GAM Star Emerging Markets Rates, RF emergente con sesgo conservador a 6 manos


Paul McNamara es uno de los gestores más reputados de Europa, con un amplio historial y resultados a largo plazo que avalan su carrera al frente de distintas estrategias tanto de hedge funds como tradicionales de renta fija para Julius Baer, actualmente GAM. Fue pionero hace más de 10 años lanzando el primer fondo de la categoría de Renta Fija Emergente,el JB Local Emerging Bond Fund, del que todavía está encargado. Desde noviembre del 2004 gestiona el hedge fund GAM Star Emerging Markets a cuyo día a día se unió en 2006 Caroline Gorman y hace año y medio Denise Prime. Los tres, a 6 manos y como equipo pero poniendo nombre y apellidos a cada posición del fondo para que siempre haya un responsable de la misma, gestionan tanto el fondo hedge fund como su versión UCITS III, lanzada en abril del año pasado y que ya ha alcanzado los 400 millones de euros.

Esta estrategia invierte usando deuda soberana tanto en moneda local como en dólar, bonos cuasi-soberanos, derivados como CDS y divisas. La única limitación es que sean instrumentos líquidos sin exposición a ningún tipo de estructura y con varias contrapartidas. En el día a día del fondo, los tres gestores trabajan sin límites geográficos y con plenos poderes para comprar protección o ponerse cortos, es decir, todos tienen las mismas oportunidades de generar alfa y cada uno lleva su propio "libro" de inversiones. Según explica Denise Prime, todo se hace de manera trasparente, de forma que todos ven en tiempo real cómo mueven la cartera. Paul revisa la cartera final para garantizar que el producto final es fiel a la visión de mercados del equipo y desde las undiades de gestión de riesgos de GAM controlan que se mantenga la diversificación y no se asuma más riesgos de los establecidos previamente. El fondo cuenta con un VaR de entre el 6% y el 8%. El equipo cuenta con el apoyo de Robert Champion en la parte operativa además de todo el equipo de operaciones y control de riesgos de GAM.

Tanto la versión hedge como la regulada, contienen las mismas estrategias y se gestiona de arriba a bajo, es decir, los gestores comienzan analizando la situación macroeconómica para determinar los países en los que quieren invertir. McNamara ha desarrollado un sistema que denominan "crisis cycle" y mediante el cual identifican países que están empeorando su situación y aquellos en vías de recuperación antes de que "llegue a los titulares". Se trata de analizar nueve factores, compuestos a partir de 36 subindicadores, que determinan alarmas de crisis del país como el aumento desmesurado de la inflación o la caída en las reservas exteriores. Este primer filtro les permite seleccionar apuestas claras si bien, tal como señala Prime no siempre hay situaciones claras de crisis o recuperación. "Los emergentes están en la mejor posición de su historia así que este filtro no es suficiente y buscamos, en una segunda fase, cuatro o cinco temas que puedan determinar el futuro de cada país y cómo queremos expresar esa apuesta mediante todos los instrumentos que tenemos a nuestro alcance", explicaba en una reciente reunión con clientes en Madrid.

A la hora de crear la cartera, que suele tener un total de entre 30 y 40 posiciones, los tres gestores buscan apuestas de, al menos entre uno y tres meses, si bien se adaptan a las circunstancias de cada momento y ante situaciones como la reciente crisis del mercado en Japón pueden liquidar rápidamente sus posiciones en instrumentos que se puedan ver afectados por ello o, por el contrario, alargar una apuesta si sigue teniendo sentido. En todo caso, una de sus mayores preocupaciones es mantener la liquidez del fondo y, actualmente, podrían liquidar el 98% de la cartera en un sólo día. "En el peor momento de los reembolsos, tras la caída de Lehman Brothers, nuestro fondo tradicional de deuda en moneda locla pasó de 2.000 millones de euros a 600 millones y Paul y Caroline fueron capaces de atender a todas las ordenes de reembolso sin ningún problema", explica Prime quien entonces no formaba parte del equipo. "Todos los instrumentos que utilizamos son sencillos y con liquidez, lo máximo que incluimos son swaps y lo hacemos con la máxima seguridad posible, al controlar los riegos de contrapartida y no trabajar con una sólo contraparte".

Los tres gestores pueden invertir también, selectivamente, en deuda cuasi-soverana si bien siempre eligen aquella de alta calidad y que sea de compañías importantes en el país para que reflejen lo más exactamente posible su apuesta por ese mercado ya que no suelen ser apuestas por selección de empresa.

"En los últimos meses se está viendo una cierta marcha de activos de emergentes hacia el mercado estadounidense si bien se centra más en renta variable y no tanto en renta fija", dice la gestora de GAM. Por ejemplo, en sus fondos de deuda, los activos siguen aumentando. El equipo gestiona también un fondo tradicional de deuda emergente en moneda local que, actualmente, está cerrado a nuevos inversores y tiene un patrimonio de 6.000 millones de euros que, en el último año, ha visto entrar 200 millones de clientes existentes. Por su parte, la versión UCITS de su hedge que nació en abril de 2010 con 40 millones de euros cuenta actualmente con 400 millones de euros.

El GAM Star Emerging Markets Rates acumula, en euros, desde su lanzamiento en abril de 2010 una rentabilidad del 9,3% frente al 0,69% del Libor a tres meses. Por su parte, la versión hedge acumula desde 2004 una rentabilidad anual del 14,8% rente al 3% del Libor a tres meses, en dólares.

Lo más leído