Fondos con objetivo de rentabilidad a vencimiento: un valor en alza


Durante el año 2012, hemos asistido a la aparición de una nueva clase de fondos, los fondos con objetivo de rentabilidad no garantizado a vencimiento, los cuales captaron 574 millones de euros en aportaciones netas el año pasado. En los primeros meses de 2013 hemos comprobado que esta tendencia no sólo se ha mantenido, sino que se ha incrementado. Estos fondos han conseguido consolidarse en el mercado, captando en tan sólo tres meses 1.217 millones de euros, según datos de Inverco a cierre de 31 de marzo.

Los buenos datos que reflejan las aportaciones netas en esta categoría de fondos no son sólo a nivel absoluto, sino que también constituyen una tendencia a nivel relativo respecto a los fondos garantizados de renta fija. A finales de 2012 el porcentaje de patrimonio gestionado en fondos con objetivo de rentabilidad era un 5,5% del patrimonio en fondos garantizados de renta fija. En marzo de 2013 este porcentaje casi se había duplicado, situándose en el 9%. En cuanto al peso de esta nueva categoría de fondos en el total del sistema español, se ha incrementado en un 60% en los primeros tres meses del año respecto al peso que tenían a cierre de 2012. Con estos datos podemos afirmar que nos encontramos con una categoría de fondos que están en alza.

¿Dónde reside el atractivo de estos fondos? Su mayor ventaja es intentar ofrecer a los partícipes una rentabilidad  esperada a vencimiento, que sea superior a la que pueden ofrecer en el mismo momento los fondos garantizados de renta fija al mismo plazo. En entornos de tipos de interés a la baja como los actuales, ésta puede ser una solución para poder mantener una oferta de productos con rentabilidades atractivas. Estos fondos repercuten a los partícipes menores gastos que los tradicionales fondos garantizados de renta fija, ya que no incurren en el coste de la garantía de la entidad financiera.

Desde el verano pasado se ha producido una importante reducción de los tipos de interés de la deuda soberana española, que se ha acentuado en los últimos meses. La deuda soberana y otros activos muy correlacionados son la base principal de las carteras de los fondos garantizados, por lo que las rentabilidades garantizadas en los nuevos lanzamientos de fondos se han ido reduciendo considerablemente. En este entorno de tipos de interés a la baja y menor percepción del riesgo de la cartera, pierde relevancia la garantía ofrecida por la entidad financiera, la cual por otra parte tiene un elevado coste que se repercute vía comisiones en el fondo. Como consecuencia de esto, más gestoras se están uniendo al lanzamiento de fondos con objetivo de rentabilidad no garantizado para continuar con una oferta competitiva para sus clientes.

El diseño de la cartera y su gestión comparten la misma filosofía que la de los fondos garantizados.  Se compra una cartera de activos de renta fija con duración similar al horizonte temporal del fondo, y cuya rentabilidad permitirá dar al partícipe el objetivo de rentabilidad y cubrir los costes de comisiones e impuestos del fondo. En la medida que esta gestión se realice correctamente y la selección de los activos de la cartera sea adecuada, no debería haber problema en alcanzar el objetivo de rentabilidad a vencimiento. Por eso, de cara a invertir en este tipo de fondos es muy relevante la elección de la entidad gestora, siendo aconsejable que tenga una demostrada experiencia y buen track-record en gestionar fondos garantizados. 

En BBVA AM  hemos incorporado esta categoría a nuestra oferta de fondos desde el año pasado y lo hemos hecho aplicando toda nuestra experiencia en el lanzamiento y gestión de fondos garantizados. Todos los criterios de diseño, selección de activos, gestión de la cartera y control de riesgos, están llevados a cabo por los mismos equipos y con los mismos estándares que utilizamos para nuestros fondos garantizados.

Tras la buena aceptación que tuvieron los primeros fondos con objetivo de rentabilidad a vencimiento cuya rentabilidad se conseguía a través de un valor liquidativo objetivo a vencimiento, estamos viendo como se está desarrollando una segunda generación de productos, con fondos que pagan rentas a lo largo del periodo de inversión, o incluso con un objetivo de rentabilidad que depende de la evolución de activos de renta variable. Por todo ello, podemos concluir que nos encontramos ante una verdadera categoría de fondos en expansión.

Empresas

Lo más leído