Fondos para 2012


A la vuelta de vacaciones, durante el mes de septiembre, muchas gestoras españolas empiezan a plantearse qué fondos vender el año que vienen. Es una época donde comienzan a hacerse los presupuestos para el siguiente ejercicio, y eso implica un análisis de cuánto y qué productos se van a comercializar.    

 

Siempre es complicado conocer aquello que el cliente va a demandar el año siguiente, pero 2012 es tal vez el año más difícil de predecir desde hace muchos ejercicios.    

 

La situación de los mercados financieros es, sin duda, compleja. Por una parte tenemos tipos de interés muy reducidos y no es previsible que suban en el corto plazo. Este hecho, unido a las interesantes rentabilidades ofrecidas por los depósitos bancarios, va a provocar que sea complicado comercializar fondos monetarios y de renta fija a corto plazo.    

 

Por otro las bolsas, aunque a unos múltiplos baratos, asustan a la mayor parte de inversores y ahorradores, por lo que no es previsible que en 2012 se vean importantes flujos hacia fondos de acciones.    

 

En fondos mixtos “tradicionales” es poco probable que se vean suscripciones relevantes, ya que este tipo de productos suele estar dirigido a un cliente relativamente conservador, el cual suelen adquirir activos de riesgo cuando las bolsas han mostrado buenas rentabilidades durante algún tiempo.    

 

En mi opinión, los fondos garantizados continuarán siendo el producto estrella y lograrán captar la inmensa mayoría de las suscripciones netas. Su cuota de mercado en España casi alcanza el 40% y seguirá creciendo. La capacidad de estos productos para preservar capital los harán productos fácilmente comercializables por las redes bancarias.    

 

Por otra parte, y siempre que las rentabilidades en 2012 comiencen de manera positiva, creo que los fondos de crédito pueden atraer suscripciones (aunque por supuesto en dimensiones infinitamente menores a los garantizados).    

 

Los fondos de fondos de asset allocation o carteras de fondos de asset allocation creo que seguirán teniendo relativo éxito, especialmente en las bancas privadas y bancas personales, donde no se producen tantas campañas comerciales específicas de un producto concreto (por ejemplo de fondos garantizados).    

 

El próximo ejercicio será otro año donde primará el “back to basics”. Predominarán los productos con garantía de capital y los fondos sencillos sin dificultades para poder ser explicados y entendidos.     

Lo más leído