Fonditel modifica su proceso de inversión para adaptarlo al momento actual de mercado


Cuando en abril de 2009 Fonditel fichó a Jaime Martínez como director de Inversiones, el objetivo que se marcaron era claro: controlar el riesgo, reducir la volatilidad y obtener rentabilidades absolutas. Con esto en mente, Martínez y su equipo han trabajado en los últimos tiempos y ahora comienzan a ver el resultado de su labor. “Hemos analizado qué seguía siendo válido de lo que teníamos, adaptando las cosas buenas e incorporando elementos nuevos”, explica Martínez. Esto ha derivado en un cambio en el proceso de inversión de la gestora que se ha adaptado ya a los planes de pensiones y que, a lo largo de 2013, llegará también a su gama de fondos de inversión.

“Se ha mantenido la esencia: somos una gestora de asignación de activos, con foco en la preservación de capital, mucho control de riesgo, y con las máximas virtudes de independencia y transparencia”, dice Martínez. “No tenemos exigencia de volumen sino de hacer bien las cosas, nos podemos centrar en la rentabilidad y nuestro foco es el cliente porque nuestro principal cliente es nuestro propio accionista. Así, nuestro objetivo es ganar dinero con el cliente y no a su costa”. Y es que de los 3.900 millones que Fonditel gestiona en pensiones, 3.300 millones corresponden a planes de Telefónica, su principal accionista.

El cambio en el proceso de inversión ha consistido en buscar un perfil de rentabilidad asimétrico, para lo que han desarrollado un modelo de gestión dinámico del riesgo de manera que, analizando el riesgo completo de la cartera, el modelo les da señales para estar más o menos en el mercado. “Lo hemos desarrollado nosotros mismos y creemos que es el modelo ideal para el entorno actual de risk on/risk off”, explica Martínez.

Para los activos líquidos de esa cartera (renta variable y fija) han desarrollado un modelo táctico que también les permite hacer gestión dentro de cada clase. El objetivo es mantener la cartera estratégica a largo plazo con mucha diversificación y global. Además, en la de renta fija han separado entre riesgo crédito y riesgo duración. En todo caso, para ellos, lo importante es la asignación de activos y no tanto la selección de valores, por lo que en esa búsqueda de la beta del mercado, suelen ir indiciados en los activos, con derivados, ETF o fondos pasivos. “Elegimos el vehículo más barato y líquido que haya, queremos crear la cartera de la manera más eficaz posibles”, dice Martínez. Recurren a los fondos de terceros en activos como el high yield y la renta fija emergente en moneda local. También han aumentado mucho el uso de ETF, especialmente los de renta fija.

Alternativas a la renta fija

Además, en la cartera estratégica han incluido una parte de betas alternativas. “Ante la poca rentabilidad de renta fija hay que buscar fuentes alternativas y hemos llegado a la conclusión de que ahí hay poca alfa y además se paga, por lo que hemos diseñado una estrategia que explota fuentes de alfa como la volatilidad, estrategias de carry o materias primas”, dice Martínez. Han hecho la selección de estrategias y ahora lo están implementando y estará plenamente operativa a lo largo del primer trimestre.

En paralelo, mantendrán una parte de la cartera ilíquida, que es algo que se ha hecho tradicionalmente en Fonditel, con inversiones en inmobiliario y capital riesgo y que suele ser un 10% de sus inversiones.

“En definitiva, lo que hemos hecho es poner más disciplina en el proceso de inversión, evitando decisiones personalistas”, explica Martínez. En Fonditel además, han reforzado el equipo de inversiones, con una persona para la parte inmobiliaria de la cartera y otro profesional que se incorporará en las próximas semanas y que estará centrado en la gestión multiactivo. Así que cuentan con ocho personas en el equipo de inversiones. “El equipo de gestión actual es el más fuete que ha tenido jamás Fonditel”, dice Martínez.

Ya en planes de pensiones

Este nuevo proceso de inversión se va a aplicar a todos los productos que gestionan. De manera que, partiendo de esta filosofía se irá adaptando las carteras a los distintos perfiles de riesgo de los productos que tienen.

Como consecuencia de este cambio, han decidido adaptar las políticas de inversión de sus planes de pensiones algo que, si bien no era necesario pues su nuevo proceso podía entrar en las políticas anteriores, han querido hacer con el objetivo de “ser transparente y contar lo que realmente hacemos”.

En los próximos meses el nuevo proceso llegará a sus fondos de inversión, donde gestionan cinco productos con un patrimonio total de 297 millones. En la gestora prevén aprovechar esta circunstancia para “repensar” su gama de fondos.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído