Fondos de private equity: qué son, cómo se gestionan y características principales


El capital privado o private equity es un término amplio que abarca todas las inversiones que no se negocian en un mercado regulado. Literalmente, el adjetivo “privado” se entiende aquí como lo opuesto a “público”, es decir, que cotiza en bolsa. El private equity o los fondos especializados en este ámbito, puede ser una importante fuente de capital para las empresas que no cotizan en bolsa, especialmente para la financiación de su crecimiento. El término amplio abarca no solo la inversión en los fondos propios de una empresa, sino también otros tipos de inversiones relacionadas con la financiación de una empresa, como las diversas formas de crédito o deuda privada.

Tal y como explica Jean-Francois Becu, responsable de private equity en Bank Degroof Petercam, los fondos de private equity proporcionan capital a lo largo del ciclo de vida de una empresa, desde la etapa inicial de creación hasta su consolidación. Los gestores de estos fondos generalmente se especializan en un segmento específico: Venture capital, growth capital, buy-out, fondos secundarios o de deuda. Las inversiones no se limitan a grandes empresas: cualquier empresa, independientemente de su tamaño, puede atraer el interés de los fondos de capital privado. Algunos fondos toman participaciones minoritarias, mientras que otros buscan mantener la mayoría del capital.

La clase de activos de capital privado

El tamaño total del mercado de inversión de capital privado se estima en unos tres billones de dólares. La mayor parte de esta actividad se encuentra al otro lado del Atlántico. A modo de ejemplo, 921 fondos captaron capital en 2017, y los que están en la fase de captación son más numerosos. Actualmente hay unos 7.775 fondos activos.

Las inversiones en capital privado se pueden realizar directamente o a través de fondos especializados. Cada empresario es un inversor directo, ya que posee acciones no cotizadas en su propia empresa.

En el caso de los fondos, un equipo de profesionales junta un número de inversores (a menudo institucionales), a través de un fondo de private equity, obtiene los recursos necesarios para perseguir una estrategia específica y adquirir intereses en diferentes empresas no cotizadas. Gracias a su labor, pueden agregar valor a la gestión de estas compañías y, en general, contribuir a diseñar la estrategia de las firmas en cartera.

Como inversores, es particularmente difícil construir una cartera de inversiones directas en private equity. No existe un intercambio público de acciones, los datos financieros y operativos detallados de las empresas que no cotizan en bolsa no son fácilmente accesibles.

La calidad de un gestor de fondos de private equity depende de su know-how y capacidad de ejecución. Aplica una estrategia de inversión bien definida en términos de estilo de gestión y activos subyacentes: región, sector y tamaño. El gestor quiere maximizar la rentabilidad anualizada de su fondo.

Características principales

Las inversiones en fondos de capital privado se caracterizan por su naturaleza a largo plazo, su falta de liquidez, una forma particular de utilizar el capital comprometido y la realización de inversiones durante varios años, así como por una estructura de costes específica en la que los intereses del gestor del fondo y los inversores están lo más alineados posible. La evaluación suele ser trimestral o anual.

La duración promedio de un fondo de private equity es de diez años. En términos generales, el fondo solo recurrirá progresivamente a los compromisos de sus inversores durante un período que abarca los primeros cinco años. Las salidas, es decir, la venta de activos en cartera (en el caso de un fondo de compra: inversiones en las compañías subyacentes), también se producen gradualmente y los ingresos de estas ventas se distribuye a los inversores. Las primeras salidas pueden ocurrir en los primeros años del fondo, pero no todas son rápidas, generalmente los fondos venden todas las participaciones diez años después de la compra de la participación. La liquidación de fondos a menudo brinda la posibilidad de extender esta duración por uno o dos años adicionales.

El inversor se compromete contractualmente con el fondo a lo largo del ciclo de inversión. Por lo tanto, no es posible cancelar el compromiso por cualquier motivo. Si esto ocurre, varias cláusulas contractuales impondrán sanciones, que pueden incluir la venta de la posición del inversor en el fondo con un descuento sustancial. Esto no significa que no puedan realizarse transferencias (donación) o contribuciones a la participación, pero se requerirá la aprobación previa del gestor del fondo.

Es imposible garantizar la rentabilidad para este tipo de inversión, y el rendimiento histórico no puede ser tomado como un indicador del futuro. Además, este tipo de inversión es una inversión a largo plazo e ilíquida. El umbral de acceso también es significativo, ya que la participación mínima de entrada suele ser de 250.000 euros por inversión. Por lo tanto, será necesario consultar con su asesor si se corresponde con su perfil de inversor y, si es necesario, determinar de antemano una asignación y una planificación. Es virtualmente imposible revender un compromiso contractual de private equity con terceros. Una inversión en un fondo de este tipo generalmente consiste en comprar y mantener.

Noticias relacionadas

Lo más leído