", dice y, por tanto, nunca invierte en Latinoamérica, África o Rusia. Actualmente no tiene inversiones en Japón pero conoce bien el país y asegura que es un "sitio maravilloso para vivir pero un sitio terrible para ser un inversor. En Japón no puedes ser un inversor a largo plazo tradicional (buy and hold) a pesar de lo atractivo de las valoraciones, entre otras coasas porque los directivos de las empresas no están interesandos en aportar valor al accionista".

Para Combs lo fundamental es preservar el capital de sus clientes. "Retirarse del campo de batallara para seguir vivo y poder luchar al día siguiente no es de cobardes. En ocasiones es lo mejor que puedes hacer", dice. Así, él busca comprar compañías con descuentos significativos, en las que pueda entrar, por ejemplo, a 50 céntimos y salir a 90. "Preferimos dejar algo en la mesa, no es necesario intentar ganar hasta el final, es importante saber cuándo salir de las compañías", dice. Así, por ejemplo, él entró en Apple a 12 dólares en 2003 y salieron tres años después cuando la acción de la compañía de la manzana estaba en 84. "Ahora está en 280. He dejado de ganar 200 puntos pero no me arrepiento porque seguimos nuestra disciplina. A 84 ya no era barato, y aunque ha seguido aumentando su valor, la realidad es que eso sucede en muy pocas ocasiones", dice.

Una vez más, prefiere ser prudente. "No puedes tener buenos retornos si actúas igual que todo el mundo, tienes que actuar de manera diferente", dice. Asegura que él vende sus posiciones bien porque han llegado a su valor estimado, bien porque ha dejado de tener conocimiento sobre la acción. "Es importante ser humilde y reconocer que el mercado a veces sabe más que tú", dice. Por ejemplo, tras los problemas de BP con la fuga de crudo en el golfo de México de este verano, decidió salir de Trasnocean porque vio que había información que no sabía y no entendía qué estaba pasando de cara a una potencial corresponsabilidad por lo que, pensando en proteger su capital, prefirió salir.

En su fondo Pacific and General Investments cuenta con 35 posiciones largas y 12 cortas aunque, dice, le gustaría tener sólo diez con un 10% de peso cada una. "Tus primeras diez ideas siempre son mejores que las segundas diez y así sucesivamente... pero es difícil mantener las carteras tan concentradas". En el fondo él tiene limitado el peso en una sóla posición a un 10% y en un mismo país al 40%. Combs asegura que se pasa meses sin mover la cartera ("desde luego no soy el mejor cliente para los traders", bromea) y ante el miedo que pueden tener los clientes por su gestión personal (el golf y no el futbol) él tiene clara la respuesta. "Si mañana me atropella un autobús, el fondo se liquidaría automáticamente en 24 horas. Los clientes debería recoger su dinero y seguir, No hay más problemas", dice.

En la versión UCITS de su fondo tan sólo ha tenido que modificar su manera de ponerse corto y usar swaps por las limitaciones que impone la normativa europea. "No es un gran problema. UCITS no funciona para cualquier estrategia de hedge funds pero nosotros no hemos tenido ningún problema", explica. La versión regulada del fondo tiene liquidez diaria frente a la mensual de su fondo original.

Dalton Investments gestiona 1.200 millones de dólares, con base en Los Ángeles y oficinas en Shangai y Tokio. La versión UCITS del fondo de GAM se lanzó el año pasado.

 

Lo más leído