Fondos de renta variable estadounidense: reorientando las carteras tras el QE2


La Reserva Federal estadounidense ha retirado su segunda ronda de relajación monetaria conocida como QE2 y los gestores de los mejores fondos de renta variable estadounidense, según el ranking que Allfunds Bank publica en exclusiva en la revista Funds People explican cómo han reorganizado y posicionado sus carteras ante este hecho. Algunos no han hecho modificaciones sustanciales pero otros llevan anticipándose desde hace meses.

 

Amundi. Craig Blum, gestor del SGAM Fund Equities U.S. Concentrated Core

Como la Fed ha sido muy transparente en sus políticas, los precios de mercado y las expectativas se han ido ajustando y anticipando a los cambios políticos. Continuamos creyendo que las mayores fuerzas de los mercados, más recientemente los miedos deflacionistas, están dictaminando las tendencias de mercado. Y por ello, cuando evaluamos las posiciones en nuestras carteras, estamos mucho más centrados en informes económicos como la actividad manufacturera en EEUU.

 

BNP Paribas. Mark Stoeckle. BNP Paribas L1 Equity USA Growth

Con la inminente retirada del QE2 del mercado, hemos revisado las implicaciones y hemos tomado la siguiente decisión. Con una caída del 7% en el mercado estadounidense desde que en mayo alcanzara 1363, creemos que mucho del riesgo asociado con el final del QE2 se ha valorado en el mercado. Una de las cosas positivas es que la Reserva Federal durante los años anteriores ha estado muy abierta a inversores así como a lo que estos pensaban y planeaban. Por lo tanto, no se han producido muchas sorpresas. La Reserva Federal cree que el mercado es lo suficientemente fuerte para funcionar bien sin estímulos continuados. Estamos de acuerdo en eso. Los beneficios del primer trimestre fueron buenos y esperamos que en el segundo trimestre también lo sean. Por lo tanto, no hemos cambiado nada en la cartera anticipándonos al final del QE2. Sin embargo, tendremos cuidado y vigilaremos cómo nuestras empresas se comportan en este nuevo entorno y nos ajustaremos de acuerdo a las circunstancias.

 

Inverseguros Gestión. María Mazo, directora de inversiones de Inverseguros Gestión y gestora del Segurfondo USA

La estrategia implementada por el fondo ante el final de QE2 comenzó a gestarse durante los meses de abril y mayo. La fuerte tracción ganada por el mercado de renta variable americano ante los buenos datos macroeconómicos publicados entonces, que comenzaban a verse comprometidos ante lo marcado por los indicadores adelantados, junto con una publicación de resultados robusta, marcando máximos de expansión de márgenes, hizo de ese momento el escenario propicio para enfocar la cartera hacia un escenario de menor crecimiento implícito provocado entre otros factores por el final del QE2. 

La sólida publicación de resultados de compañías de mayor sesgo cíclico que se vieron fuertemente favorecidas por el escenario de reflación de activos provocado por los dos programas de expansión cuantitativa –sector industrial y de materiales básicos principalmente- fue el momento elegido para acometer los cambios en la cartera hacia un escenario de menor crecimiento potencial. 

Sectores con mayor visibilidad de ingresos por ciclo de producto más propicio que fueron castigados como consecuencia de la incertidumbre del marco político y legal, como es del caso del sector de salud, ganaron exposición en la cartera  junto con compañías de consumo estable con fuerte diversificación global de ingresos.  Es decir, la clave ante la finalización del QE2 como estrategia base en la cartera continúa siendo el posicionamiento en compañías que mantengan una marcada estrategia de dividendo.

No obstante, se ha de tener en cuenta que la finalización del QE2 ha coincidido con la publicación de datos macroeconómicos más débiles de lo esperado, por lo que las compañías beneficiadas de la mencionada reflación se han visto doblemente perjudicadas.  La posibilidad de un QE3 junto con nuestra visión más optimista a escala macroeconómica en la segunda mitad del año está provocando una visión más positiva pero de forma selectiva en estos sectores y compañías debido a que el fuerte ciclo secular está agotándose ante la progresiva desaparición de los catalizadores. En caso de no producirse un QE3 y a medio plazo dado el entorno de menor potencial de crecimiento y márgenes esperado, la mencionada estrategia de rentabilidad por dividendo continuaría siendo una de las favorecidas en el fondo.

