French, el gestor más atípico de M&G


Tras cuatro días de periplo por Europa para poder llegar a España por el caos aéreo, Graham French no estaba en su mejor momento durante la presentación que realizó ayer en Madrid pero, aún así, supo conquistar a los inversores institucionales que acudieron a la cita de M&G. French es un gestor atípico, con una presencia imponente y que habla con una seguridad y entusiasmo que hacen olvidar su reciente "odisea" volcánica.

French ha visitado España con motivo del décimo aniversario de uno de los fondos que gestiona, el M&G Global Basics Fund del que asegura estar muy orgulloso y ser con el que más ilusionado está para los próximos años. Y motivos de orgullo no le faltan. En estos diez años ha obtenido una rentabilidad por año del 8% y el fondo ha alcanzado los 5.300 millones de euros de patrimonio. No obstante, el camino no ha sido fácil. "Estáis mirando a un hombre que perdió 5.000 millones de euros en seis semanas en 2008", dijo a los inversores. "No pude dormir en ese tiempo, no es una situación agradable en la que estar y te replanteas muchas cosas". Pero precisamente el ser capaz de mantenerse fiel a sus principios y a su estilo de gestión es lo que le ha permitido resurgir y seguir al frente de uno de los mejores productos de la casa británica.

Los principios básicos de su inversión son invertir en productos simples (sólo acciones de compañías líquidas), con un objetivo a largo plazo, con una correcta selección de compañías por la situación geográfica de su negocio y en empresas con activos reales. French valora especialmente la inversión a largo plazo y advierte que, pese a que el camino puede ser movido (como en esas semanas de 2008) es necesario mantenerse confiado y no traicionar el estilo de inversión, lo que hubiera hecho de haber seguido el consejo de muchos en esos días cuando le sugerían aumentar sus posiciones de liquidez. También cree que hay que mantener la confianza en los emergentes. "En 2008 la gente dejó de creer, se fueron a cash, abandonaron los emergentes... y con ello se han perdido toda la recuperación. Siempre hay gente que dice que los emergentes están agotados pero no es así, es necesario mantenerse fiel", dice. “Yo he aprendido a no dudar”.

Y es que el M&G Global Basics Fund invierte en compañías que cubren necesidades básicas de la población y, especialmente, de los habitantes de los países emergentes, pero seleccionando empresas radicadas en Occidente. "Las cosas que hacen o no necesitas los mercados emergentes han bajado de precio, pero todo lo que los emergentes necesitan sube", explica French. Así pues, el gestor aboga por empresas tan diversas como Colgate (con un gran futuro en mercados como el indio por la novedad que allí supone el producto que comercializan) o la empresa de Kentucky Fried Chicken, que ha encontrado en China todo un mercado a sus pies gracias al estilo de comida que ofrece , que allí encaja con la cultura local,  y por su imagen de marca (que es roja, color de la buena suerte en ese país). "Como gestores nuestro trabajo es detectar qué es lo que la población de los mercados emergentes quiere, seleccionar las compañías que triunfarán en los próximos años.. ¿será Pepsi o CocaCola, será pizza lo que quieran o hamburguesas", se pregunta. En todo caso, se muestra optimista para los próximos diez años ya que la industrialización de estos países continuará y, con ella las nuevas oportunidades de inversión.

Pese a su confianza en su equipo y en su modelo considera fundamental no volverse complaciente y seguir por el camino de la consistencia, transparencia, integridad, honestidad y responsabilidad hacia los clientes, que, asegura, son sus principios personales y los que comparte con M&G.

Empresas

Lo más leído