Franklin Technology Fund, para los que confían en la tecnología


Análisis de José María Luna, departamento de Análisis de PROFIM Asesores Patrimoniales, EAFI.

Para aquellos inversores que confíen en la recuperación económica norteamericana, el sector tecnológico es una alternativa a tener muy en cuenta. Hoy en día, hablar de crecimiento económico en las economías desarrolladas es sinónimo de incremento significativo del consumo de tecnología.Términos como iPhone, iPad, Tablet, eBook, Xbox..., forman parte de nuestra realidad cotidiana y no conocerlos ni poseer alguno de esos ‘aparatos’ nos envía directamente a la prehistoria.

Las grandes beneficiadas de la locura por la tecnología que impera en nuestra sociedad son, por supuesto, las compañías encargadas de su creación, fabricación, distribución y comercialización. Firmas como Apple, Google y Amazon han desbancado de los rankings de empresas más admiradas del mundo a firmas como Coca-Cola. Apple, además, se ha convertido, tras los éxitos de su iPod, iPhone y iPad, en la empresa más valiosa del mundo al pasar la barrera de los 500.000 millones de dólares.Para un inversor particular, la forma más fácil de sacar provecho de los éxitos de las empresas tecnológicas es hacerlo a través de fondos especializados en este sector como es el caso de Franklin Technology Fund.

Este fondo, perteneciente a la gestora norteamericana Franklin Templeton, cuenta con una cartera concentrada de valores (69 posiciones). Lanzado en abril del año 2000, gestiona más de 500 millones de dólares, repartidos entre empresas, principalmente norteamericanas (más del 80% del patrimonio invertido), pertenecientes a los subsectores de software, hardware, semiconductores y comercio minorista. Sus principales posiciones son EMC Corp, Oracle, Apple, Amazon y Google.

A la hora de seleccionar los valores que forman la cartera del fondo, el equipo gestor mantiene una gran flexibilidad en su operativa, así como un importante control de riesgo (análisis del riesgo específico del valor, análisis del riesgo de la cartera –diversificación– y análisis del riesgo operacional).

Los gestores combinan tanto el análisis ‘bottom up’ (el gestor parte de lo particular –análisis de la compañía– hasta llegar a lo general –situación macroeconómica–) como el análisis ‘top down’ (parte del análisis macroeconómico y finaliza con el análisis empresarial). Los gestores ponen especial énfasis en la selección de compañías que presentan un fuerte crecimiento tanto a corto como a largo plazo, pero que al mismo tiempo presenten buenos fundamentales (calidad en la gestión, fuerte posicionamiento en el mercado, valoraciones atractivas...). En la elección de valores se tienen en cuenta aquellas empresas que, con independencia de su capitalización bursátil, forman parte de los principales índices bursátiles norteamericanos (S&P 500, Nasdaq 100 y Russell 3000).

El responsable de la gestión del fondo, John P. Scandalios, es vicepresidente y director del equipo de análisis de tecnología y comunicaciones de la entidad y se incorporó a Franklin Templeton Investments en 1996. Cuenta con el apoyo del equipo de analistas de renta variable sectorial de Franklin Global Advisers, cuyo trabajo se fundamenta tanto en los análisis financieros como en el contacto directo con los gestores de las distintas compañías. La consistencia en la gestión aplicada ha permitido al fondo superar el rendimiento conseguido por su índice de referencia, tanto en años alcistas como en años bajistas. La rentabilidad acumulada por el fondo en los tres últimos años en su clase en euros es del 118%. En ese periodo, su índice de referencia, BofA Merrill Lynch 100 Technology, se ha revalorizado un 97%.

Por último, indicar que el fondo de Franklin Templeton cuenta con clase en dólares y en euros, pero echamos en falta que no tenga clase con cobertura del riesgo divisa. Si el euro reflejara los problemas que tiene Europa, tendría que seguir bajando en su relación de cambio con el dólar (y en este caso no sería necesario optar por un fondo con clase cubierta), pero, por ahora, por cuestiones más políticas que económicas, el euro mantiene su fortaleza frente al dólar, de ahí la importancia de contar con fondos que también cubran el riesgo de cambio.

Profesionales
Empresas

Lo más leído