 

Janus. John Eisinger, gestor del Janus US All Cap Strategy

La reciente debilidad del mercado refleja una desaceleración del crecimiento mundial provocada por el terremoto de Japón (que afecta al crecimiento del empleo en EEUU), el elevado precio del gas (que reduce el gasto cíclico) y la desaceleración de la creación de empleo en EEUU. En nuestra opinión, la economía se encuentra en una encrucijada en la que es probable que el panorama del empleo en EEUU dicte las consecuencias inflacionistas y las previsiones de crecimiento en todo el mundo. Nuestro escenario económico base, que determina el posicionamiento de la cartera, implica una leve mejora continuada de las previsiones de crecimiento económico, empleo y política monetaria de EEUU.

La desaceleración del crecimiento mundial podría ser positiva para algunos valores de mercados emergentes. La elevada inflación en esta región ha llevado a una desaceleración del crecimiento de los beneficios debido a la presión sobre los márgenes de los costes más altos de los inputs y la mano de obra, mientras que los múltiplos de estos mercados se han contraído por la subida de los tipos de interés. A la inversa, en los mercados desarrollados es probable que la desaceleración del crecimiento sea un problema para la renta variable, y que acentúe la importancia de la selección de valores como motor de la rentabilidad.

Entre tanto, estamos realizando compras prudentes de valores que, a nuestro juicio, ofrecerán una rentabilidad superior y un riesgo inferior al del mercado general. Dado el reciente retroceso del mercado, vemos muchos puntos de entrada atractivos para aumentar posiciones en nuestros títulos preferidos y abrir posiciones nuevas.

En US All Cap Growth, los sectores más sobreponderados continúan siendo salud y sector financiero, y la tecnología vuelve a crecer. Centramos nuestro análisis en la identificación de situaciones en las que las compañías individuales pueden crear valor mediante la asignación de capital en lugar de depender de unos resultados macroeconómicos específicos. De cara al futuro nos centramos en hallar valores individuales con grandes anomalías de precios, y en gestionar el riesgo de la cartera mediante una cuidadosa construcción y una liquidez superior a la normal.

 

Robeco. Duiliio Ramallo, gestor del Robeco US Premium Equities

En líneas generales seguimos optimistas frente al futuro.  Creemos que el mercado avanzará apoyado en unos buenos resultados. El crecimiento ‘año sobre año’ ha sido del 17,7%, por lo que lo fundamentales están ahí para que el mercado siga avanzando. Estamos viendo cómo ni lo desastres ocurridos en Japón ni la inminente finalización del QE2 está haciendo gran mella en el mercado. En estos momentos la renta variable está mejor valorada que los bonos corporativos. Ambos ofrecen un 6%, cuando lo normal es que las bolsas tengan una rentabilidad del 50% de la del crédito.

Sin embargo, el final del QE2, la mayor presión en los precios y el impacto de éstos en los márgenes son barreras que aumentarán la volatilidad del mercado en las próximas semanas. En el capítulo de los márgenes muchos inversores están preocupados porque éstos están altos en términos históricos.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que dos terceras partes del aumento en el IPC procede de los costes laborales y estos se encuentran muy moderados.  El impacto que las commodities tienen en el nivel general de precios es cada vez menos relevante. No queremos por otro lado menospreciar la importancia que tienen las materias primas en la inflación, simplemente queremos contextualizarlo.

 

UBS. Joshua Chisari, gestor del fondo UBS eq USA USA Growth.

Debido a la incertidumbre que rodea la retirada del QE2 hemos estado siendo cautos en nuestras posiciones relativas y por eso el cambio de política monetaria no justifica un reposicionamiento de nuestra cartera. Gracias a esa cautela frente a los potenciales sucesos en EEUU y con respecto a la economía global, nos hemos centrado como siempre en identificar los ganadores de cuota que pueden incrementar su productividad durante años a pesar del entorno económico. Además, hace 15 años sólo el 20% de los ingresos del S&P procedían del exterior mientras hoy la proporción es cercana al 40%. De hecho, tenemos incluso una mayor exposición dado que el mayor crecimiento económico podría proceder de fuera de EEUU, sobre todo de los emergentes y está creciendo la base de consumo de cara a los próximos años. Así que, a la vez que gestionamos una cartera de firmas estadounidenses domiciliadas en dicho mercado, somos participantes de la economía global.


Noticias relacionadas

Lo más leído