Visión sobre el mercado de Brasil, perspectivas y oportunidades de inversión


TRIBUNA de Gonzalo Thomé, analista senior de fondos de renta fija, Banco Inversis.

Los inversores se quejan de que no hay yield en renta fija y que para conseguirla, tienen que invertir en activos con demasiado riesgo como la renta variable o la deuda corporativa high yield. Esto es cierto en los mercados de renta fija de las economías desarrolladas. Por el contrario, la deuda soberana de los países emergentes ofrece una rentabilidad muy atractiva con tan sólo dos años de vencimiento: India el 7,2%, Indonesia el 6,9%, México el 4,0% Malasia el 3,1% y Brasil ¡el 12,7%! (datos a 30 de abril de 2016). Estas rentabilidades descuentan un escenario muy negativo a pesar de que las divisas, los mercado de renta fija y de renta variable de estos países ya han sufrido una severa corrección en los últimos cinco años.

Dentro de los emergentes, uno de los países más castigados es Brasil, que está sufriendo su mayor recesión desde los años 80: la tasa de desempleo es la mayor desde 2009, la inflación ha alcanzado el 10,7% (comparado con un 5% en 2012) y el real brasileño se ha depreciado más del 50% respecto al dólar estadounidense desde 2011. Sin embargo, una crisis tan profunda puede ser un catalizador para el cambio y el nuevo gobierno interino ya ha tomado medidas de control del gasto público para restablecer la solvencia del país. El Banco Central Brasileño ha subido los tipos de interés del 7,25% al 14,25% para controlar la inflación.

Aunque la deuda del Estado es del 70% del PIB a final de 2015, más del 90% está denominada en divisa local y la mitad la tienen los fondos de pensiones locales. Las reservas en divisa extranjera cubren más de 12 meses de importaciones y las inversiones extranjeras en Brasil se mantienen en el 4,2% del PIB, que equilibran con creces el 3,3% de déficit por cuenta corriente.

Si Brasil continúa corrigiendo las políticas populistas de gasto público excesivo, desequilibrios fiscales y políticas monetarias demasiado laxas, es probable que lo peor haya pasado ya y nos encontremos en un punto de inflexión en su economía. Además, el mercado ha descontado ya un escenario demasiado negativo y, como diría Warren Buffett, tal vez sea el momento de ser valiente cuando el mercado está temeroso.

En ese caso, el Templeton Global Total Return Fund es una opción diversificada en renta fija flexible para un inversor de riesgo alto o moderado. Puede invertir en deuda soberana (denominada en divisa local o extranjera), deuda corporativa, tipos de interés o divisas. Tiene un claro sesgo a países emergentes y apuesta por la recuperación de Brasil donde tiene un peso significativo del fondo. Para inversores con mayor aversión al riesgo, una alternativa de rentabilidad absoluta en países emergentes que también invierte en Brasil es el GAM Star Emerging Markets Rates.

Empresas

Noticias relacionadas