Fondepósitos y bolsa: la elección de extremos de Gesconsult


El año se presenta complicado para la industria española de fondos de inversión, que podría incluso ver reducido su patrimonio debido principalmente a la fuerte competencia de los depósitos según Alfonso de Gregorio, director de gestión de Gesconsult, pero desde la entidad han afilado sus armas para contraatacar. Sus dos principales bazas para solventar el año y seguir creciendo al ritmo que lo han venido haciendo en los últimos meses (su patrimonio se ha incrementado en un 13% en el primer trimestre) son la apuesta por renta variable y los fondepósitos, dos extremos muy compatibles en este momento que constituyen la mejor estrategia de defensa ante las adversidades.

Y es que, por una parte, “los árboles –especialmente la crisis griega- no os dejan ver el bosque”, asegura David Ardura, convencido de que las bolsas están ahora demasiado condicionadas por el rebote del riesgo sistémico y deberán ajustarse. El experto cree que el contexto de recuperación moderada, de tipos bajos que se mantendrán sin cambios hasta el próximo año (subirán en el primer semestre en EEUU y en el segundo en Europa) y de tensiones inflacionarias controladas abrirá la puerta a la renta variable, un activo que cuenta con ratios (PER 11, rentabilidad por dividendo del 5% en el Ibex…) y valoraciones atractivas. De ahí que recomiende un papel preponderante en las carteras para 2010 y 2011.

“Los spreads de los CDS se encuentran muy abiertos, pues incluso a las multinacionales españolas, con gran parte del negocio fuera, se les aplican primas de riesgo derivadas de la situación macroeconómica del país y eso tenderá a ajustarse en cuanto la situación se normalice, un hecho que acelerarán los préstamos de la UE a Grecia”, explica. Por ello, valores como BBVA, Santander y Telefónica, que han sido “objeto de deseo de hedge funds para operar a corto, un hecho que ha pesado como una losa” según De Gregorio, subirán de forma más agresiva que el resto del mercado.

Para aquellos que no se atrevan, la única alternativa a las bolsas serán los fondepósitos, en un momento en que la guerra del pasivo desatada entre bancos y cajas pesará tanto en la renta variable como en la industria de fondos. De ahí que, para sacar partido a esta situación y aprovechar las oportunidades, apuesten por los fondos que invierten en depósitos bancarios, un activo que ocupa el 90% de su producto más conservador. “Son atractivos desde el punto de vista fiscal, pues el inversor puede obtener rentabilidades parecidas a las del pasivo sin tener que hacer frente a la penalización impositiva que supone el reembolso desde un fondo para entrar en un depósito”, asegura Ardura.

Aunque aún no saben qué rentabilidades podrán obtener, en Gesconsult afirman que irán modificando su cartera en función de las nuevas ofertas. “Santander se ha anticipado y complica la situación a los competidores más pequeños como las cajas, que financian dos terceras partes de sus activos con el pasivo y se verán obligadas a lanzar ofertas agresivas”, explica De Gregorio. Los expertos creen que, si bien esta situación no es sostenible, a las entidades les merece la pena perder al principio para recuperar por otro lado”, pues otras vías de financiación podrían resultar aún más costosas.

Los inversores, en renta fija

Pese a estas perspectivas, Gesconsult considera que el dinero seguirá entrando este año en renta fija principalmente y aún habrá que esperar para ver captaciones generalizadas en fondos de acciones, pues el inversor no lo hará hasta que no vea el mercado recuperado, aunque es precisamente un momento muy propicio. Sus carteras de renta variable son equilibradas y combinan valores más maduros (Telefónica, gracias a su diversificación geográfica y de negocio) con otros con mayor potencial de crecimiento, como Técnicas Reunidas, Acerinox, Pescanova o EuroPac. “A mediados del año pasado redujimos nuestras posiciones en banca y las compensamos con valores más pequeños como este último, con mayor presencia internacional que las grandes firmas, pues genera el 75% de sus ventas fuera”, comenta Lola Jaquotot, gestora de renta variable. En Europa, los valores favoritos son los que guardan mayor correlación con el crecimiento del PIB y con el sector industrial, como E.On, Total, Kpn, Lafarge o Axa, pues la infraponderación de la banca también ha venido compensada con la entrada en aseguradoras.

Y es que otros activos como renta fija o bonos convertibles no ofrecen un atractivo comparable según la gestora. En el primer caso porque, al positivo recorrido de estrechamiento de diferenciales se une el componente negativo de la subida de tipos, y en el segundo porque el momento más propicio fue el año pasado, cuando se podía comprar cupones a precios muy bajos que ofrecían una fuerte rentabilidad.

Sorpresas negativas

Con respecto a España, creen que la negativa situación macroeconómica podría dar sorpresas desagradables, expulsando a los inversores extranjeros de la bolsa ante el aumento del riesgo país. Con todo, De Gregorio apunta la incongruencia de que, pese a las salidas y posiciones cortas y el aumento de los spreads de los CDS, la mayoría de la deuda española está en manos de inversores foráneos.

Profesionales
Empresas

Lo más leído