Gabelli espera una nueva ola de fusiones y adquisiciones


Mario Gabelli, uno de los gestores de valor míticos de Estados Unidos, está posicionado para aprovechar lo que considera será una nueva ola de movimientos corporativos en los próximos años. “Las cuentas de las empresas estadounidenses son más sólidas que nunca y las compañías van a crecer a través de adquisiciones. Vemos una nueva oleada de compras en los próximos siete años. Hoy es más barato comprar que construir”, señala Timothy Malay, especialista de producto de Gamco Investors, la gestora de Gabelli.Malay afirma que se pagarán primas importantes y señala que sus gestores prefieren las compras que se realizan en efectivo, sin deuda ni intercambio de acciones. Destaca que las opas hostiles pueden resultar muy rentables en los próximos años.Gabelli encuentra atractivo en compañías pequeñas y medianas, más susceptibles de ser adquiridas. Para los próximos años, este gestor cree que los movimientos corporativos pueden ser el catalizador más poderoso. “Nos gustan las compañías que puedan ser compradas”, recalca Malay.En el corto plazo, los gestores de Gamco Investors consideran que “la mejor oportunidad ahora es aprovechar la debilidad del dólar para invertir en los exportadores”, dice Malay, que lleva 15 años trabajando para Gabelli. “El consumidor en Estados Unidos tardará en recuperarse, pero el consumidor emergente puede compensar esa debilidad”, añade.Eso sí, ya no será tan sencillo conseguir resultados de dos dígitos como en los últimos meses. “Ahora el mercado no está ni caro ni barato, pero se puede hacer mucho dinero en un mercado lateral. En el primer trimestre encontramos descuentos enormes en algunas compañías. El dinero fácil ya se ha hecho. Ahora hay que buscar gente capaz de generar alfa”, comenta Malay.Gabelli fundó su gestora en 1977. Hoy maneja cerca de 30.000 millones de dólares y cuenta con un equipo de 32 analistas y 12 gestores. Su proceso se basa en el análisis fundamental. Gabelli gestiona el Skandia US All Cap Value Fund, un fondo que se lanzó en abril de 2002 y que supera los 170 millones de dólares de patrimonio.Aunque el fondo tiene un claro sesgo de valor, en Gamco Investors no gustan mucho los índices value porque tienen demasiado peso en finanzas y servicios públicos. “No nos sentimos cómodos con el sector financiero. No podemos saber bien cuál es su exposición a problemas. El índice tiene un 30% en financieras, mientras que nuestro fondo sólo tenía un 3% antes del comienzo de la crisis”, señala Malay.En los últimos meses, sin embargo, han aprovechado las caídas del mercado para tomar posiciones en gestoras. “Es un negocio que conocemos bien. Hemos tomado posiciones en compañías como Legg Mason, AllianceBernstein o Janus. Cotizaban con un descuento importante. Fue un dinero fácil, el valor de estos títulos sube cuando la bolsa se recupera”, dice el especialista de Gamco Investors.DiversificaciónEl fondo que Gabelli maneja para Skandia cuenta con unas 200 posiciones en cartera. Las primeras diez representan entre un 25% y un 30% del total. “Algunos nos dicen que estamos sobrediversificados. Pero consideramos que podemos equivocarnos, así que preferimos no correr riesgos innecesarios. Si detectamos un tema interesante, podemos invertir en cuatro o cinco compañías del sector. No lo concentramos todo en un solo valor. Tener muchas compañías nos permite diversificar y nos ofrece protección en tiempos difíciles”, explica Malay.El objetivo del fondo es conseguir una rentabilidad real anualizada del 10% al cabo de un ciclo de mercado, un periodo que puede estar entre los tres y los cinco años. Desde su lanzamiento en 1977, el producto original de Gabelli consigue una rentabilidad anualizada del 15,9%. El fondo gestionado para Skandia acumula una rentabilidad anualizada del 3,41%, frente a un 1,13% de su índice de referencia, el S&P 500 TR.Buena parte de esta diferencia se puede explicar por el mal resultado de 2008, cuando el Skandia US All Cap Value Fund cayó un 45,16%, frente al 37% de su índice. “La cuenta típica gestionada por Gabelli perdió un 35% el año pasado. El fondo gestionado para Skandia cayó más por los reembolsos que nos obligaron a vender cuando no queríamos”, explica Malay.Gabelli invierten con un margen de seguridad y se fija en el valor del negocio más que en ratios relacionados con el mercado bursátil. Más que los beneficios, prefiere centrarse en la capacidad de generar flujo de caja. Antes de invertir en una compañía, analiza también su posición dentro del sector al que pertenece e intenta identificar un catalizador que pueda hacer subir el precio en los próximos 12 meses.Malay comenta que la clave es perder menos en los momentos de caída del mercado. “Captamos el 105% de las subidas y en torno a la mitad de las caídas. La preservación del capital es lo que nos permite diferenciarnos en el largo plazo. Tenemos cuatro años negativos en 32 años”, afirma.Aunque todo el proceso se centra en la selección de valores, los gestores identifican algunos temas que pueden ofrecer oportunidades a largo plazo. Ahora, destacan el potencial de la inversión en tecnologías ecológicas, los servicios públicos y en compañías que se aprovechen del envejecimiento de la población.El tiempo medio de permanencia de un título en cartera es de entre tres y cinco años. El fondo tiene una rotación del 25% en la cartera y el 12% de la cartera está en compañías no estadounidenses.Malay explica que los gestores suelen añadir valor sobre todo con las compañías medianas y pequeñas. “La última década ha dejado resultados negativos en la renta variable. Pensamos que en los próximos diez años el mercado podría ganar entre un 5% y un 7% anualizado. Nosotros podríamos conseguir entre un 12% y un 14% en ese entorno”, agrega.

Noticias relacionadas

Lo más leído